Críticas

En tierras ajenas

Parking

Parking. Tudor Giurgiu. Rumania, España, República Checa, 2019.

¿Es emigrar una de las soluciones más infalibles cuando buscamos huir de nuestra realidad? ¿Estamos dispuestos a cualquier cosa con tal de procurar un futuro mejor, aun cuando esto no nos dé seguridad de ello? Estas preguntas pueden no estar en nuestro horizonte al momento de tomar semejante decisión, actuando casi por inercia. Y si bien pueden llegar a existir barreras idiomáticas y culturales como obstáculos, muchos son los extranjeros que deciden instalarse en España como inmigrantes, una cuestión que aborda Parking, la última película del director rumano Tudor Giurgiu. 

¿Cómo podemos llegar a imaginarnos en el escenario de una eventual inmigración? ¿Trabajando como serenos, completamente solos, sobreviviendo en un trailer rodeado de ratas y cucarachas, con un sueldo de 300 euros al mes? Es evidente que solo alguien que esté muy urgido de huir de su país aceptaría eso. Así nos plantea Giurgiu la construcción de su protagonista, un hombre poco expresivo, pero muy sentimental, que se va abriendo espacio en su nueva vida a fuerza de simpatía y lealtad. Giurgiu logra adentrarnos en la vida de su personaje principal, eje sobre el que gira la trama, mediante el uso de cámara en mano, lo que le infunde autenticidad y aumenta nuestra sensación de estar ahí, sintiendo junto al personaje. A este aspecto hay que agregarle que muchas de las escenas nocturnas, de las que está plagada la historia, favorecen la sensación de soledad y claustrofobia, independientemente de que, durante su transcurso, el protagonista logre construir varias relaciones. Giurgiu da en la tecla, tanto en el ámbito que elige para que se desarrolle la historia como en el reparto y grupo de personajes, articulando un relato poco frecuente y valioso. Y lo considero valioso porque elige exponer, de una manera muy artística y conmovedora, las problemáticas que atraviesan los inmigrantes, y más aún cuando se trata de aquellos que se encuentran indocumentados. Esto, por supuesto, no es algo imputable a España de manera exclusiva, sino que puede ocurrir en cualquier lugar del mundo. 

Un plano de un hombre solitario, acostado en la cama de un trailer, mientras lee un libro de noche, nos presenta a Adrián (Mihai Smarandache), escritor rumano que trabaja como sereno en un parking de autos usados en Córdoba, Andalucía. ¿Puede esta simple imagen pintarnos de pies a cabeza al protagonista y todo lo que le puede llegar a ocurrir? Sin dudas, ese retrato de una soledad austera, con pocos elementos más allá de un libro, un cigarrillo y una luz muy tenue, logran caracterizar todo lo que le acontecerá. Smarnadache se muestra soberbio al momento de interpretarlo, componiendo a un hombre simpático, pero de muy bajo perfil, que a pesar de no recibir lo que le corresponde, no deja de lado su lealtad y compromiso. Su relación con Rafa (Luis Bermejo), su empleador, es uno de los ejes que demuestra esto. A pesar de pagarle 300 euros mensuales -y a veces ni siquiera eso- e involucrarlo en tareas un tanto oscuras, su fidelidad se mantiene intacta. Bermejo le da el acento perfecto que todos podríamos llegar a esperar de un jefe como él, de aquellos que intentan establecer una relación casi paternal con su empleado. En un viaje que Rafa le encarga, con el fin de llevar un auto a Asturias, Adrián conoce a María (Belén Cuesta), una música de la que se enamora y lo acompañará hasta las últimas consecuencias. Esta relación entre ambos se fortalece gracias al trabajo de Cuesta, quien lleva a su personaje, sensible y comprensivo, a emocionarnos. Mercedes -la esposa de Rafa- es interpretada por Ariadna Gil, dándole su hombro para que Adrián se apoye, escuchando todos sus problemas. 

¿Valen realmente la pena todos los padecimientos por los que tiene que pasar un inmigrante para poder alcanzar un supuesto estatus de vida superior? Creo que el mensaje claro que intenta darnos Giurgiu con Parking es que podemos encontrar belleza y amor en situaciones adversas, agregado a que nunca deberíamos renunciar a nuestros objetivos, por descabellados e intrincados que estos parezcan. Con una forma de relatar a la que no estamos acostumbrados, y aunque por momentos se enrolle un poco, ese mensaje está bastante bien explayado, por lo que considero su film como una propuesta muy interesante. 

 

Traíler:

Ficha técnica:

Parking (Parking),  Rumania, España, República Checa, 2019.

Dirección: Tudor Giurgiu
Duración: 110 minutos
Guion: Tudor Giurgiu, Marin Malaicu Hondrari
Producción: Tudor Giurgiu, Oana Giurgiu, Olmo Figueredo González-Quevedo, Bogdan Craciun
Fotografía: Marius Panduru
Música: Julio de la Rosa
Reparto: Mihai Smarandache, Belén Cuesta, Ariadna Gil, Luis Bermejo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.