Críticas

Dando un rostro al enemigo

Mandarinas

Mandariniid. Zaza Urushadze. Estonia, 2013.

 

Cartel de la película MandarinasCorría el año de 1992, en el lejano poblado estonio de Abjasia, en medio de una cruenta lucha entre las antiguas provincias soviéticas de Georgia y Abjasia, en su búsqueda de conseguir el reconocimiento como un país independiente, una vez que la Unión Soviética se había desintegrado. Dicho conflicto étnico y bélico trajo como resultado más de seis mil muertos entre ambas partes, tanto de combatientes como de civiles, además de otros miles de heridos y desaparecidos en combate.

En este complejo marco histórico y geográfico se desarrolla Mandarinas, una coproducción de Estonia y Georgia, a cargo del director y guionista Zaza Urushadze, y bellamente fotografiada por Rain Kotov (Seneelkäik, 2012).

Con una estructura lírica y lineal, Mandarinas narra una historia simple, sencilla en apariencia, sin embargo, con un contenido de enorme profundidad. Se nos presenta una auténtica lección de vida, una muestra de esperanza sobre la capacidad humana para la hermandad, la convivencia entre distintos grupos y el amor fraternal, a pesar de las diferencias. Y aunque se aprecia en una escala pequeña, en una aislada y solitaria extensión de tierra, se presume al menos como una posibilidad optimista, que alienta y conmueve.

En la soledad de sus tierras, un hombre mayor, Ivo (Lembit Ulfsak), trabaja haciendo cajas de madera para empacar las mandarinas que su amigo Margus (Elmo Nüganen) ha sembrado y está a punto de cosechar, con el anhelo de ganar suficiente dinero para salir de ahí y regresar a su país natal, Estonia, al que todos sus amigos, familiares y el resto de su comunidad han tenido que volver, debido a los conflictos violentos que se han desatado en su hogar actual, Afjasia, al que se mudaron en busca de una vida mejor.

No se sabe de manera clara la razón por la que Ivo no ha vuelto a Estonia con su familia y vive completamente solo, salvo por la compañía de su vecino y amigo Margus. Mientras trabajan juntos en la cosecha de mandarinas, se da un enfrentamiento entre un grupo checheno, quienes se unieron como mercenarios a la causa de Afjasia, contra un grupo georgiano. Del cual sobreviven un integrante de cada cuadrilla, el checheno Ahmed (Giorgi Nakashizde) y el georgiano Niko (Misha Meskhi). Ivo lleva a ambos a su casa para atenderlos y cuidarlos, trasladando, así, el agudo conflicto a su propio hogar.

Fotograma de la película MandarinasSin embargo, Ivo no se cuestiona ni se detiene, su deber es hacer lo correcto. Su personalidad es contundente, hombre íntegro, en pro de la vida de cada ser humano, ante el enorme absurdo de la guerra. Es ecuánime, bondadoso, compasivo e inteligente y sabe cómo manejar a sus inquilinos, un georgiano y un checheno, combatientes enemigos, bajo el mismo techo, evitando a toda costa el enfrentamiento, convirtiendo su vivienda en un terreno neutral.

Sin duda, Urushadze sabe cómo involucrar y mantener al espectador en tensión a lo largo de la película, mostrando un lado humanista, además del gusto por los pequeños y mínimos detalles cotidianos. No cabe duda de que a veces lo sencillo es lo más atractivo, y resulta la forma más eficaz de mostrar lo verdaderamente complejo de los conflictos humanos. Asimismo, gracias a las actuaciones sobrias, pero cargadas de emoción, podemos atribuir rostros humanos a los rudos combatientes que a veces imaginamos insensibles e implacables. Ellos mismos lo hacen entre sí, la convivencia rompe las barreras, se percatan uno del otro como semejantes, a pesar de sus diferencias.

El ritmo de la historia es pausado, casi mágico, se suspende en el tiempo, en una burbuja en la que suceden cuestiones importantes, pero aislada de los hechos violentos que los rodean en el exterior. Sumida en un ambiente sereno, de iluminación suave y tenue dentro de la casa del protagonista, acompañada por momentos de humor y a ratos de una música oriental que toca fibras profundas, ideada para el film por el compositor georgiano, Niaz Diazamidze (Konpliktis zona, 2009; Tbilisi-Tbilisi, 2005).

Diversos dilemas éticos y morales se van planteando a lo largo del relato, se nos muestra una cultura con valores como la integridad o el respeto a la palabra, de la importancia del honor aún en tiempos de hostilidad, en los que, creeríamos, carecería de relevancia. Ahmed, el herido checheno, comenta en una ocasión que la palabra de honor lo es todo para ellos. No obstante, Ivo los confronta sobre quién les da el derecho a matar al prójimo, pregunta si la guerra proporciona tal concesión.

Imagen de cítica de película  Mandarinas Por otro lado, el paisaje nos brinda imágenes de árboles repletos de mandarinas, lo que lleva al espectador a cuestionarse el porqué de ellas, de su notable importancia, sobre todo para Margus, en momentos tan arduos y delicados como los que están aconteciendo a su alrededor. Será tal vez porque, de pronto, se convierten para ellos en el símbolo de una esperanza de paz, de la bonanza inalcanzable, promesa de tiempos mejores, un rayo de ilusión ante la inminencia de la desgracia.

Lograr recolectarlas todas, tarea que parece imposible por ser tantas para tan pocas manos, se vuelve en su obsesión, se torna súbitamente en la posibilidad de liberación, un escape viable del conflicto, pero a la vez y contrariamente, las mandarinas se convierten en las cadenas que los atan a su tierra, las que les impiden alejarse.

El film mismo, si se quisiere ver así, es como una mandarina, fruta pequeña y redonda, muy jugosa en su interior y con mucho sabor; se requiere desgajarla y saborearla para apreciar su dulzura, aunque contenga, también, un toque agrio. Igualmente la historia nos deja ese sabor agridulce en la boca, pero con mucho jugo y contenido temático para desgajar, cavilar y reflexionar.

Trailer:

Ficha técnica:

Mandarinas (Mandariniid),  Estonia, 2013.

Dirección: Zaza Urushadze
Guión: Zaza Urushadze
Fotografía: Rain Kotov
Música: Niaz Diazamidze
Reparto: Lembit Ulfsak, Elmo Nüganen, Giorgi Nakashizde, Misha Meskhi

Celia Sutton

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios