Críticas

Profunda y limpia

La herida

Fernando Franco. España, 2013.

Cartel de la película La heridaLos grandes imperios de la Historia concebían a las personas de fuera de sus fronteras, a los no ciudadanos, como bárbaros. Estos carecían de las cualidades innatas que al parecer poseían los que nacían dentro del imperio. Para unos era la civilización, el dios verdadero, las superioridad moral y el poderío de explotación material y humana, frente a aquellos que por no ser dueños, no lo eran ni de su propia vida. Hubo que esperar unos siglos para tomar la lupa y empezar a ver a esos bárbaros de otra manera. Surgió la antropología (aunque antes hubo muchos ejemplos de empatía), y esos seres despeinados y brutos se convirtieron en personas.

Sin dejar la lupa a un lado y como si de los galos de la aldea de Astérix y Obélix se tratara, trabajos como La herida, de Fernando Franco, sobreviven al asalto (poner detrás el adjetivo que se quiera: estético, económico…) sin oponerse a nada ni a nadie, sino apostando por realizar otro tipo de cine.

El paso al largometraje del montador Fernando Franco supone visibilizar, de nuevo, que algo ocurre desde hace tiempo en el audiovisual español. Que existen otros modos, maneras, temas, y que el concepto de cine, por si alguien no lo sabía, se ha vuelto flexible y multiforme. Es lo que tienen las épocas de cambios…

Fotograma de La heridaEsta demostración llegó de la mano del Festival de San Sebastián, donde La herida se llevó el Premio Especial del Jurado y Concha de Oro a la Mejor Actriz (Marian Álvarez).

Resulta difícil hacer una buena sinopsis de esta cinta. La oficial, en la página web del director, dice esto: “Ana tiene 28 años. Padece lo que los psiquiatras denominan Trastorno Límite de la Personalidad. Pero ella no lo sabe”. Estas dos líneas son ciertas, pero las ramificaciones de este personaje y del propio filme son amplias. Ana es la película y la película es Ana. La protagonista es incapaz de mantener una estabilidad emocional. Sus relaciones, ya sea con sus padres separados o con su novio, fluctúan entre la tensa calma y el arrebato. En su trabajo (es conductora y asistente de las ambulancias que trasladan enfermos para rehabilitación) parece reinar un cierto equilibrio, aunque de una forma frágil. Su reducto, el de la sinceridad y la amistad, se encuentra de manera virtual entre las líneas de un chat.

La herida, críticaEl argumento es complejo y peligroso, ya que puede caer en reiterados tópicos, pero el director sevillano solventa bien el ritmo de la historia y desgrana con cruda precisión cada aspecto de su protagonista. Ayuda el seguimiento casi asfixiante que la cámara hace a Ana, a través del plano secuencia, capaz de transmitir su sufrimiento y desasosiego. De esta manera, el espectador se encuentra como partícipe pasivo de sus idas y venidas emocionales, de su uso y abuso de alcohol y drogas, de su incomunicación, de su soledad o de escenas sexuales profundamente sórdidas.

La digestión de todo esto resulta pesada. Incluso llega a empachar porque desde nuestra butaca también sufrimos la indiferencia que los demás personajes brindan a Ana. Y son estos temas: la soledad, la incomunicación (ya presente en el corto del director, Mensajes de Voz), la inestabilidad emocional, el papel de las nuevas tecnologías…, los que también nos interpelan, quedando grabados en nuestra retina. Todo lo anterior también se podría aplicar al estudio de nuestra propia sociedad, que fuera de trastornos puntuales, se debate en una ciclotimia difícil de tratar.

Imagen de La heridaEl envite de este joven y talentoso bárbaro llamado Fernando Franco se suma al de otros del audiovisual español: Albert Serra, Isaki Lacuesta, Los Hijos… capaces de proponer formas nuevas frente al silente y ordenado imperio (aquí sustituyan esta metáfora por uno o varios nombres comunes o propios). Todavía hay muchos que, en el mejor de los casos, desconocen a estos bárbaros y, en el peor, desprecian este cine sin llegar siquiera a verlo. Menos mal que nos queda la empatía.

Trailer:

Ficha técnica:

La herida ,  España, 2013.

Dirección: Fernando Franco
Guion: Fernando Franco, Enric Rufas
Producción: Elamedia Inc./ Encanta Films / Etb (Euskal Telebista) / Kowalski Films / Pantalla Partida Producciones
Fotografía: Santiago Racaj
Reparto: Marian Álvarez, Manolo Solo, Rosana Pastor, Ramón Barea, Andrés Gertrudix, Luis Callejo, Ramón Agirre

3 opiniones en “La herida”

  1. Acabo de ver la herida. Tengo 39 años y he sufrido tlp. 10 años de infierno y otros tantos, antes, de inseguridades. Me stoy planteando escribir un libro con mi história, yo era actriz, incluso una obra de teatro…con una amiga dramaturga. La herida me ha gustado, es bastante acertada la forma de tratar la enfermedad, sólo hay una cosa que no es creíble, el tlp comporta tal sufrimiento que es imposible no acudir a un médico…auque sea para no hacerle caso…es muy difícil de transmitir lo que se siente…por eso la película habla de lo que se vé. Lo que más me ha gustado són las conversaciones con su amigo ciber, creo q allí se plasma la calma dentro de la tormenta, alguien que la entiende. grácias por tratar estos temas. La salud mental está muy estigmatizada y sigue siendo un tabú. Un placer triste. Si, transmite.

  2. Hola Marta.
    Mi nombre es Mar y tengo 47 años.
    No sé si llegarás a leer esto, pero nunca se sabe.
    Estoy viendo La herida, y francamente me veo totalmente identificada. Desde los 20 años me he sentido así. No tenía ni idea del porqué de este comportamiento mío y estos vacíos tan angustiante. Obviamente los médicos menos. Distimia, depresión, era el diagnóstico. Hace 2 años que mi psiquiatra después de tratarme un tiempo y medicarme, me dijo que tenía Tlp y que era una enfermedad crónica, de por vida. Comprendí muchas cosas. Me dijo que con medicación y una buena terapia podría aprender a vivir con ello.
    Actualmente acudo a un grupo en hospital de dia que es exclusivamente para tratar el Tlp.
    Desde Noviembre de este pasado 2016 acudo. No las veces que pauta la terapia ya que hay días que ni asomo las antenas.
    Ayer Jueves la psiquiatra y psicologa tuvieron una extensa charla conmigo, (han tenido mucha paciencia con mis ausencias). Me he comprometido a asistir a todas, por mucho que me cueste salir de mi rincón. Tengo 3 años por delante de terapia todavía.
    La cuestión es que me ha parecido que decías que “sufriste de Tlp”, y la verdad me parece muy interesante. Y a la vez saber como y de que modo vives ahora con ello.
    Ya te digo, me lo han dicho tod@s los profesionales. Es de por vida.
    Serias tan amable si llegas a leer mi comentario, trasmitirme como lo has logrado?
    Muchísimas gracias de antemano.
    Un fuerte abrazo.
    Mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *