Críticas

Un final sin deselance

El final de todo

How It Ends. David M. Rosenthal. EUA, 2018.

Corrían los años 90 y el cine-catástrofe era uno de los géneros más redituables con los que contaba Hollywood, con exponentes de la talla de Día de la independencia (Independence Day, Roland Emmerich, 1996) o Armageddon (Michael Bay, 1998), por citar algunos ejemplos. Aclaro que cuando digo “… de la talla de…” no me refiero a su calidad artística, sino estrictamente a su capacidad taquillera. Si bien muchas películas pretenden utilizar este recurso para valerse de una temática explosiva y atrapante, El final de todo se convertirá, para muchos, en una gran decepción.

Muchas veces me pregunto si es el simple hecho de ver estos filmes en la pantalla chica lo que da la sensaci’on de estar viendo una serie. Quizás Netflix tenga gran parte de influencia. David Rosenthal no escapa de esto, algo que parece envolver a todas y a cada una de las películas estrenadas por la plataforma. Lo que sí es cierto es que toma a un actor de la talla de Forest Whitaker (Theo James no ha demostrado mucho todavía, más allá de lo que ha hecho en la saga adolescente Divergente) y lo reduce a un trabajo regular (por no decir bastante malo), algo que también dice mucho de la dirección del filme.

Todo parece marchar de manera normal en las vidas de Will Younger (Theo James) y Samantha Sutherland (Kat Graham), quienes reciben la noticia de que tienen un hijo en camino. Esto los pone en una disyuntiva, obligando a Will a viajar desde Seattle hacia Chicago, donde viven los padres de Samantha, con la finalidad de pedir la mano de su hija. Al llegar a la casa de sus suegros, Will debe enfrentarse a Tom (Forest Whitaker), un padre totalmente inaccesible que busca por todas las vías complicarle el trámite. Aunque todo esto, que apunta a ser un drama familiar y amoroso, se pierde en la nada, cuando al regreso de Will a Seattle la tierra parece haber sido atacada por alguna fuerza extraña que impide las comunicaciones y, de un momento para otro, convierte a Estados Unidos en un territorio postapocalíptico. Impedido de regresar por vía aérea, Will regresa a la casa de su suegro y allí emprenden juntos el viaje de vuelta a Seattle, lo que convertirá a la película en un road filme.

El guion de El final de todo está basado en un trabajo de Brooks McLaren que en 2010 quedó entre los guiones más aceptados sin haber sido producidos, algo que es conocido como “The Black List” (la lista negra). McLaren no cuenta con trabajos destacables hasta el momento; sí podemos resaltar que será uno de los que estarán a cargo de una nueva serie de Rambo, que verá la luz en un futuro próximo. Por lo pronto, por lo enrevesado del guion de este filme, puedo decir que no me genera muchas expectativas una nueva producción de su parte. Uno de los pocos aspectos positivos de El final de todo es el rubro fotografía, con un trabajo de Peter Flinckenberg, que parece ser el único que entendió que había que imprimirle un aire postapocalíptico al filme y plasmarlo artísticamente en la cinta, junto a una producción que se encuentra a la misma altura.

¿Cómo combinar un tópico cliché de Hollywood –un hombre capaz de cruzar el país para regresar a su amada embarazada, cueste lo que cueste- con la característica acción apocalíptico-catastrófica del cine desastre estadounidense? El final de todo parece tener la receta exacta para lograr un buen resultado, aunque allí queda, empantanada en una historia que comienza con un argumento flojo y no llega a cerrarse ¿Qué es lo que quisieron decir los autores de este filme? Realmente no lo sabemos.

 

Tráiler:

Ficha técnica:

El final de todo (How It Ends),  EUA, 2018.

Dirección: David M. Rosenthal
Duración: 113 minutos
Guion: Brooks McLaren
Producción: Paul Schiff Productions, Sierra/Affinity
Fotografía: Peter Flinckenberg
Música: Atli Örvarsson
Reparto: Theo James, Forest Whitaker, Grace Dove, Kat Graham, Mark O'Brien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.