Críticas

El último caso de Sherlock Holmes

Mr. Holmes

Bill Condon. RU, EUA, 2015.

mr.-holmes-cartelMr. Holmes presenta al Sherlock Holmes más crepuscular y decrépito de los que recordamos en el séptimo arte, mucho más incluso que el interpretado por Robert Stephens en la genial La vida privada de Sherlock Holmes (The Private Life of Sherlock Holmes, Billy Wilder, 1970). En Mr. Holmes, Ian McKellen interpreta al más famoso detective literario en los últimos años de su vida bajo la correcta dirección de Bill Condon, que firma su mejor trabajo desde Dioses y monstruos (Gods and Monsters, 1998), también con McKellen, después de haber realizado trabajos como Kinsey (2004), Dreamgirls (2006), las dos últimas entregas de Crepúsculo, Amanecer. Parte 1 (Breaking Dawn. Part 1, 2011) y Amanecer. Parte 2 (Breaking Dawn. Part 2, 2012), y El quinto poder (The Fifth Estate, 2013).

mr-holmes-01Pocos personajes han sido llevados tantas veces al cine como Sherlock Holmes, que ha sido interpretado por innumerables actores (John Barrymore, Basil Rathbone, Peter Cushing, Christopher Lee, John Neville, Christopher Plummer, Robert Downey Jr. y Benedict Cumberbatch, entre otros). Pero no solo eso, sino que el personaje ha generado todo un universo de ficción a su alrededor, al que debemos sumar, además de películas, cómics, videojuegos y un buen número de novelas. Mr. Holmes, precisamente, se basa en una novela de Mitch Cullin, A Slight Trick of the Mind, adaptada al cine por Jeffrey Hatcher. Nos presenta a un envejecido Sherlock Holmes, que ya no vive en el 221B de Baker Street sino en una aislada casa de campo en la que se dedica a la apicultura.

mr-holmes-02Son muchas las novelas y relatos protagonizados por el famoso detective, pero Sir Arthur Conan Doyle solo escribió cuatro novelas y algo más de cincuenta relatos. Aunque el personaje fue creado en 1887, cuando se publicó Un estudio en escarlata, no alcanzó la fama hasta 1891, cuando empezaron a publicarse por entregas las aventuras de Sherlock Holmes en The Strand Magazine. Desde entonces, son muchos los escritores que se han acercado al personaje desde las más insólitas perspectivas. En realidad, lo que hace Condon es repetir la fórmula que tan bien le había funcionado en Dioses y monstruos, donde retrataba la decadencia de uno de los grandes directores del cine de terror, James Whale. En este caso, recurre al mismo McKellen para encarnar a un Sherlock Holmes envejecido que se nos presenta como un personaje histórico, no de ficción.

mr-holmes-03No hay en Mr. Holmes grandes casos, aunque sí la recreación del último (el que le hizo abandonar la profesión), pero sí encontramos la construcción de un personaje que se está descomponiendo, que está perdiendo una de sus cualidades más apreciadas, la memoria. Hay en el personaje que construye McKellen una gran dignidad, la del que trata de aferrarse a los trozos de una memoria que se ha hecho añicos. La composición del personaje es magnífica y pocas veces han podido ver los espectadores representados sobre la pantalla los desoladores estragos de la vejez: mandíbula caída, gesticulación, mirada perdida, balbuceos…

mr-holmes-04A lo largo de la película se alternan varios tiempos narrativos, pero la mayor parte del metraje se centra en un Holmes de 93 años, en 1947, poco después de acabar la Segunda Guerra Mundial, y en su compleja relación con su nueva ama de llaves, la señora Munro (una irreconocible Laura Linney). Con quien sí surge una gran complicidad es con el hijo de la mencionada señora Munro, Roger (Milo Parker).

mr-holmes-05Un reciente viaje a Japón, la resolución de su último caso y la relación con el muchacho y su madre son los ejes sobre los que se sostiene Mr. Holmes, pero lo mejor de la película de Condon no está en la historia, sino en la construcción del personaje que hace McKellen y en la partitura que firma Carter Burwell, habitual de la filmografía del director y de los hermanos Coen.

mr-holmes-06Hay un juego permanente entre la realidad y la ficción, y el propio Holmes alude a los detalles que inventó Watson en los relatos y novelas (la gorra de cazador, la pipa…). Es más, en un momento dado, llega a afirmar que la “ficción carece de valor”, e incluso acude al cine a ver cómo él mismo se ha convertido en un personaje de celuloide (interpretado por Nicholas Rowe, que ya había hecho de Holmes en la entrañable El secreto de la pirámide -Young Sherlock Holmes, Barry Levinson, 1985-). Toda la película es, de hecho, un auténtico juego de espejos, si bien el reflejo de Holmes se va borrando poco a poco de la memoria del personaje interpretado por McKellen. También la vejez de los mitos puede resultar desoladora.

Tráiler:

Ficha técnica:

Mr. Holmes ,  RU, EUA, 2015.

Dirección: Bill Condon
Guión: Jeffrey Hatcher
Producción: Luca Borghese, Iain Canning, Anne Carey, Shani Geva, Aviv Giladi, Jack Morrissey, Amy Nauiokas, Paul Ritchie, Emile Sherman, Greg Yolen
Fotografía: Tobias A. Schliessler
Música: Carter Burwell
Reparto: Ian McKellen, Laura Linney, Milo Parker, Hiroyuki Sanada, Hattie Morahan, Patrick Kennedy, Roger Allam, Philip Davis, Frances de la Tour, Charles Maddox, Takako Akashi, Zak Shukor, John Sessions

Joaquín Juan Penalva

Graduado del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios