Críticas

Lo que escuchamos

Nadie sabe que estoy aquí

Gaspar Antillo. Chile, 2020.

En la mente de Memo habita una estrella. Este hombre de entrados 40 años, pasado de peso, alto e imponente, camina por los pasillos de su casa con paredes iluminadas de rojo como antes de entrar al escenario. Ataviado con una capa y ropa brillante y excéntrica levanta los brazos. Se dispone a entregarse al público y ponerse a cantar.

Sin embargo, es un sueño frustrado y un deseo contenido. Una escena vintage, como reproducida de una película casera en VHS, muestra a Memo siendo un niño, participando en un casting de canto, con una camisa tornasol de colores brillantes y lo escuchamos ejecutar con una espléndida voz juvenil el tema Nobody Knows I’m Here, título que le da a su ópera prima el director chileno Gaspar Antillo: Nadie sabe que estoy aquí (Chile 2020).

Ahora Memo está aislado. Vive en los majestuosos paisajes de Puerto Octay, al sur de Chile, un lugar donde puede desenvolverse, desarrollarse, esconderse y volver a salir. No pudo ser una estrella, debido a su apariencia. Un productor musical le ofreció a su padre comprar solo su voz, para que alguien más se hiciera famoso con ella, y así fue. Actualmente, trabaja como pastor y pelador de ovejas con su tío Braulio (Luis Gnecco)

Antillo construye un personaje con ese conflicto interno, como esos monstruos en constante búsqueda de formas de expresarse y que puedes incluso hasta compatibilizar con ellos, como con Edward de Eduardo Manostijeras (1990) o Quasimodo de El Jorobado de Notre Dame (1996). El personaje de Memo está cargo de Jorge García, a quien conocimos como Hugo en la serie de televisión Lost (2004).

García hace suyo completamente al personaje. Intimida y te invita a ser compasivo. No es un cliché de la otredad ni de la marginación, sino de un ser que vive desde la frustración sin la maldad. Se pinta las uñas, se confecciona su ropa y acostumbra a meterse en casas ajenas. Dispuesto a ayudar a los demás, pero sin relacionarse con la gente. Tras el éxito de la serie de televisión, García ha tenido participaciones de comedia en películas, pero fue en la serie Hawaii 5.0 en la que muestra su talento como cantante, cuando interpretó Love Me, de Elvis Presley, lo que llamó la atención del director para invitarlo a este papel, que asimiló de inmediato.

Una historia creada por el realizador Gaspar Antillo, junto a los escritores chilenos Enrique Videla y Josefina Hernández, que fueron desarrollando esta historia durante cuatro años. En la película se toman su tiempo, van a su ritmo, pero consiguen tener al espectador atento ante la curiosidad y lo que Memo nos tiene preparado hasta el final. Destacado el premio a Nuevas Narrativas en la edición en línea del Festival de Cine de Tribeca en Nueva York.

La película estaba destinada a exhibirse en las salas cinematográficas, pero como en muchos casos, tuvo su salida reciente en la plataforma de Netflix, donde ha tenido un grato recibimiento y, desde luego, un mayor alcance. Ha podido verse en muchas partes del mundo que ni habían sido consideradas para su estreno. Aunque bien habría valido la pena apreciar en pantalla grande los maravillosos planos de esta región de Chile que capturó Sergio Armstrong que ha colaborado en la fotografía de películas como Neruda (2016) y No (2012).

Detrás de esta película están los hermanos Pablo y Juan de Dios Larraín, quienes a través de Fábula produjeron Nadie sabe que estoy aquí, la misma casa productora de la película Una mujer fantástica (2017), que también nos inserta en la vida de una mujer transgénero, que ha sido señalada por la muerte de un hombre mayor que ella con quien tenía una relación.

Memo también tendrá un momento para ser señalado, para ser descubierto, no del modo que hubiera deseado, pero en medio de cuestionamientos de su rival musical y de su propio padre, también encontrará a sus aliados. No deja de ser talentoso y transparente.

Regularmente, las producciones originales de Netflix, aunque no siempre aciertan en su contenido, y aquí hay un estreno de esta plataforma con tintes de cine independiente que puede entrar, sin duda, en uno de sus mejores estrenos. Una obra que funciona muy bien en su conjunto y que deja un final con un grato sabor de boca.

 

Tráiler:

Ficha técnica:

Nadie sabe que estoy aquí ,  Chile, 2020.

Dirección: Gaspar Antillo
Duración: 91 minutos
Guion: Enrique Videla, Gaspar Antillo, Josefina Fernández
Producción: Distribuida por Netflix. Fabula
Fotografía: Sergio Armstrong
Música: Carlos Cabezas
Reparto: Jorge Garcia, Luis Gnecco, Millaray Lobos García, Nelson Brodt, Juan Falcón, Julio Fuentes, Alejandro Goic, María Paz Grandjean, Solange Lackington, Gastón Pauls, Eduardo Paxeco, Roberto Vander

Una respuesta a «Nadie sabe que estoy aquí»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.