Críticas

Hacia la peor opción

Historia de un matrimonio

Marriage Story. Noah Baumbach. EUA, 2019.

HistoriadeunmatrimonioCartelEn Historia de un matrimonio, Noah Baumbach ha realizado su mejor largometraje hasta la fecha. Con anterioridad, habiendo dirigido alrededor de una decena de películas a lo largo de veinticinco años, se dio a conocer fundamentalmente por Margot y la boda (Margot at the Wedding, 2007), Frances Ha (2013), Mientras seamos jóvenes (While We’re Young, 2014) y The Meyerowitz Stories (2017). Hijo de críticos cinéfilos neoyorquinos, la ciudad de Nueva York y la búsqueda de identidades propias y ajenas se han convertido en motor de toda su filmografía.

En esta ocasión, los dos pilares que acabamos de citar vuelven a erigirse en las estrellas de Historia de un matrimonio. Con el apoyo financiero de Netflix, Baumbach elabora un potente relato acerca de las fases por las que atraviesa la ruptura de una pareja; porque en realidad, la película debería utilizar en el título ese último vocablo y no el de historia sobre un matrimonio. El filme arranca ya con la mujer y el marido muy alejados e intentando iniciar una separación lo más civilizada y menos traumática posible.

El matrimonio lo forman Nicole (Scarlett Johansson) y Charlie (Adam Driver). Llevan diez años juntos y tienen un hijo en común de ocho. Viven en Nueva York y ambos trabajan en la misma compañía teatral. Él es su director, una joven promesa de propuestas vanguardistas. Ella se ha convertido en su actriz principal. Nicole, si bien tuvo cierto éxito en sus inicios profesionales en Los Ángeles, su ciudad natal, como protagonista de un largometraje de adolescentes, el devenir de su existencia la llevó a Nueva York, a conocer a Charlie, a casarse con él y a convertirse en la protagonista de todas sus obras. En casi ningún momento (excepto al inicio) se nos proporcionará  información visual sobre el pasado. El recorrido acerca de experiencias y sentimientos compartidos se hará con la palabra, voces en off o diálogos entre personajes a lo largo de todo el filme. De esta forma, irán ocupando su espacio distintos encuentros a modo de catarsis con familiares, profesionales o amigos.

HistoriadeunmatrimonioFoto1

De entre todas las escenas que conforman la película, destaca un encuentro de la pareja de diez minutos  ya casi al final del largometraje, en el que del intento por arreglar destrozos se pasa sin transición a vomitar todos los venenos que se han ido inoculando durante meses. Y a Baumbach le basta para estremecernos la combinación de sucesivos planos y contraplanos, introduciendo algunos generales que funcionan como brevísimas treguas. La repulsión, el rencor y la dureza que se llega a reflejar nos ha recordado a la gran película de Ingmar Bergman, Secretos de un matrimonio (Scener ur ett äktenskap, 1974). En concreto, nos ha trasladado al episodio de la ruptura entre Marianne y Johan cuando este último da a conocer de sopetón lo harto que está de su relación y lo martirizado que se encuentra desde hace demasiado tiempo por no escapar y separarse.

Ya se habrán imaginado que lo que iba a resultar amistoso y de mutuo acuerdo no va a desarrollarse precisamente de forma tan plácida. No llegamos a los extremos de La guerra de los Rose, de Danny DeVito (The War of the Roses, 1989). Pero el mensaje sigue siendo muy intenso, sin necesidad de recurrir a excesos psicópatas o violencias cada vez más insólitas. Abogadas y abogados, mediadores, psicólogos, evaluadores… Una larga lista de profesionales que viven de conflictos ajenos, en algunos casos acrecentándolos, irán apareciendo y tomando posiciones en la vida de Nicole y Charlie.  En este punto, queremos destacar también la magnífica escena de la visita de la evaluadora social para compartir una cena con Charlie y su hijo. Sangre, dolor y lágrimas. Nunca mejor dicho. 

Y volvamos a la intención inicial de la pareja; o la segunda en orden de acontecimientos pero no en propósitos. Si lo que se pretendía por cada miembro del matrimonio era retener al hijo a su lado, ello se convierte en el objetivo básico. Por el camino, y con la inestimable ayuda de los expertos, se pasará a la residencia, a la cuenta corriente o a pasados y futuros ingresos. 

