Críticas

Dos momentos de la vida de una artista extraordinaria que enriqueció el mundo del espectáculo

Judy

Rupert Goold. EUA, Reino Unido, 2019.

Cartel de la película JudyLas biografías de los artistas famosos, sean cantantes o actores, en general, son una cantera de películas de buena calidad, y Judy no es la excepción. Fue Judy Garland, la actriz y cantante, un personaje absolutamente espectacular, que dedicó su vida entera al espectáculo, recibiendo grandes aclamaciones y premios, filmando películas que, en buena parte, se han mantenido en el tiempo como obras de culto, y cantando canciones muy bellas y celebradas. Su vida fue muy compleja, plena en contradicciones y luchas personales, aflicciones y festejos, triunfos y fracasos, orgullosa belleza y complejo de inferioridad, amores y desamores.

Es Judy una película de muy buena calidad dramática, que trata de explorar las profundidades del alma de la actriz, refiriéndose tanto a sus inicios como niña actriz, cantante fenómeno, esclava de un contrato con la productora MGM, como en el último año de su vida, que transcurre en medio de la gloria y la adoración de sus fanáticos y de la miseria generada por sus inseguridades y adicciones a las pastillas y al alcohol. Judy niña, insegura, protegida y desprotegida, rebelde y esclava, agotada hasta el cansancio, energética hasta la explosión creativa; Judy, mujer genial, encerrada en la cueva de la incertidumbre. En esas épocas juveniles e infantiles de magia reprimida, la famosa protagonista de El Mago de Oz  (The Wizard of Oz, Victor Fleming, 1939) fue receptáculo de las semillas de la adicción, que prosperaron en su personalidad hasta destruir muchas cosas. Al mismo tiempo, sin embargo, recibió las bendiciones de la actuación y del canto, a las cuales se haría también adicta, como lo fue a los matrimonios infelices. Fruto de alguno de ellos fue el nacimiento de otro icono del cine, del canto y del espectáculo, la gran Liza Minelli.

Judy, la película

La película nos va acercando a los dramas de Judy Garland, a través de sus canciones y de sus actuaciones en su último año transcurrido, en la ciudad de Londres. Renée Zellweger, en verdad, se transformó y nos atrapó con esos momentos duros, de insegura gloria, en los cuales su Judy, aferrándose a fugases momentos de lucidez, se recupera del alcoholismo y de las pastillas para cantar algunos de los más sentidos éxitos. Quizás el momento cumbre transcurra cuando se atreve con los sentidos versos de Somewhere over the Rainbow, considerada por muchos como la canción más notable del cine y que Judy, después de haberla cantado centenares de veces, convirtió en parte de su vida, muy cercana a su dolido corazón:

En algún lugar, más allá del arco iris, bien en lo alto, hay una tierra, el país mágico de mis canciones de cuna. En ese lugar son azules los cielos y en él los sueños atrevidos se convierten en realidad. Algún día, soñaré desde las estrellas, las nubes ya lejanas, muy atrás, los problemas deshechos como gotas de limón. Allá lejos, allende las altas chimeneas, me encontrarás. En algún lugar, más allá del arco iris, vuelan los pájaros azules. Ellos vuelan, se ven felices sobre el arco iris. ¿Y yo por qué no puedo llegar?

Es el drama la tierra de los contrastes, la de los tránsitos continuos, cada paso es un cruce de fronteras, donde lo desconocido aguarda, cargado de castigos y de premios. Judy busca, en Londres, alivio de todos sus males y se confía en esta ciudad, que la aclama, para renacer. Empieza así una lucha: Surge su voz, llena de calidad y de reminiscencias; de poderosas líricas se arma su mente; con determinación se lanza a cantarlas, como si se tratara de la actuación de su vida. Solo que es débil su cuerpo, que experimenta desmayos, temblores y angustias y se empieza a volver repetitivo lo peor: No le salen las palabras y debe dejar de cantar.

Fotograma de la película Judy

Es el drama también la tierra de las posibilidades, aunque siempre dispuestas a alejarse cuando se las ve reales y cercanas. La mente, como animal que regresa a su confortable guarida, encuentra, una y otra vez, recursos creativos y siente las caricias dopamínicas cuando domina la ilusión. Pero ya se han perdido los seguros surcos, propios de los campos conocidos, y hay que atravesar las traicioneras incertidumbres. Tuvo Judy quien le ayudara en semejantes trances. Su asistente inglesa, Rosalyn Wilder, paciente hasta la humillación, la saca varias veces de los abismos y nos hace reflexionar sobre el poder sanador del que acompaña con admiración y respeto al famoso caído.

El espectáculo nos hace olvidar las tristezas y las angustias y nos entretiene, ya que no sería tan atractivo estar sujetos solamente a las tragedias. De eso se encargan el guion y todos los grandes momentos del filme. Estos abundan, porque la música y el canto, los sones de la orquesta, los aplausos y las luces nos sacan del pesimismo, y Judy es pródigo en espectáculos y momentos de gran calidad musical, humorística y humana, basados no solamente en las ocurrencias de los personajes, sino en diálogos que cautivan y que nos hacen sentir protagonistas de una historia que apenas si conocíamos, pero que estaba en nuestros subconscientes, pues con seguridad, Judy Garland ya había aparecido en nuestras vidas, sea por imágenes (como la que está colgada en una galería de artistas en la sala de cine alternativo que visito cada semana), por menciones de nuestros padres o por las películas mismas.

Renée Zellweger com Judy Garland

Judy es la historia de dos momentos de la vida de un personaje excepcional; es también una invitación a llenar los espacios entre estas dos épocas, recorriendo la vida de Judy Garland, a través del visionado de su preciosa filmografía y de la escucha atenta de sus notables canciones.

 

Trailer

Ficha técnica:

Judy ,  EUA, Reino Unido, 2019.

Dirección: Rupert Goold
Duración: 118 minutos
Guion: Tom Edge
Producción: David Livingstone
Fotografía: Ole Bratt Birkeland
Música: Gabriel Yared
Reparto: Renée Zellweger, Finn Wittrock, Jessie Buckley, Rufus Sewell, Michael Gambon, Darci Shaw, Richard Cordery, Bella Ramsey, Royce Pierreson, Andy Nyman Daniel Cerqueira, Arthur McBain, John Dagleish, Gemma-Leah Devereux,David Rubin, Lewin Lloyd, Fenella Woolgar, Gus Barry

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.