Críticas

El viaje como experiencia

Todo el tiempo del mundo

Rosendo Ruiz. Argentina, 2015.

Todo el tiempo del mundoA diferencia del resto de films nacionales que integraron la Competencia Oficial Argentina dentro del Bafici 17, Todo el tiempo del mundo nació como un proyecto colectivo, encargado por los directivos de un colegio secundario privado de la provincia de Córdoba. Luego de sus films Una manga de negros (2004); De caravana (2010) y Tres D (2014), el director sanjuanino Rosendo Ruiz (cordobés por elección y lugar de residencia), en diálogo con EL ESPECTADOR IMAGINARIO, nos contó que dirige un taller de cine dentro del Colegio Dante Alighieri. Allí, junto a sus alumnos, los coautores del guion, se fue construyendo la idea de la película que se presenta en el Festival. La propuesta fue narrar una historia pequeña y sencilla con la participación de los estudiantes y docentes dentro del film.

Un joven de secundaria invita a sus dos compañeros de curso, un chico y  una chica, a emprender un viaje de mochileros para ir en busca de una comunidad situada en medio de las sierras cordobesas, donde todo es natural. Ellos cargan sus mochilas al hombro, apagan los teléfonos para que no los rastreen y comienzan el viaje con el entusiasmo que despierta una nueva aventura. Caminan mucho, hablan, disfrutan de la armonía del paisaje y se divierten. En medio de la caminata deciden alojarse en una casa que está deshabitada durante ese período del año. Allí comenzarán una convivencia en la que deberán sortear las diferencias, administrar sus roles, enfrentarse a sus deseos y a una búsqueda interior como parte del crecimiento.

Todo el tiempo del mundoAmbientada en el Mundial de Fútbol de Brasil, los días transcurren dentro de esa bella casa, donde aparecerá una vecina un tanto particular. El film se fortalece con la química del trío de amigos que destilan frescura en sus interpretaciones. Hay un buen manejo en la dirección de actores no profesionales de parte de Ruiz, quien imprime una mirada cálida sobre cada una de las etapas que los protagonistas atraviesan.

En la elección de sus planos, se los muestra auténticos y libres. Los jóvenes son distintos al resto de sus compañeros y esto se aprecia a medida que avanza el relato, porque cobra significado el comienzo del film. En la primera escena, hasta el momento parecía desconectada del enunciado, dos de los protagonistas sufren una situación de bullying, de parte de algunos estudiantes. Un tema que no vuelve a tocarse a lo largo de la película, pero que hace referencia a una tendencia actual dentro del ámbito educativo.

Con gran fluidez narrativa y una sólida puesta en escena se va armando un relato, donde, a través del viaje, se hace foco en la experiencia como forma de revelar lo que siente cada uno. La amistad, la adolescencia, los afectos, formarán parte de los temas abordados en Todo el tiempo del mundo.

No se cuenta mucho más y no suceden muchas cosas tampoco, pero lejos está de la abulia; por momentos quisiéramos algo más, tal vez cierto desvío, pero no por falta de ritmo, precisamente, sino, al contrario, por el mérito de Rosendo Ruiz, que logra sostener una historia chiquita y luminosa con el pulso de un gran realizador.

Trailer:

Ficha técnica:

Todo el tiempo del mundo ,  Argentina, 2015.

Dirección: Rosendo Ruiz
Guión: Rosendo Ruiz, Micaela Dalesson, E. Domínguez, F. González Kriegel, Paula Ledesma, F. Raimo, I. Taboada
Fotografía: Pablo González Galetto
Música: Alejo Navarro y Juan Ignacio Croce
Reparto: Juan Ignacio Croce, Micaela Dalesson; Paula Ledesma

Marcela Barbaro

Profesora de AULA CRÍTICA, Escuela de Crítica Cinematográfica

 

Un comentario para “Todo el tiempo del mundo”


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios