Críticas

Hoy no me puedo levantar

El encamado

Germán Roda. España, 2012.

el-encamado-cartelEn su opera prima como director de largometrajes de ficción (antes ya había realizado los documentales Improvisando y Pomarón y el cine amateur), Germán Roda ha decidido embarcarse en un falso documental o mockumentary, término acuñado por Rob Reiner cuando lo utilizó para referirse a una película que él mismo había dirigido, This is Spinal Tap (1984), y que trataba sobre una ficticia banda de heavy metal. Es, desde luego, un género que ha dado grandes títulos, como Zelig (Woody Allen, 1983), Ciudadano Bob Roberts (Bob Roberts, Tim Robbins, 1992) o La verdadera historia del cine (Forgotten Silver, Peter Jackson y Costa Botes, 1995). Dentro del cine español, también ha habido alguna incursión en el mismo, como las magníficas Tren de sombras (José Luis Guerin, 1997) o Noviembre (Achero Mañas, 2003), si bien el tono de estas películas es muy distinto al de la de Roda.

Fotograma_El_encamado01El encamado se abre con una presentación de Ángelo Crotti (interpretándose a sí mismo), que nos lleva hasta Murillo de Gállego, un pequeño pueblo de la provincia de Zaragoza del que es originario Alberto (Alberto Castrillo-Ferrer). Crotti interpreta, en realidad, a un periodista que pretende rodar un documental sobre el extraño fenómeno que padece Alberto, que se ha convertido en un encamado. En la Nochevieja de 2005, que Alberto celebró junto a su familia en casa de su madre, el protagonista se sintió un poco mal, se acostó y… ya no se volvió a levantar en cinco años. Crotti llega por primera vez a casa de Alberto con una cámara oculta, pero pronto se convierte en uno más, ya que vive día a día con ellos, grabándolo todo, entrevistándose con los diferentes miembros de la familia.

Fotograma_El_encamado02A lo largo del metraje, en el que se incluyen los materiales de archivo necesarios para esbozar la biografía de Alberto hasta el momento de su “encamamiento”, se deja claro que lo que sufre el protagonista no es ninguna enfermedad o trastorno (a pesar de que hay algunos encamados cuyos casos se han estudiado clínicamente). Tras esta situación aparentemente absurda, lo que se oculta, en realidad, es una aguda reflexión acerca de la existencia, del sentido de nuestras vidas y del papel que jugamos en un mundo que nos trata más como un producto que como seres humanos. Poco a poco, todos van abandonando a Alberto, salvo su familia, que se ve abocada a una situación extrema desde el punto de vista económico (de hecho, en un momento dado, llega a plantearse la situación de un inminente desahucio para el encamado).

Fotograma_El_encamado03La película, por un lado, trata de reconstruir la vida de Alberto hasta que decide meterse en la cama, y para ello Crotti entrevista a las personas más cercanas, como su socio en la agencia de publicidad, Luis Larrodera (otro actor que se interpreta a sí mismo). Pero, por otro, El encamado construye una ficción basada en una situación casi surrealista, al borde de lo absurdo, que bascula entre la tragedia y la comedia, como la propia vida. Alberto se convierte, en cierto modo, en el estandarte de todos los desencantados, de todos los indignados, aunque él no se ha metido en la cama por motivos ideológicos. Alberto acaba siendo un auténtico gurú, un ídolo de masas, un fenómeno que tiene miles de seguidores en las redes sociales, única salida que ha encontrado la familia para eludir la bancarrota.

Fotograma_El_encamado04Con pocos recursos pero con muchas ganas y buen oficio, El encamado presenta una crítica a nuestra sociedad, erigida en torno a los tótems de las prisas, el consumo y los compromisos laborales. Hay una pregunta que planea a lo largo de todo el film: ¿qué pasaría si todos hiciéramos lo mismo?, ¿seríamos unos irresponsables o unos héroes? En cierto modo, El encamado se encuentra a caballo entre el humor y el 15-M, entre Mafalda y los grandes movimientos pacíficos de resistencia pasiva. Por eso, su planteamiento recuerda a una famosa frase: “Paren el mundo que me quiero bajar”. Lo único que quería Alberto era quedarse en la cama un día más. Es como para pensárselo.

Premios:

Mejor Ópera Prima en el XVII Festival de Cine de Zaragoza

Mención Especial del Jurado en el Festival Internacional de Cine Humberto Solas de La Habana

Tráiler:

Ficha técnica:

El encamado ,  España, 2012.

Dirección: Germán Roda
Guion: Germán Roda
Producción: Patricia Roda y Germán Roda
Fotografía: Roland de Middle, Santi Gracia, Julio Domíngues
Música: Álvaro Amador
Reparto: Alberto Castrillo-Ferrer, Angelo Crotti, Laura Gómez Lacueva, Carmen Barrantes, Rafa Blanca, Luis Larrodera, Blanca Carvajal, Diego Hernández, Nacho Rubio, Jorge Usón, María José Moreno, Francisco Roda, Paula Pomarón, Eva Hinojosa, Manuela Velasco, Fran Perea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *