Críticas

Las sutiles fuerzas del cambio

Un asunto real

Otros títulos: La reina infiel.

En kongelig affære. Nikolaj Arcel. Dinamarca / Suecia / República Checa, 2012.

Un-asunto-real-cartel Las cortes reales de Europa son una fuente inagotable de historias que han capturado la imaginación de los escritores y del público. Aún hoy, cuando las cortes ya no son los centros del poder efectivo, no cesan de ser origen de todo tipo de rumores y de leyendas. Se genera una enorme fascinación con todas las curiosas cosas que pueden pasar en la cotidianidad de estos extraños personajes, llenos de riquezas y de comodidades, profundamente humanos y en general incapaces de ser felices, siempre sujetos a la fama y al escrutinio. Sus vidas quedan registradas en los anales de la historia o de la chismografía; eventualmente se conocen sus secretos más íntimos, sus devaneos amorosos, sus inestabilidades emocionales, sus luchas y envidias, sus intentos por salir de las cajas de cristal en que están atrapados, lo mismo que sus habilidades, sus aficiones y sus extravagancias. No sucede lo mismo con el común de los mortales, que raramente se constituyen en centros de fama y atención. Quizás solamente los artistas o los deportistas famosos se ven afectados por tantas perturbaciones o intrusiones en su intimidad.Un-asunto-real-3

Entonces un asunto real, es decir, algo que pertenece a la intimidad de algún personaje de la realeza, se convierte en un asunto público, un tema que corre de boca en boca hasta que llega eventualmente hasta nuestros oídos, amplificado, adornado, embellecido, si se quiere, por la magia del cine. Ello nos posibilita el contacto con esos mundos aislados y protegidos en que vivían la realeza y su séquito de personajes. Nunca podremos contar con acceso verdadero a las habitaciones, a las discusiones, a la intimidad de esos palacios de fábula, pero es posible que nuestro acceso imaginario sea más cercano a la realidad, que el que pudieron tener todos aquellos que pululaban en sus cercanías en aquellas épocas. Es que el cine permite la libre interpretación, permite la lectura detenida de las mentes de los personajes a través de diálogos privilegiados, cuidadosamente diseñados para acercarnos al asunto, dejando, de todas formas, espacios para que nos hagamos preguntas, para que vemos con ojos curiosos y excitados hasta descubrir el meollo del asunto, si así se quiere, o para que nos limitemos al disfrute o a la contemplación curiosa o crítica.

Un-asunto-real-6Estamos en el tiempo de la Ilustración. Vientos de cambio surcan los campos de la Europa monárquica, impulsados por escritores y librepensadores que cuestionan todo el orden establecido, un orden basado en la ignorancia de las personas, en leyes anticuadas y represivas, en la falta de representación, en la arbitrariedad de los sistemas de justicia, en el mantenimiento de sistemas de creencias limitantes, basados en el miedo, en el dolor y en el temor. Estamos a finales del siglo dieciocho en Dinamarca, uno de los reinos más tradicionales del continente. Llega a esas tierras, desde Inglaterra, una joven reina, Carolina Matilde (Alicia Vikander), casi una niña, dotada de un cierto espíritu liberal, de ideas propias. Es la prometida de un rey también joven, Cristian VII de Dinamarca (Mikkel Følsgaard), un personaje extraño, afectado por locuras y caprichos, incapaz de ejercer una autonomía razonable, incapaz de apreciar el tesoro de mujer que el destino le ha deparado. Se genera, en consecuencia, un choque, y mueren las ilusiones de la joven reina que se aísla y se deprime… hasta que aparece en la corte el doctor Johann Friedrich Struensee (Mads Mikkelsen), quien obra dos milagros: pacificar las locuras del rey y revivir a la reina, con sus ideas ilustradas, con su frescura y sus amoríos furtivos. Estos últimos serían, en una primera aproximación, los asuntos reales a que se refiere el título de la película. Pero lo que vale la pena es más bien lo que sucede en los centros de poder de la corte, que se ve súbitamente inundada por una ola de cambios, generándose una inesperada revolución cultural y legal que barre el país con un inusitado espíritu liberal y solidario, el mismo que llega hasta nuestros días.

Un-asunto-real-1En esto juega un papel fundamental, según la película, esta niña reina infiel, que crece en personalidad e ideas al ritmo de sus amores con el doctor Struensee, a sabiendas de que este personaje es absolutamente cuerdo y humano. Al consultar la historia, como es natural, se aprecia que la reina Carolina Matilde fue un personaje menos ideal, pero ciertamente notable, que supo manejar una situación de frustración y de limitaciones sin perder la cordura, sin renunciar a los pensamientos fundamentales y a las inspiraciones de la juventud y sin caer en la superficialidad y en la banalidad.

Estamos también ante una buena película, que merecidamente ha sido bien recibida por la crítica. Nos lleva a un buen acercamiento a las circunstancias que se daban en la época, a través de incursiones por las calles de las ciudades, sus antros y sus miserias sanitarias y urbanísticas, y de aproximaciones a los contrastes entre los bellos campos y las duras situaciones de los siervos campesinos. A través de escenas bien escogidas, nos hace conscientes de que todo ello necesariamente clamaba por acciones efectivas de buen gobierno, las cuales no se podrían dar bajo la tutela de ideas atrasadas y de manejos presupuestales torpes y centralizados. Todo esto se hace patente, porque como espectadores participamos, con increíble nivel de detalle, en las deliberaciones de los consejos de gobierno, sin que sean aburridas las escenas, ya que se aprovechan muy bien los arranques de locura del rey, las posiciones reaccionarias de los cortesanos y los apuntes certeros del doctor Struensee para hacerlas divertidas e interesantes.

Un-asunto-real-4Vale la pena destacar el uso de las tonalidades y de las luces, algo bien apropiado y simbólico para una película que se refiere al impacto de las ideas ilustradas sobre sistemas oscuros y mediocres. La reina aparece como un baño de luz, que se va apagando; Struensee, como una tromba iluminada, que alcanza un clímax y que se apaga… luego más oscuridad, más tonos tenues y una nueva iluminación final, asociada con el tránsito que logra la joven reina entre su mente ilusionada y atormentada y las mentes abiertas de sus hijos, vehículo afortunado para que no mueran las sutiles fuerzas del cambio, hasta convertirse en poderosas realidades.

Trailer

Ficha técnica:

Un asunto real  / La reina infiel (En kongelig affære),  Dinamarca / Suecia / República Checa, 2012.

Dirección: Nikolaj Arcel
Guion: Nikolaj Arcel y Rasmus Heisterberg (basado en la novela de Bodil Steensen-Leth)
Producción: Meta Louise Foldager, Sisse Graum Jørgensen, Louise Vesth
Fotografía: Rasmus Videbæk
Música: Gabriel Yared, Cyrille Aufort
Reparto: Mads Mikkelsen, Alicia Vikander, Mikkel Følsgaard David Dencik, Søren Malling, Trine Dyrholm, William Jøhnk Nielsen, Cyron Bjørn Melville, Rosalinde Mynster

Una respuesta a “Un asunto real”

  1. Tambien me gusto mucho, la peliculas esta bien lograda…tema,personages,passages, ideas,dialogs,acciones,consecuencias, final…
    Mas que Reina Infiel, debe considerers Reina del cambio, de la liberated,de la solidaridad…
    Para la epoca es alguien que resalta en la mediocridad interesada de la corte…
    Struensee, tambien es un buen personage, humano,sencillo,claro y directo.

    Y, de la vida real!!! Existieron!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.