Críticas

Horror Gran Reserva

Expediente Warren: The Conjuring

Otros títulos: El Conjuro.

James Wan. EUA, 2013.

Cartel de la película Expediente WarrenEl terror se ha convertido en un género cinematográfico que, al contrario de lo que parece ocurrir con sus primos-hermanos, la ciencia-ficción y la fantasía, inspiraba más confianza antes que ahora. La culpa la tiene esa maldita tendencia comercial instalada hoy en el medio, que prima la espectacularidad frente a la calidad (así llegaron las tres dimensiones). Esta filosofía de producción traducida al terror sufraga un sumario efectista y poco rentable cuya norma de oro es la repetición descontrolada del binomio formado por los sobresaltos en las butacas y la intervención de bichos cada vez más feos y/o asquerosos.

Desde aquella moda, hoy casi obsoleta, del mockumentary en primera persona que se vanagloriaba sin pudor de un verismo postizo, por la empatía a la que forzaba al espectador (con méritos contados), ninguna fórmula del género había logrado cuajar hasta la fecha. De hecho, su paulatina depresión había perfilado una rutina donde cundían las dinámicas de postproducción y un exclusivista consumo adolescente. Así, llegaba en un momento de lo más oportuno, la todavía inédita en España, La cabaña en el bosque (The Cabin in the Woods, Drew Goddard, 2012), que rendía un homenaje a los hitos del género desde un inteligente cachondeo y la autocrítica industrial. Sin embargo, Expediente Warren: The Conjuring ofrece el mismo tributo al género desde la circunspección estilística que apela al revival como la mejor vía de evolución posible.

El conjuro - FotogramaY es que gracias a directores como James Wan el género puede recuperar sus primigenias y eficaces claves formales, sin renunciar al impacto de la puesta en escena posmoderna (no en vano, es el ideólogo de la rentable saga Saw). La carrera del cineasta malayo-australiano ha columpiado el horror entre el gore de cátedra sociológica y el terror paranormal de corte clásico; y terminó de inclinarse hacia este último en Insidious (2010), estremecedora película sobre viajes astrales que termina de definir un patrón que ahora se repite en Expediente Warren: The Conjuring: si la comparamos con los últimos estrenos del género, podríamos decir que comparte la vocación independiente y el perfume seventies de la irregular Sinister (Scott Derrickson, 2012), a la que ha sucedido en la cartelera para coincidir en el estreno con una obra de planteamiento ingenioso, pero resultado poco más que peleón, como es The Purge: La noche de las bestias (The Purge, James DeMonaco, 2013).

The conjuringEn lo que respecta a su arquitectura formal, Wan no termina de desechar la primera persona antes aludida. Pero la desliga totalmente de su propósito lucrativo para, dentro de una narración omnisciente clásica, dotar de ojos al mal y hacer de él un personaje voyeur. Las paredes no solo oyen, también miran: la primera entrada de la familia en la casa se registra desde adentro, forzando su “invasión”. La cámara se arrastra explorando cada rincón con zooms y travellings de seguimiento, a veces incluso buscando a los propios personajes, práctica que recuerda a aquellos planos-secuencia de los pasillos de El resplandor (The Shining, Stanley Kubrick, 1980); sin embargo, la premisa de Wan consiste en alternar aquella pulcritud de Kubrick en la composición del plano (sin llegar a su obsesión) para las escenas cotidianas de una familia que descubre, con una realización oscilante, feísta y caótica a través del juego de ángulos y planos profundos, la presencia de un mal –de fuerte componente misógino– que hostiga. Así se produce la convivencia (y, por supuesto, la interacción) de lo real con lo fantástico dentro del mismo plano. Una atmósfera bien reforzada por unos oportunos recursos sonoros y un meritorio diseño de los claroscuros, que además funcionan como los mejores aliados de un tempo in crescendo en el susto (sin hacerlo evidente: el director sabe moderar las gratuidades) hasta entrar en una dinámica frenética que logra la angustia que el espectador busca.

El conjuro: ImagenSin entrar a profundizar en el análisis de la trama y sus derivas más o menos acertadas, llama la atención la ingente colección de tópicos. Están todos: familia sencilla, niñas rarunas y/o sonámbulas con amigos imaginarios, contactos físicos en forma de golpes y moratones, pájaros suicidados frente a los cristales, olores fétidos y bajas temperaturas, objetos cotidianos que sirven de refugio/arma a los demonios (muñecas, relojes, carruseles, pelotas…), conexión religiosa, rituales y exorcismos, susurros y psicofonías, juegos que atraen la presencia maligna. Y por si fuera poco, el museo de los horrores de los Warren, quienes no dejan de funcionar como otro tópico en sí, por la manía de las películas de terror recientes de mostrar la labor del médium o parapsicólogo (El orfanato, Juan Antonio Bayona, 2007, o La maldición de Rookford /The Awakening, Nick Murphy, 2011) y basar sus argumentos en hechos reales; no es más que una estrategia que trata de combatir la indiferencia de una audiencia que ya lo ha visto todo.

Expediente Warren: The ConjuringSin embargo, es este matrimonio (interpretado por la enésima musa del terror, Vera Farmiga, y el fetiche de Wan, Patrick Wilson) el que consigue engrasar toda esa maquinaria de lugares comunes para su óptimo rendimiento. La exposición de su dimensión familiar desmitifica, desde una base racional, la fría distancia con la que se representa habitualmente su oficio en el cine, al tiempo que les hace vulnerables (en el arranque ya se avisa), elevando como consecuencia el volumen del pánico por la sensación de pérdida de control. Claro, que siempre ayuda el poco escepticismo de la gente humilde, lo que es atribuible a los mecanismos del propio filme: no importa tanto la historia en sí, como que alguien sepa contarla.

Trailer:

Ficha técnica:

Expediente Warren: The Conjuring  / El Conjuro ,  EUA, 2013.

Dirección: James Wan
Guion: Chad Hayes, Carey Hayes
Producción: WB / New Line Cinema / Evergreen Media / The Safran Company
Fotografía: John R. Leonetti
Música: Joseph Bishara
Reparto: Lili Taylor, Vera Farmiga, Patrick Wilson, Joey King, Ron Livingston, Mackenzie Foy, Shanley Caswell, Hayley McFarland, Sterling Jerins, Shannon Kook

2 opiniones en “Expediente Warren: The Conjuring”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *