Críticas

Hacia un lugar sin retorno

El hijo

Sebastián Schindel. Argentina, 2019.

Cartel de la película El hijoEl hijo, film argentino estrenado en mayo de 2019, es el sexto largometraje dirigido por Sebastián Schindel, que además se ha destacado como productor, guionista, director de fotografía y montaje, y ha desarrollado mediometrajes desde el año 2001 hasta la fecha. El joven cineasta tuvo su reconocimiento en 2015 con la película premiada en diferentes festivales, El patrón: radiografía de un crimen.

El filme apuesta nuevamente al papel protagónico de Joaquín Furriel, quien protagonizó en 2015. Basada en el cuento Una madre protectora, de Guillermo Martínez, en esta ocasión Schindel convoca al espectador a transitar una experiencia en la que, como alude Ezequiel Boetti (Página 12), se destaca “un enrarecimiento de lo cotidiano que empuja a Lorenzo al abismo de una locura, resaltada por la fotografía ominosa del legendario Guillermo Nieto y la actuación de Joaquín Furriel en plan animal acorralado”.

Lorenzo, un pintor de unos 50 años, reconstruye su vida luego de unos tiempos difíciles, de matrimonio frustrado y pasado olvidado. Se encuentra ansioso por el hijo que tendrá con su nueva mujer, Sigrid. Durante el embarazo, ella empieza a tener cierto comportamiento obsesivo, confuso, malicioso, que pondrá en tensión la relación, la cual se vuelve más compleja con el trascurrir del embarazo.

Una vez que nace el niño, los conflictos se agudizan y el vínculo entre ellos se torna oscuro y peligroso, la mujer se vuelve rígida y estricta en la forma en que desarrolla su maternidad, conduciéndola hacia un lugar desde el cual no tendrá retorno.

A partir de esta historia, que evoca la estructura de un cine de componentes psicológicos y de un creciente interés en producir sensaciones por momentos oscuras, sórdidas y tenebrosas, nos introducimos en la historia de un personaje acorralado, que va del presente al pasado para habilitar un recorrido fluido pero complejo.

Una excelente actuación de Furriel, envejecido y desgastado, librado desde el inicio a una suerte de desamparo y confusión, culpable de un delito que resulta difuso en un principio, pero que luego se va componiendo como las piezas de un perfecto puzle. Subyace la culpa. ¿Qué sucedió con ese hijo? ¿Por qué y de qué es culpable?

Con el actor componen un cuarteto Luciano Cáceres, Martina Guzmán y la actriz noruega Heidi Toini, sumándose al elenco la argentina Regina Lamm en un papel solemne.

 Pero volvamos a la narración, Lorenzo que es artista de la pintura (excelente composición del papel que descarga sobre los lienzos la potencia del enojo que lo atraviesa), se encuentra acusado por un delito. Allí comienza el relato, sin embargo se tendrá que avanzar para comprender los motivos. Solo, sabremos que tiene la orden perimetral de acceso para ver a su hijo y que la razón de este aislamiento se relaciona con el agobio de una enfermedad psiquiátrica, de la cual tampoco entiende cómo se llegó a ese diagnóstico. Todo es confuso y caótico en su memoria. Lo único claro es que quiere ver a su hijo para salvarlo. ¿De qué? Su exnovia (Martina Guzmán) abogada intentará acompañarlo para alcanzar su libertad, pero en ese proceso se van desandando otros tramos de la historia que se ponen en juego respecto a ese presente y pasado confuso.

Además del protagonista, otro personaje, el de la esposa Sigrid, aparentemente dócil y sutil, va desentrañando situaciones que, con la ayuda de la nodriza, dará cuenta respecto a la mujer con la que convive y que cada vez más se aleja de lo que parece ser. Así, Lorenzo transitará un mundo en el que el distanciamiento, la enajenación y la opresión de su propia realidad familiar lo llevarán a la más tremenda vulnerabilidad psicológica.

Todo se complica y profundiza con la llegada de la nodriza. Este personaje turbio, que construirá en paralelo un mundo cerrado (dado que con Sigrid hablan el mismo y propio idioma) desde su llegada a la casa, reforzará el «afuera» de la historia de su personaje principal. La atmósfera familiar empeora progresivamente y el hogar se vuelve completamente hostil para la crianza del hijo; y su relación de pareja entrará en zonas oscuras, conduciéndolos hacia un vínculo peligroso.

El filme tiene buenos condimentos para constituirse en una obra de intenso suspenso. El trabajo del director resulta sobresaliente, dado que, si bien se transitan ciertas y supuestas inconexiones, siempre se sostiene con fluidez la construcción del relato. Más allá de los cambios temporales la historia tiene una estructura clara y bien contada.

Cuidado montaje y muy buena y clara puesta en escena. Se destacan primeros planos con intensidad dramática y suspenso y una banda sonora que juega entre la realidad y la subjetividad del protagonista. Excelente manejo de claros y oscuros, luces y sombras. Si algo entendemos, es que como espectadores tendremos que padecer por momentos el desconcierto y la angustia que corroe a Lorenzo.

A modo de cierre, podemos esbozar que Schindel, recurre a ciertos elementos indiciales que habilitan experiencias que remiten a clásicos psicológicos del cine como lo fue el gran exponente Alfred Hitchcock. Todos hemos vivenciado y no olvidado imágenes y escenas orientadas a provocar ansiedad, miedo o empatía. En ese sentido, al estilo del director, El Hijo recurre a los giros argumentales y al énfasis en las tramas perturbadoras.

Por último, he de mencionar que, tal vez, ciertos estereotipos en algunos personajes se hubieran podido aplacar; observación que, sin duda, lejos tiene la intención de desacreditar la calidad del filme.

Tráiler

Ficha técnica:

El hijo ,  Argentina, 2019.

Dirección: Sebastián Schindel
Duración: 92 minutos
Guion: Leonel D'Agostino (Novela: Guillermo Martínez)
Producción: Buffalo Films
Fotografía: Guillermo Nieto
Música: Iván Wyszogrod
Reparto: Joaquín Furriel, Martina Gusman, Luciano Cáceres, Heidi Toini, Regina Lamm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.