Críticas

Que la Fuerza nos acompañe... siempre

Star Wars: Episodio IX. El ascenso de Skywalker

Star Wars: Episode IX. The Rise of Skywalker. J. J. Abrams. EUA, 2019.

Star Wars Episodio IX - El ascenso de SkywalkerYo nací, lo confieso, con La guerra de las galaxias (George Lucas, 1977), y crecí con El imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980) y El retorno del Jedi (Richard Marquand, 1983). Esas tres películas configuraron una parte irrenunciable de mi memoria sentimental, afianzada por la infinidad de horas que me pasé jugando con las figuras y las naves de Star Wars, que todavía conservo. En el verano de 1999, cuando ya me había acostumbrado a jugar en el ordenador con muchos de los videojuegos de Lucas Arts, George Lucas nos ofreció la posibilidad de soñar de nuevo con La amenaza fantasma, el inicio de una nueva trilogía que culminaría en 2005 con La venganza de los Sith, una de las mejores películas de toda la saga. En realidad, antes de 1999, Lucas ya había ido preparando el terreno con el reestreno en cines de las versiones remasterizadas de la trilogía original. Y, en diciembre de 2015, J. J. Abrams nos ofreció de nuevo la oportunidad de revivir aquella experiencia con la magnífica El despertar de la fuerza.

Ahora, todo eso ha llegado a su fin, “se perderá para siempre como lágrimas en la lluvia…”, porque, de alguna manera, me siento expulsado del Paraíso. Hemos vivido un renacimiento del universo Star Wars, ya en manos de Disney, pero creo que la gente de mi generación ya no es la destinataria principal de ese universo. Siempre me quedará la curiosidad de saber cómo hubiera sido El retorno del Jedi de Spielberg, o, en su defecto, cómo hubiera sido alguno de los episodios más recientes de la saga bajo su dirección.

J. J. Abrams es, en nuestro tiempo, el más digno heredero de la pareja Lucas Spielberg de los años 80. Guionista procedente del mundo del cine y de la televisión, donde ha dejado ya dos clásicos como Alias (2001-2006) o Perdidos (2004 2010), entre otras series, saltó a la dirección cinematográfica con títulos tan solventes como Misión imposible 3 (Mission: Impossible III, 2006) y Star Trek (2009), a la que siguieron dos pequeñas joyas: Super 8 (2011) y Star Trek: En la oscuridad (Star Trek Into Darkness, 2013). Era, sin duda, el “elegido” para la nueva trilogía de Star Wars.

Ahora que todo ha llegado a su fin, puedo decir, sin miedo y sin rencor, si bien con cierta tristeza, que hay muchas cosas que no me gustan de El ascenso de Skywalker, pero no importa demasiado, pues eso es algo que nos ocurre cuando un universo forma parte de nuestra memoria, de nuestra esencia e incluso de nuestra personalidad. De la misma manera que me entusiasmó su trabajo en El despertar de la fuerza, donde seguía, punto por punto, el esquema narrativo del episodio IV, Una nueva esperanza, creo que, para terminar esta reciente trilogía, ha tenido que recurrir a demasiadas trampas de guion.

Puede que Abrams no cierre bien esta tercera trilogía, pero, en cambio, al rescatar la figura del Emperador Palpatine, la redimensiona, le da una nueva importancia y cierra bien, si no esta última trilogía, sí la serie de nueve películas. A partir de ahora, el verdadero protagonista, muchas veces en la sombra, de estas nueve películas, va a ser, sin duda, Palpatine, y eso ya lo había visto muy bien Manuel Benítez Bolorinos, autor de un libro imprescindible como El viaje del héroe en Star Wars e investigador de las intrigas palaciegas de Palpatine.

El ascenso de Skywalker ha superado ya la barrera de los mil millones de recaudación a nivel mundial (su presupuesto fue de más de doscientos millones de dólares), pero eso es justo la mitad de lo que consiguió El despertar de la fuerza. Star Wars sigue siendo, desde luego, un gran negocio, pero no parece que este final de trilogía, de enealogía e incluso de saga haya resultado para Disney tan rentable como esperaba. No sabremos nunca cómo habría sido El ascenso de Skywalker de Colin Trevorow, el guionista y director previsto inicialmente, de la misma manera que no sabremos cómo hubiera sido El retorno del Jedi de Spielberg, pero Abrams cierra dignamente toda una saga, aunque tenga que recurrir repetidamente al deus ex machina, deje apenas esbozadas algunas líneas (¿realmente son necesarios esos Caballeros de Ren que parecen recién salidos de Mad Max?) y descubra la improbable identidad de Rey (Daisy Ridley). La verdad es que a esta nueva trilogía le ha faltado, hasta esta última entrega, un villano a la altura, y no porque Adam Driver (Kylo Ren) no lo haga bien, sino porque su papel no es el de villano, sino el de aprendiz de villano o esbirro al servicio de alguien más malvado que él mismo. No me parece mal que sea Palpatine, pero lo suyo es que su presencia se hubiera anticipado de alguna manera en las dos entregas anteriores.

Al final, la producción de El ascenso de Skywalker se ha parecido más a la de El retorno del Jedi de lo que cabía esperar, a juzgar por las dificultades, complicaciones, abandonos e incluso defunciones (para el personaje de Leia, Abrams ha tenido que utilizar las escenas descartadas de su personaje en El despertar de la fuerza), pero lo cierto es que esta trilogía ha llegado al final y ese final se parece mucho al de la trilogía original.

De las tres películas de esta última trilogía, la estructura de El despertar de la fuerza es la que más me gusta, aunque visualmente, y como película autónoma, Los últimos Jedi me resulta más interesante, a pesar de que va muy por libre en demasiados asuntos. En cambio, lo que hace Abrams en El ascenso de Skywalker es recuperar al auténtico villano de la saga, Palpatine, y cerrar, como puede, todo ese universo cinematográfico. No era tarea fácil, abusa de giros inesperados y se saca varios ases de la manga, pero no olvidemos el nuevo mantra que se está extendiendo por la galaxia: Disney es el Nuevo Imperio. Que la Fuerza nos acompañe… ¡siempre!

Premios: Nominada a tres Oscar: Mejor Banda Sonora (John Williams), Mejores Efectos Visuales y Mejor Edición de Sonido; y nominada a tres BAFTA: Mejor Banda Sonora, Mejores Efectos Visuales y Mejor Sonido.

Tráiler:

Ficha técnica:

Star Wars: Episodio IX. El ascenso de Skywalker (Star Wars: Episode IX. The Rise of Skywalker),  EUA, 2019.

Dirección: J. J. Abrams
Duración: 141 minutos
Guion: Chris Terrio y J. J. Abrams
Producción: Kathleen Kennedy, J. J. Abrams y Michelle Rejwan
Fotografía: Dan Mindel
Música: John Williams
Reparto: Daisy Ridley, Adam Driver, Oscar Isaac, John Boyega, Carrie Fisher, Mark Hamill, Anthony Daniels.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.