Críticas

Desconfianza ciega

Los amos del barrio

The Watch. Akiva Schaffer. EUA, 2012.

Los amos del barrio, cartelLas películas estadounidenses de ciencia ficción de los cincuenta ya alertaban sobre las consecuencias fatales de una invasión alienígena. Esta, en el mejor de los casos, perturbaría los cimientos de la sociedad occidental, y en el peor, destruiría toda señal dejada por la raza humana. Rascando un poco más en este tipo de cine vemos plasmada una gran metáfora, incluso en ocasiones crítica, sobre la Guerra Fría y la nefasta deriva de este período de enfrentamiento, que nunca llegó a materializarse. Un concepto sugerente fue el del ‘otro’, representado en la figura del extraterrestre, que en la mayoría de los casos amenaza la convivencia de una comunidad, de un territorio o de todo un país. La alegoría al enemigo proveniente de la Unión Soviética y de sus aliados es clara.

Más de medio siglo después, el cine, como arte ‘espongiforme’, ha cambiado la manera de acercarnos al mundo alienígena, así como los temas y las críticas sociales vinculadas. Uno de sus contenidos más atractivos es el de la desconfianza. Los humanos ya no solo nos tenemos que preocupar por eliminar al ser de otro mundo, si no que primero nos debemos fiar de nuestros semejantes más próximos.

Fotograma de la película Los amos del barrioAkiva Schaffer recoge parte de estas ideas para realizar una comedia de ciencia ficción. Los amos del barrio está ambientada en una comunidad de vecinos en Ohio, Estados Unidos, donde todo parece perfecto. Evan (Ben Stiller) representa al hombre ideal, virtuoso ciudadano, excelente trabajador y buen marido salvo por algún problemilla. Una noche es asesinado un vecino del barrio y Evan, curtido en mil causas, decide organizar una patrulla ante la inoperancia de la policía. Este proyecto solo cala en tres individuos muy particulares: Bob, Franklin y Jamarcus (Vince Vaughn, Jonah Hill y Richard Ayoade, respectivamente). La ‘inocente’ y desastrosa patrulla vecinal descubrirá que este asesinato es la punta del iceberg de una invasión alienígena.

La historia se complicará aún más al descubrir que los extraterrestres pueden habitar en su comunidad adoptando forma humana. La desconfianza hacia los demás residentes les llevará a espiar o allanar sus domicilios, aunque al mismo tiempo tendrán que resolver sus propios problemas personales.

Los amos del barrio, la películaLas referencias de Schaffer al género beben de La invasión de los ladrones de cuerpos (Invasion of the Body Snatchers, Don Siegel, 1956) o Alien, el octavo pasajero  (Alien, Ridley Scott, 1979). Aunque por su argumento y tono, Los amos del barrio se parecería más a una versión de Attack the Block  de Joe Cornish (2011). Esos sí, un poco inmadura y descafeinada, ya que la película inglesa supera a la estadounidense en calidad y por mucho. También habría que aludir, cómo no, a esa ‘biblia contemporánea’ llamada Los Simpson (The Simpson, Matt Groening, 1989-actualidad). En el capítulo once, temporada quinta, Homer organizará una patrulla vecinal, inoperante y corrupta, para traer la tranquilidad al barrio y atrapar al ladrón conocido como ‘El gato’. Los amos del barrio y Homer, el vigilante parodian de forma desigual el fenómeno de las patrullas vecinales, al parecer muy comunes en Estados Unidos. Los Simpson ganarían en una ficticia batalla. Lo que le pasa al film de Schaffer es que tampoco logra sacar partido a los elementos con los que juega y Groening plasma con maestría una sátira aderezada con crítica social de mucho nivel y divertida.

Los amos del barrio plantea ideas interesantes como las que se refieren al género de la ciencia ficción o a los problemas que sufren los protagonistas, así como ese concepto sobre la invasión llamada individualismo que se lleva a cabo en la cultura occidental. Pero el filme opta por mencionar y no por desarrollar. Lo mismo le ocurre con el humor durante todo su metraje. Tiene momentos graciosos, gags que funcionan, pero carecen de continuidad. Estas faltas, humorística y argumental, dejan al descubierto la cinta ante el ataque del convencionalismo y los recursos fáciles. Una pena.

The WatchEl plantel de actores, Stiller, Vaughn, Hill y Ayoade, es el motivo de atracción de esta película cómica. No es un secreto. Lo malo es que su trabajo se queda muy limitado y en ocasiones se ciñe a cautivar más que a interpretar. Destaca el papel de Richard Ayoade como el vecino contenido y algo raro pero lleno de sorpresas. Jonah Hill también aprueba pero se aleja del elevado nivel demostrado en otros filmes como Cyrus (Jay y Mark Duplas, 2010) o cualquiera de los de la factoría Appatow, Superbad (Greg Mottola, 2007), por ejemplo.

A Los amos del barrio les queda mucho para convertirse en dueños del mismo. Tendrán que mejorar sus técnicas y establecer estrategias originales para convencer a sus vecinos en la pantalla, los espectadores. Pero ya es tarde y los que confiaron en ellos para divertirse o disfrutar se han convertido en vecinos recelosos, en los que se ha sembrado la semilla del desengaño ante cualquier película cómica futura que no venga recomendada.

Tráiler

Ficha técnica:

Los amos del barrio (The Watch),  EUA, 2012.

Dirección: Akiva Schaffer
Guion: Evan Goldberg, Seth Rogen
Producción: 21 Laps Entertainment / Twentieth Century Fox
Fotografía: Barry Peterson
Música: Christophe Beck
Reparto: Ben Stiller, Vince Vaughn, Jonah Hill, Richard Ayoade, Rosemarie DeWitt, Nicholas Braun, Billy Crudup

Una respuesta a “Los amos del barrio”

  1. No tiene muy buena pinta, aunque yo con el Ben Stiller me suelo partir sólo verle el careto.

    Y no sé por qué pero esta peli me recuerda, antes de verla, a la de ‘No matarás… al vecino’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.