Críticas

Mucho “Respeto” pero poca profundidad

Respect

Liesl Tommy. EUA, Canadá, 2021.

Respect - CartelExiste una razón clara por la que Aretha Franklin nunca quiso aceptar que su vida se volviera una película: hay demasiadas lagunas en su pasado y, según dicen, muchos secretos escondidos. Por eso es mejor no considerarla como el centro de un largometraje, o centrarse en un conflicto en específico, y no tratar de contar todo sin lograr mucho al final, como sucede en Respect (2021), el filme aprobado por Franklin acerca de su vida.

El decepcionante debut de Liesl Tommy como directora y Tracey Scott Wilson como libretista en la pantalla grande cuenta con una historia diseñada por Callie Khouri, ganadora del Oscar por el guion original de Thelma & Louise (1991), pero que se queda a mitad de camino entre una película de televisión y una verdadera biopic, como se le conoce a este tipo de historias. Recuerdo las películas basadas en las vidas de artistas como Ray Charles (Ray, 2004), Tina Turner (Tina, 1993) y Elton John (Rocketman, 2019), que retratan sin miedo las dificultades de la niñez, la familia y sus problemas con las adicciones de estos reconocidos artistas. Aretha no estuvo lejos de esto y el filme toca todo muy por encima, pero es Jennifer Hudson quien no logra dar la talla completamente.

Hay un derroche de talento desde el primer cuadro de la película, así como en la vida de la pequeña Aretha: hay ganadores de premios Grammy (Mary J. Blige y Heather Headley), Tony (Audra McDonald) y Oscar (Forest Whitaker y Jennifer Hudson) como parte del reparto. La historia de Franklin no se parece a la de otra artista de color de la época: hija de un predicador explosivo, siempre tuvo el privilegio de pertenecer a una clase alta y codearse desde pequeña con grandes personalidades como Dinah Washington, Duke Ellington y Ella Fitzgerald (a los que llamaba “tíos”), y fue amiga cercana de Martin Luther King, Jr.

Respect - Fotograma

Sin embargo, su vida no fue fácil. Perdió a su madre por un fulminante ataque cardíaco cerca de su cumpleaños número 11 y a los 12 años tuvo su primer hijo. Antes de sus 15 años ya había sido madre dos veces, sus hijos fueron criados por su abuela paterna y sus hermanas, mientras ella cantaba en la iglesia donde su padre era predicador y se preparaba para volverse una estrella de la música. Su reputación la acompañó siempre, todos los artistas y personas que la conocieron tenían historias de lo difícil que era lidiar con ella y su ego.

Y aunque Franklin nunca quiso hablar de ese pasado en entrevistas, este largometraje sí toca esos temas, a punta de flashbacks poco claros que dejan más dudas y preguntas que claridades. Se siente un miedo por contar la verdadera historia de la cantante, un respeto eterno por su memoria que la hace parecer como infalible y perfecta, aunque esté lejos de eso, además de actuaciones tibias que no generan empatía ni cariño por los personajes, especialmente la protagonista.

Y esa es la parte más débil de la película, la que debería (curiosamente) ser la más importante. Jennifer Hudson palidece en su esfuerzo, aunque haya sido seleccionada por la mismísima Franklin como “la única que la podía interpretar en la pantalla grande”. No solo le falta fuerza y carácter, su actuación se queda encasillada en Effie White de Dreamgirls (2006), su debut en el cine y el papel que le dio su primer premio Oscar por Mejor Actriz de Reparto.

Respect - Fotograma

Probablemente, Hudson termine nominada al Oscar nuevamente, pues su talento musical es innegable y con su voz logra imitar un poco ese estilo único que impuso la verdadera Aretha, pero en pantalla es verla esforzarse sin buenos resultados, y en los zapatos de la eterna del «rhythm and blues» se pierde fácilmente. Hasta Forest Whitaker como el papá de la cantante se siente repetido, tanto en su actuación como en la fórmula del personaje, sin mayores matices ni novedades.

Sin embargo, el filme tiene sus momentos muy emocionantes, como cuando vemos en los estudios de grabación el surgimiento de sus primeros éxitos, especialmente la que le da el nombre a la película, una composición original de Otis Redding que Aretha modificó para ella, volviéndola su bandera musical, un himno para las mujeres, un tema que trascendió géneros y que la coronó como la gran dama del soul a sus 25 años.

Pero esto solo sucede hacia la mitad de la película, cuando el ritmo cambia y la narrativa se dispara con todos los conciertos y giras que comienza a hacer. Antes, la historia toma demasiado tiempo para desarrollarse, dejando vacíos temporales y un ritmo muy lento. Aunque la segunda mitad del largometraje tiene más música y emoción, la historia se siente plana y un poco predecible, puede tener un guion con una estructura clara y bien organizada, pero le falta mucha emoción.

Respect - Fotograma

Tal vez no todas las historias de artistas resisten las dos horas de una película, o quizá la magia de la ficción habría podido mejorar un poco las cosas, subiendo la emoción sin perder el enfoque y la intención. Pero ya la película está hecha y sin duda deja con ganas de saber más de Aretha y su extraordinaria vida.

Para eso, recomiendo el documental Amazing Grace (Alan Elliott, 2018), que muestra su legendario concierto en la iglesia bautista New Bethel en 1972, que es el punto donde cierra la película, o incluso Genius, la exitosa serie de National Geographic, que para su tercera temporada ha decidido enfocarse en la reina del soul y cubre muchos más detalles sobre su vida, en donde la actriz británica Cynthia Erivo fue la elegida para representarla.

Trailer:

Ficha técnica:

Respect ,  EUA, Canadá, 2021.

Dirección: Liesl Tommy
Duración: 145 minutos
Guion: Tracey Scott Wilson
Producción: Liesl Tommy, Sue Baden-Powell, Scott Bernstein, Jonathan Glickman, Jennifer Hudson, Harvey Mason Jr., Stacey Sher
Fotografía: Kramer Morgenthau
Música: Kris Bowers
Reparto: Jennifer Hudson, Forest Whitaker, Audra McDonald, Tituss Burgess, Mary J. Blige, Marlon Wayans, Marc Maron, Heather Headley, Kimberly Scott, Hailey Kilgore, Saycon Sengbloh, Tate Donovan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.