Festivales

Festival de Cannes 2015

Cartel de Cannes 2015

Concluida la 68º edición del Festival de Cannes, es momento para recapitular sobre lo más destacado de un evento que termina como una experiencia emocionante a la par que irregular, en la que las grandes películas han brillado muy por encima de otras mediocres con las que compartían espacio dentro de la Competencia Oficial. El Festival de Cannes es una plataforma imprescindible desde la que se impulsa y se premia el cine de autor y desde donde se miden, analizan y retransmiten las vibraciones sobre la situación de dicho cine, año tras año.

En una ceremonia de clausura que incluyó novedades inesperadas con algunas actuaciones musicales, como la de John C. Reilly, se dieron a conocer las conclusiones extraídas por el Jurado, presidido por los hermanos Coen, a tenor de los premios que han otorgado, que no ha dejado indiferente a nadie. No cabe duda que su deliberación ha sido inesperada y sorpresiva, al tomar una dirección bien diferente al sentir general de gran parte de la crítica asistente al certamen. Parece un hecho claro que el Jurado ha conseguido mantenerse al margen, casi en una burbuja con respecto a las pulsiones que van surgiendo según transcurre el festival, tras cada proyección. Las películas que se barajaban como favoritas a ostentar el gran premio de la Palma de Oro (las cintas de Haynes, Hou Hsiao Hsien, Jia Zhangke, László Nemes e incluso Sorrentino) se vinieron abajo cuando Ethan Coen pronunció como título ganador el de la francesa Dheepan, en la que Jacques Audiard narra una historia sobre la inmigración en Francia y los esfuerzos superlativos de una pequeña familia por integrarse dentro de la sociedad occidental. Un galardón que suena a redención por los errores cometidos desde Occidente y a “lección aprendida”, como si se hubiese premiado a la moraleja social que contiene.

La Sección Oficial, formada por 19 largometrajes de procedencia en su mayor parte europea, ha resultado muy irregular. La decisión de incorporar a la selección cinco cintas francesas parece haber estado más relacionada con el cumplimiento de cierto cupo o cuota de pantalla de cine francés dentro del festival (algo que su director Thierry Fremaux ha negado), que con sus virtudes cinematográficas, las cuales están más que en entredicho. Por otro lado, cintas como Cementery of Splendour (Apichatpong Weerasethakul) o la trilogía de Miguel Gomes As mil e uma noites no han encontrado un lugar en la competencia oficial y ni tan siquiera un reconocimiento en los palmarés de Un Certain Regard y La Quincena de los Realizadores, respectivamente, lo que aumenta el agravio de manera inevitable.

The AssassinLas cintas más notables, con cualidades artísticas casi irreprochables, han sido las asiáticas The Assassin, el sutil y estilizado wu xia, de Hou Hsiao-Hsien, que sí ha conseguido un merecidísimo Premio a la Mejor Dirección, y Montains May Depart de Jia Zhang-Ke, una historia en tres actos que recorre la evolución de la sociedad China a lo largo de más de 40 años de la mano del devenir de una familia. De los tres filmes italianos presentados cabe resaltar la belleza inusitada y el ejercicio estético de Paolo Sorrentino en Youth y el trabajo de Matteo Garrone en Tale of Tales, un film de género fantástico que entrelaza diferentes historias basadas en una compilación de cuentos de hadas italianos del siglo XVII. The LobsterOtra fantasía notable es la distopía satírica de Yorgos Lanthimos en The Lobster, sobre los parámetros establecidos como normales dentro de las relaciones de pareja, el amor y la soltería que le ha llevado a ganar el Premio del Jurado.

Chronic de Michel Franco ha conseguido el Premio a Mejor Guión con una historia que toma inspiración de su vivencia personal, donde seguimos en el día a día a un trabajador social que ayuda a enfermos terminales.

Una de la obras más sorprendentes de esta edición ha sido la innovadora visión que László Nemes realiza sobre un tema tan manido como es el del Holocausto en Son of Saul con la que ha ganado el Gran Prix del Jurado.

Journey to the ShoreEn cuanto a las temáticas predominantes en el conjunto de las películas presentadas dentro del certamen, encontramos como tema recurrente la barrera entre la vida y la muerte, desde visiones y puntos de vista tan dispares como el de Kiyoshi Kurosawa en Journey to the Shore (premiado por la mejor dirección en Un Certain Regard) o el de Guillaume Nicloux en Valley of Love.

