Críticas

Con la película al hombro

Miss

Robert Bonomo. Argentina, 2016.

Cartel de la película MissLuego de su paso por los festivales locales, la ópera prima de Robert Bonomo tiene su estreno en la cartelera comercial. Miss es una comedia independiente, fiel al espíritu de una producción hecha a la medida del Buenos Aires Festival de Cine Independiente (Bafici), donde fue exhibida en la 18ª edición.

Robert (Roberto Law Makita) tiene alrededor de 30 años y es de origen asiático. Trabaja de extra en publicidades televisivas y cuida casas particulares. Su lectura habitual es el libro de récords Guinness, el cual comenta con su amigo Rigoberto (Rigoberto Zárate), al que poco le interesa la gente que bate algún récord mundial; más bien él se encarga de pasarle trabajos y lo orienta en materia sexual, ya que Robert es virgen y desea profundamente enamorarse. De camino a un casting, se cruza con Laura (Malena Villa), una bella joven que estudia la carrera de modelo. El amor es la motivación que necesita para intentar cambiar el rumbo de su vida y conquistar a la “chica de sus sueños”.

Miss es un proyecto basado en el hallazgo de un protagonista único e irrepetible. Conocí a Roberto Law Makita hace años haciendo un casting y fue a partir de este encuentro, y muchos otros posteriores, que decidí desarrollar un guion para un largometraje”, comenta el director.

Fotograma de MissEl filme gira en torno a Makita, sobre quien recae el peso del relato. Toda la historia se construye en torno a la cotidianeidad de su protagonista. Robert es un joven naif e inocente, deslumbrado por aquellas cosas pasadas de moda como la elección de la Miss Universo o el mismo libro Guinnes (que ya no se lee), sin embargo su comportamiento “border” lo vuelve un personaje sensible y agradable.

Rodada en la ciudad de Buenos Aires, las calles, los monumentos y los espacios verdes son las locaciones donde los personajes transitan de un lugar a otro con una estética casi publicitaria. La cámara los sigue, pero también queda fija, mientras salen de cuadro delante del espectador, como si la continuidad fuese una obviedad innecesaria de mantener.

Miss, de Robert BonomoEl deseo de dejar de ser lo que son a pasar a convertir su sueño en realidad es el factor común entre los personajes: Robert quisiera dejar de ser extra para ser protagonista de la misma película de amor que nos narra en off. Laura, que dejó atrás la ciudad de San Clemente del Tuyú para probar suerte en Buenos Aires, quiere convertirse en modelo profesional y dejar de hacer pequeñas publicidades. Y la ex Miss Argentina, que ha construido una especie de santuario con todos sus recuerdos de aquella época, quiere seguir siendo la mujer más hermosa entre las argentinas, a pesar del paso de los años.

El guion de Bonomo, Giralt y Villegas juega con el humor, el absurdo, algunos gags y la sencillez de los diálogos. Vuelca su mirada al cine dentro del cine en relación a las historias que el personaje construye a partir de sus deseos. También intenta no caer en ciertos clichés de las comedias románticas con finales predecibles ni ser un relato pretencioso. Más bien se muestra como un filme pequeño que relata una historia sencilla con personajes pintorescos. Nada más que eso.

Miss, críticaEn Miss, el joven Robert, como le gusta que le digan, se pone la película al hombro, y Bonomo logra manejar con un tono naturalista y entretenido una historia sobre seres ordinarios en situaciones tan extraordinarias, como ésta.

Trailer:

Ficha técnica:

Miss ,  Argentina, 2016.

Dirección: Robert Bonomo
Guión: Robert Bonomo, Santiago Giralt, Juan Villegas
Producción: Robert Bonomo, Paula Zyngierman, Juan Villegas
Reparto: Roberto L. Makita, Malena Villa, Rigoberto Zarate, Tuchi Rottemberg

Marcela Barbaro

Profesora de AULA CRÍTICA, Escuela de Crítica Cinematográfica

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios