Críticas

La búsqueda de la identidad

Lore

Cate Shortland. Alemania, Australia y Reino Unido, 2012.

 

Lore1La Segunda Guerra Mundial, conflicto bélico de repercusión universal, que tuvo lugar entre los años 1939 y 1945, posiblemente sea el momento histórico más veces llevado a la gran pantalla. Cualquiera recordará decenas de clásicos memorables sobre el Holocausto, los campos de concentración, las distintas batallas o la muerte de Hitler. Aun así, sigue siendo un tema recurrente y, a veces, innovador en su plasmación en la gran pantalla, buen ejemplo de ello es la última producción de Cate Shortland, Lore.

Allá por 2004 Somersault  supuso una auténtica sorpresa, no ya por que viniera protagonizada por el ahora omnipresente Sam Worthington o por la espléndida interpretación de una novata Abbie Cornish, sino por la muy interesante labor tras las cámaras de Cate Shortland en su primer filme. Cate Shortland (n. 1968), licenciada en Arte por la Universidad de Sydney (ciudad en la que se halla afincada), autora de tres premiados cortos y realizadora de televisión, dirige Lore, cinta alemana que curiosamente estuvo en mira para ser nominada a los Oscars en el año 2012, en la categoría de película de habla no inglesa, pero por parte de Australia, quien produce la película. La cinta, que llega a nuestras salas un año después de su estreno, es una historia sobre la madurez forzosa de unos críos que se quedan completamente solos en mitad del peligro, en una época dura como es cualquier situación de posguerra. Normalmente, el cine se ha encargado de contar historias de minorías o comunidades judías afectadas por la persecución y el exterminio, sin embargo, pocas han puesto el acento en lo que pudieron experimentar tantas familias alemanas cuando los papeles se invirtieron, esto es, cuando el territorio alemán fue ocupado finalmente por las tropas aliadas[1].

A partir del libro El cuarto oscuro (The Dark room, 2001), de Rachel Seiffert, Lore arranca en 1945 con el precipitado abandono de su hogar por parte de un alto oficial de las SS y su esposa, tras la quema de documentos comprometedores. Mutti, la madre, interpretada por Ursina Lardi, es una mujer ruda, fiel seguidora del Führer, capaz de cuestionar a su marido por los últimos acontecimientos y dolida por tener que huir de casa. Cuando ésta se va le dice a su hija: “debes recordar quién eres”, es decir, no olvidar que ha sido criada en la casa de un oficial alemán. A partir de ahí, Lore se hará cargo de sus cuatro hermanos menores (un bebé, dos gemelos y otra chica) y emprende un tortuoso viaje de novecientos kilómetros hasta Hamburgo, para refugiarse en casa de su abuela. En su camino se cruza con Thomas, un joven judío que ha sido liberado del campo de concentración de Auschwitz. A Lore le produce sensaciones contradictorias. Por un lado siguen presentes en ella los prejuicios hacia los judíos en los que ha sido educada. Por otro, puede ser su tabla de salvación, alguien en quien confiar en ese mundo lleno de mentiras y atrocidades. Debe ser dura y capaz, siendo ésta la compleja cuestión identitaria que guiará película y la cuestión que acompañará a Lore en todo su periplo. De hecho, uno de los aciertos de la directora es plantear la narración a partir de la mirada de la protagonista, la mirada de una adolescente, siendo la adolescencia la etapa en la que la crisis evolutiva primordial consiste en la búsqueda de la identidad. En consecuencia, la adolescencia y la identidad en  tortuoso camino hacia la identidad adulta.

Lore1Lore ha estado inmersa en la mentira. Creía que su padre era un héroe; su madre también odiaba a los judíos. Como ella misma. Las joyas servirán para conseguir algunos alimentos, pero pronto se ve obligada a mendigar, utilizando a su hermano pequeño, un bebé. Sólo halla indiferencia, avaricia y mentiras. Todo está en ruinas, una Alemania en desbandada, sumida en la devastación, la derrota y la muerte. Por ello, lo acertado de la mirada de la directora es el  desglosar las claves de esa transición, la de un país agresivo y arrogante en otro roto y humillado, en el que los vencedores pasaron a ser vencidos en un abrir y cerrar de ojos. Este retrato, a la vez el de una Europa deshecha y el de las miserias del alma humana, ha sido plasmado de forma estremecedora en numerosos filmes. Desde los clásicos de Roberto Rossellini, Roma, ciudad abierta (Roma, città aperta; 1945), Paisà (1946), Alemania, año cero (Germania, anno zero, 1948), pasando por Jacques Tourneur –Berlín Express (1948)– o Billy Wilder –Berlín Occidente (A Foreign Affair, 1948), hasta otras últimas como El pianista (The Pianist, 2002).