HistoriadeunmatrimonioFoto2

Historia de un matrimonio no da abundantes pistas, tampoco importa, sobre lo que puedan tener de veracidad o percepción subjetiva las razones esgrimidas para el alejamiento y ruptura. A ello contribuye también la ausencia en las leyes del estado en donde se desarrollan los trámites legales y judiciales del requisito de culpabilidad por una de las partes para un divorcio. Afortunadamente, ya que, no obstante, alcohol, otras drogas, infidelidades o descuidos inaceptables salen a relucir. Imagínense que hubiera que probar la responsabilidad en la ruptura de uno de los contendientes… Lo que no se obvia es que Nicole busca sus razones de libertad por sentimientos de anulación de personalidad, al creerse sometida a la de su marido. Y luego, ya se ha esbozado, se buscan otras, muchas otras, reales, rebuscadas, inventadas. No importa. Ganar y de paso arruinarse en el pago de los letrados es lo primordial. Aunque el chiquillo se quede sin estudios superiores.

A pesar de que parece que el filme pretende erigirse en un cuadro neutro e imparcial sobre una ruptura matrimonial cualquiera, creemos que a Noah Baumbach se le va la mano decantándose por el marido. El desarraigo de Charlie, su soledad, la desolación que le embarga y la carencia de motivos ciertos para esa ruptura se imponen. Y duele. Sentimos su tristeza y desvalimiento mientras se arrastra por territorios inhóspitos y ajenos. 

HistoriadeunmatrimonioFoto3

Los dos actores principales realizan una gran actuación. A Scarlett Johansson jamás la habíamos visto realizar un papel con tanta naturalidad. Perfila con talento la imagen de una mujer que no ha encontrado todavía aquello que pueda satisfacerla plenamente; una fémina que se siente dependiente, superflua, un mero apéndice que considera que no ha podido desarrollar todo su potencial; un ser que en su realidad cree haber cedido todo el protagonismo a su marido, difuminándose con la relación. A Adam Driver ya lo adoramos en su actuación de conductor de autobuses en Paterson (Jim Jarmusch, 2016). Melancólico, silencioso, rutinario, conformando un empático personaje con porte sereno y alejado de grandilocuencias. Y nos ha sorprendido que sin abandonar esa impasibilidad, sea capaz en Historia de un matrimonio de verter tantas y tantas emociones. Porque Driver, en la caracterización de Charlie, sigue sin abandonar ese gesto austero e impasible, difícil de modificar, llueva, truene o salga el arco iris. Y no obstante, consigue aflorar todos los sentimientos de impotencia, rabia y desesperación en su camino hacia el infierno; hasta derrumbarse en la interpretación de la canción «Being Alive», perteneciente al musical Company, de George Furth, con música y letra de Stephen Sondheim. Al mismo tiempo, ratificamos nuestro encantamiento con esa voz grave y envolvente del actor. 

Noah Baumbach, con una puesta en escena que en primer término asemeja rutinaria, esconde una planificación que acierta, principalmente, con su cercanía o alejamiento de situaciones y personajes. Y si llegamos a los momentos en que la cuerda se tensa al máximo, allí está la cámara del director para filmar en primer plano, casi desde las entrañas, la confusión y la desolación. Pasamos por alto la exageración en la interpretación de ciertos caracteres, como la hermana o la madre de Nicole; también la visión, bastante gruesa, de casi todos o todos los abogados y abogadas que transitan por la película. Se olvidan, en una gran película que creemos que debe estar entre las mejores que se han ocupado de diseccionar la ruptura de un matrimonio.   

 

Tráiler:

Ficha técnica:

Historia de un matrimonio (Marriage Story),  EUA, 2019.

Dirección: Noah Baumbach
Duración: 136 minutos
Guion: Noah Baumbach
Producción: Coproducción Estados Unidos-Reino Unido; Netflix / Heyday Films. Distribuida por Netflix
Fotografía: Robbie Ryan
Música: Randy Newman
Reparto: Scarlett Johansson, Adam Driver, Laura Dern, Azhy Robertson, Alan Alda, Julie Hagerty, Merritt Wever, Mary Hollis Inboden, Amir Talai, Ray Liotta, Wallace Shawn, Emily Cass McDonnell, Matthew Maher, Ayden Mayeri, Kyle Bornheimer, Mark O'Brien, Gideon Glick, Brooke Bloom, Matthew Shear, George Todd McLachlan, Annie Hamilton, Juan Alfonso, Justin Claiborne, Mickey Sumner

Una respuesta a «Historia de un matrimonio»

  1. Es una película correcta pero muy sobre estimada.
    Amo a Scarlett pero tanto ella como Driver tienen actuaciones correctas pero nada mas. Tampoco entiendo la Driver manía…. para mi algo pasajero.
    Toda la película está bien hecha pero de allí a que sea una de las películas del año me parece que hay una gran distancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.