Síntoma evidente de los malos momentos que está atravesando el cine en gran parte de Europa (países mediterráneos) en cuanto a la producción, es la dinámica que se ha podido observar dentro de la selección, en la que autores que han sido reconocidos internacionalmente y se dieron a conocer con films realizados dentro de sus países de origen, narrando historias locales con su idioma propio, ahora presentan películas en cuyas producciones imperan el idioma anglosajón y repartos americanos y británicos a partes iguales. Este ha sido el caso de Sorrentino, Yorgos Lanthimos y Matteo Garrone. También el mexicano Michel Franco ha presentado con Chronic su primer largometraje en habla inglesa con reparto estadounidense. Dentro de la Quincena de los Realizadores, el único film español presentado en esta edición, A Perfect Day, de Fernando León de Aranoa, cuenta con un reparto americano que por supuesto, habla en inglés. ¿Qué tipo de exigencias traen consigo esta clase de producciones? Parece todo un reto que los autores puedan mantener la esencia de su sello, algo que tiene que ver, pero va más allá de la impostura del idioma postizo de turno. Lo que parece claro es que según el momento actual, parece ser una de las pocas opciones para que estos trabajos hayan sido posibles y no hayan tenido que descansar en un cajón.

HrutarEl máximo galardón dentro de Un Certain Regard ha sido para Hrútar de Grímur Hakonarson, film islandés de corte costumbrista, en la que las ovejas son tan protagonistas como las disputas entre dos hermanos.

A pesar de la escasa representación de películas de habla hispana, han sido las procedentes de Suramérica las que más han destacado en esta ocasión, en las secciones paralelas del certamen. Dentro de la Semana de la Crítica, La tierra y la sombra del colombiano César Augusto AcevedoLa tierra y la sombra fue premiado con la Cámara de Oro y Paulina (La patota) del argentino Santiago Mitre ha conseguido el Premio a Mejor Película. Dentro de la Quincena de los Realizadores, la colombiana El abrazo de la serpiente de Ciro Guerra recibió el Premio Art Cinema a Mejor Película, dentro de una selección valiente y ecléctica a partes iguales.

Más allá de las desavenencias con el palmarés, cuya importancia reside sobre todo en el poder de difusión y distribución que tendrán los films tras el festival, esta edición destaca por un altísimo nivel de los autores que han presentado sus trabajos internacionalmente. Acabamos con la sensación de haber visto un gran número de películas interesantes que a lo largo de este año volverán a salir a la luz en otros muchos certámenes y que esperemos encuentren pronto la distribución que merecen para poder llegar al gran público.

 

PALMARÉS

EN COMPETENCIA:

Largometrajes

Palme d’or: Dheepan, dirigida por Jacques Audiard.
Grand Prix: Saul Fia (Son of Saul), dirigida por László Nemes.
Premio a la mejor dirección: Hou Hsiao-Hsien, por Nie Yinniang (The Assassin).
Premio al mejor guión: Michel Franco, por Chronic.
Premio a la interpretación femenina Ex-aequo: Emmanuelle Bercot en Mon Roi, dirigida por Maïwenn / Rooney Mara en Carol, dirigida por Todd Haynes.
Premio a la interpretación masculina: Vincent Lindon en La Loi du Marché (The Measure of a Man), dirigida por Stéphane Brizé.
Premio del Jurado: The Lobster, dirigida por Yorgos Lanthimos.

Cortometrajes

Palme d’or al Cortometraje: Waves’98, dirigida por Ely Dagher.

UN CERTAIN REGARD:

Premio Un Certain Regard: Hrútar (Rams), dirigida por Grímur Hakonarson.
Premio del Jurado Un Certain Regard: Zvizdan (The High Sun), dirigida por Dalibor Matanic.
Premio a la mejor dirección Un Certain Regard: Kishibe No Tabi (Journey to the Shore), dirigida por Kurosawa Kiyoshi.
Premio Un Certain Talent: Comoara (The Treasure), dirigida por Corneliu Porumboiu.
Premio Avenir Ex-aequo: Nahid, dirigida por Ida Panahandeh /
Masaan, dirigida por Neeraj Ghaywan.

CINEFONDATION:

Primer Premio de la Cinéfondation: Share, dirigida por Pippa Bianco.
Segundo Premio de la Cinéfondation: Locas Perdidas (Lost Queens), dirigida por Ignacio Juricic Merillán.
Tercer Premio de la Cinéfondation Ex-aequo: Victor XX, dirigida por Ian Garrido López / The Return of Erkin, dirigida por Maria Guskova.

GOLDEN CAMERA:

Caméra d’or: La tierra y la sombra, dirigida por César Augusto Acevedo.

África Sandonís


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios