Festivales 

10º Festival Internacional de Cine de Morelia

Festival Internacional de Cine de Morelia

Este 2012 se ha celebrado el décimo aniversario de una de las fiestas del cine más importantes de México, la del Festival Internacional de Cine de Morelia. Este joven evento es uno de los más sólidos del país y mantiene la misma calidez que cuando se inició, sin embargo, su crecimiento ha sido exponencial en contraste con otros festivales nacionales.

El FICM se lleva a cabo en el centro histórico de la ciudad de Morelia (Michoacán), y esto lo hace asemejarse a certámenes que emanan un ambiente de celebración cinematográfica, tales como San Sebastián o Toronto, en los que las vías se visten de celoluide y reciben a cientos -o hasta miles- de personas, año a año, que comparten el amor por las películas y caminan de sala en sala, haciendo la obligada parada para tomar algo, comer y comentar. La ciudad transpira cine y el visitante disfruta en medio de un ambiente colonial, con calles tranquilas y en contraste con la historia que se encierra en las paredes de sus edificios.

En esta ocasión, con mucha nostalgia (que se respira hasta en el cineminuto del Festival), se recordaron los primeros diez años de vida, y se celebró un homenaje especial a uno de los fundadores del evento, que durante este año perdió la vida: Joaquín Rodríguez (programador, crítico de cine y actor), quien fue pilar del FICM y es y será recordado por la industria mexicana.

Así, en medio de la añoranza y de los sentimientos encontrados de la fiesta y los recuerdos, Morelia celebra a muchos otros grandes del cine. En esta ocasión, estuvieron invitados importantes, como Abbas Kiarostami y Sally Potter, que presentó su última película Ginger & Rosa (2012).

Como cada año, se realizó la competencia contando con las siguientes secciones: Cortometraje Mexicano, Largometraje Documental Mexicano, Largometraje Mexicano y Sección Michoacana. De los cientos de trabajos recibidos, la sección de cortometraje tuvo alrededor de 50 películas; 16 documentales en la sección oficial, 12 cortometrajes en la sección michoacana y por último, 9 largometrajes en competencia de ficción. Estas secciones tratan de apoyar al talento novel mexicano e impulsar –por supuesto- a los realizadores michoacanos a continuar produciendo. Estas categorías son las únicas que se premian y permiten al público apreciar lo que se está realizando actualmente en el país.

Paralelamente a la competencia, hay diversas secciones y programas especiales. Entre estos destacan: la alianza que tiene el Festival con Cannes; gracias a la cual, varias películas ganadoras y proyectadas en el festival francés llegaron a México, destacando la sección completa de la Semana de la Crítica.

Asimismo, cada año se realiza el ciclo México Imaginario, en el que se proyectan películas sobre México, realizadas por extranjeros, y este año fue Sam Peckinpah el director elegido para completar esta sección. A la par de éste se presentaron otros programas como: México sin fronteras, Foro de los Pueblos Indígenas y una curaduría presentada por la Filmoteca de la UNAM.

El FICM se ha destacado por contar con estrenos nacionales e internacionales importantes; así, este año presentó películas mexicanas como Tlatelolco, Verano del 68 de Carlos Bolado, que retrata el conflicto social-estudiantil de 1968, Morelos (Antonio Serrano, 2012) sobre la vida de uno de los héroes de la independencia; la animación más esperada del año, basada en los personajes de Trino y con un reparto lleno de grandes nombres: El Santos vs la Tetona Mendoza (Alejandro Lozano, 2012), y por supuesto, la tan esperada y controversial Post Tenebras Lux, de Carlos Reygadas, que llegó con su Palma de Oro bajo el brazo.

Asimismo, arriban a México películas como: No, de Pablo Larraín, cinta con la que se inauguró esta edición del Festival y que fue presentada por Gael García Bernal, que ya le ha dado la vuelta al mundo con esta cinta multipremiada. La película de clausura fue Moonrise Kingdom (Wes Anderson, 2012), por lo que dos filmes de distintos matices y nacionalidades fueron los elegidos para abrir y cerrar con broche de oro la celebración.

Junto a estas cintas, se proyectaron: Amour (Michael Haneke), Anna Karenina (Joe Wright), Argo (Ben Affleck), Cosmópolis (David Cronenberg), Jagten (Thomas Vinterberg) y The Master (Paul Thomas Anderson).

Pero el Festival contiene muchas más películas y programas:  destaca este año la sección de Cine Húngaro de realizadores jóvenes, el programa patrocinado por la Filmoteca Española que presentó filmografía de Manuel Mur Oti, el ciclo de cine y TV de UCLA que trajo cuatro largometrajes de Ernst Lubistch, y una sección de los cien años de Universal Pictures, con una retrospectiva de sus películas de terror más emblemáticas de principios del siglo veinte.

Aunado a todas estas oportunidades de ver y apreciar cine de todos los tiempos, hubo varias actividades que se realizaron en el marco del FICM, como presentaciones de libros, revistas, ruedas de prensa, homenajes y Morelia Lab, que es la parte formativa del Festival, en el que se da atención y capacitación a jóvenes productores cinematográficos.

Un año más ha concluido para el Festival de Cine de Morelia, pero esto es sólo causa de celebración, la cual se ha realizado de una forma íntima y emotiva, sensaciones que se respiraron durante la semana en la que se llevó a cabo esta edición, que todavía alcanzó a ambientarse un poco con el reciente paso del Día de Muertos, que es una fiesta nacional donde se conmemora y festeja la muerte y se recuerda a todos los difuntos.

El FICM aún tiene mucho camino por recorrer y cuenta con el apoyo de múltiples instituciones para hacerlo, además de la fidelidad de su público y el auspicio de su gente. Quizá para muchos este año no haya traído tantas buenas noticias ni estrellas mainstream para recorrer la alfombra roja, pero es innegable que es un festival que respeta la calidad y que está comprometido con la difusión cinematográfica en el país, por lo que ha construido relaciones sólidas que le permiten tener esos altos estándares de calidad.

Esperaremos que el próximo año siga enalteciendo al cine en Morelia, y que la industria cinematográfica nacional siga aprovechando los beneficios de contar con un espacio como éste en el país, que no sólo contiene y festeja al cine, sino que se rodea y llena de cinéfilos dispuestos a disfrutar.

 

Cineminuto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.