A todo ello hay que añadir la magnífica y contenida interpretación de Saskia Rosendahl, la actriz protagonista, que ha construido soberbiamente un personaje que evoluciona con la película y que deambula entre la sensualidad, la ira, la tristeza, el orgullo, el rencor y la rebeldía, pues son muchas las certezas que se desmoronan: la familia, la nación, la hegemonía de la raza aria… Igualmente, Shortland indaga con gran sensibilidad en el despertar sexual de la joven protagonista en medio de ese escenario dantesco, trazando un sobrecogedor periplo de iniciación, que en el fondo es el de esa Alemania de incontables simpatizantes con el régimen que despertaron un día bruscamente de la hipnosis colectiva para toparse con un mundo hostil en el que sobrevivir era una aventura. En términos de dirección, la técnica utilizada es de cámara en mano, no estamos ante un documental pero consigue un efecto de proximidad bastante acertado, gracias a una imagen en 16 mm., inquieta y naturalista. El genio Max Richter regresa con otra banda sonora a tener en cuenta y vuelve de igual manera a emocionarnos con algunas partituras brillantes. El compositor británico, aunque de origen alemán, hace uso de las cuerdas y los fondos sintetizados para compactar toques melódicos repletos de nostalgia.

Lore_1Al final de esos cientos de kilómetros recorridos entre penurias, barrizales y crímenes, Lore se ha hecho mujer rompiendo con su pasado, con su fidelidad infantil nazi y sus consignas agotadas. El dolor implacable la ha transformado. El entendimiento del horror del holocausto desmorona su frágil estructura, y un sentimiento de transformación va calando hondo. Probablemente, Lore y sus hermanos simbolicen perfectamente la generación de la posguerra alemana. Esa generación que heredó la vergüenza del holocausto. Lore representa además a esa mujer que levantó a la Alemania en ruinas (pocos hombres quedaron tras la contienda). Mientras los padres y la abuela de Lore (rancios especímenes de lo que fue el enfermo régimen nazi) representan a esa generación que avergonzó a Alemania (como Michael Haenecke la retrata magistralmente en su filme La cinta blanca), Lore y sus hermanos encarnan a esa nueva generación que debió reinventarse y renacer de sus cenizas desde el vacío y el fracaso. Estamos ante una película intensa y muy disfrutable, útil y bastante creíble. Sin maniqueísmos ni estereotipos, es una mirada necesaria e interesante de un terrible momento de la historia.

 

[1] Otro aspecto olvidado por la historia y recuperado por el cine son las vejaciones infringidas a las mujeres alemanas por los soldados soviéticos tras la ocupación de Berlín: Anónima, una mujer en Berlín (Max Fäberböck, 2008). Los historiadores deducen alrededor de 125 mil las mujeres y niñas violadas por las tropas soviéticas en Berlín y cerca de 2 millones en toda Alemania, durante el fin de la Segunda Guerra Mundial. El relato anónimo de las vivencias de una mujer anónima, entre abril y junio de 1945.

Tráiler:

Ficha técnica:

Lore ,  Alemania, Australia y Reino Unido, 2012.

Dirección: Cate Shortland
Guion: Cate Shortland y Robin Mukherjee, basado en la novela “The dark room”, de Rachel Seiffert
Producción: Benny Drechsel, Karsten Stöter, Liz Watts y Paul Welsh
Fotografía: Adam Arkapaw
Música: Max Richter
Reparto: Saskia Rosendahl (Lore), Nele Trebs (Liesel), Mike Weidner, Ursina Lardi, Hans-Jocken Wagner (Vati), André Frid (Gunter).

5 opiniones en “Lore”

  1. Totalmente de acuerdo en lo referente a que son la” generacion que heredaron la verguenza del holocausto “, t hace pensar en la situacion que pasaron al otro lado una Alemania derrotada con una gran carga de barbaries cometidas por pagar.

  2. La pelicula muestra una realidad acertiva de una generacion de posguerra que tiene que enfrentarce a una realidad tras ser criados con ideales elitistas y racistas a ser los que formaran a la nueva Alemania pero antes tendran que sufrir algunas de las dejaciones que sus antecesores hicieron. excelente trama.

  3. Excelente film, dramática historia de una travesía increíble por la Alemania de post guerra, de 5 hermanos y un joven judío, en busca de un futuro muy incierto.
    Buena ambientación, música y sobresaliente actuación de la actriz que personifica a Lore.
    Película muy recomendable.

  4. He visto la película y caí en la cuenta de que siempre se han mostrado filmes hechos por yanquis donde ellos son los héroes y los alemanes crueles y poco inteligentes. En Lore me conmovió la orfandad en que quedan esos hermanos, había sido que los alemanes también sufrieron y pasaron hambre. Me pareció una película muy artística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *