Críticas

Preocupaciones y sinsentidos

The Lobster

Giorgos Lanthimos. Grecia, 2015.

Cartel de la película The LobsterEl debut de Yorgos Lanthimos en la Sección Oficial del Festival de Cannes lo realiza con su cuarta película, en la que da el salto al rodaje en habla inglesa y la colaboración de actores reconocidos como Colin Farrel, Rachel Weisz , John C. Reilly, Ben Whishaw, Lea Seydoux u Olivia Colman. Este cambio de producción, sin embargo, no le ha alejado de su sello reconocible ni de sus leitmotivs de rutina sobre la incisiva y mordaz visión de la vida familiar y la desarticulación del sistema social y el mundo prefabricado. En Canino (2009) planteaba el exceso de proteccionismo paternal y el aislamiento social y en Alphs (2011), la dificultad o imposibilidad para afrontar la pérdida. Con esta nueva aventura realiza una sátira acerca de las convenciones sociales sobre las relaciones amorosas, la compatibilidad entre personas o el estado de soltería, que terminan transformadas en obsesiones, preocupaciones y sinsentidos, seguidas como un credo.

David (Colin Farrell) es un arquitecto deprimido que decide ingresar durante 45 días en un hotel especializado en casos de desórdenes afectivos y sentimentales, donde permanecerá recluido con el único propósito de encontrar pareja. En este lugar hace amistad con otros dos solteros con los que compartirá las primeras impresiones de esta terapia sui géneris, centrada en conseguir una pareja, aunque de una manera absolutamente artificiosa y enlatada. La no consecución de dicha determinación derivará en un desenlace irreparable. Una vez que el ser humano no ha podido demostrar su capacidad para amar no le queda mejor salida que la de convertirse en animal. La crítica de Lanthimos es extensa e hiriente y también recala en cuestiones más allá de las relaciones afectuosas, como es la necesidad de gurús que nos manipulen y guíen para no salirnos del camino correcto y no sufrir por ello.

The Lobster, fotogramaLa atmósfera controlada dentro del hotel mantiene una estética cuidada que por momentos recuerda a El gran hotel Budapest (The Grand Budapest Hotel, 2014) de Wes Anderson, por sus encuadres simétricos y el brillo de su fotografía. También en el perfil estrafalario de sus protagonistas. El humor negro de Lanthimos atraviesa de arriba abajo el film como una magnífica herramienta de cinismo que agudiza la ridiculización y lo absurdo de situaciones o ideales que contemplamos como normales.

El único problema del que adolece The Lobster es que se excede en su narrativa. Una vez que David sale del hotel y encuentra una pareja compatible, la cinta recae en una serie de reiteraciones que remarcan ciertas obviedades y alargan demasiado el metraje.

Tráiler:

Ficha técnica:

The Lobster ,  Grecia, 2015.

Dirección: Giorgos Lanthimos
Guión: Efthymis Filoppou, Giorgos Lanthimos
Producción: Coproducción Grecia-Irlanda-GB-Países Bajos-Francia; A Film4 / Irish Film Board / Eurimages / Netherlands Film Fund / Greek Film Center / British Film Institute / Element Pictures / Scarlet Films / Faliro House / Haut et Court / Lemming Film / Protagonist
Fotografía: Thimios Bakatakis
Reparto: Colin Farrell, Rachel Weisz, Ben Whishaw, Olivia Colman, Lea Seydoux, John C. Reilly, Roger Ashton-Griffiths, Ashley Jensen, Michael Smiley, Jessica Barden, Ariane Labed, Aggeliki Papoulia, Rosanna Hoult, Heidi Ellen Love, Anthony Moriarty

África Sandonís

 

Un comentario para “The Lobster”


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios