Críticas

El último matrimonio americano

Jóvenes prodigiosos

Wonder Boys. Curtis Hanson. EUA, 2000.

Jóvenes prodigiosos, cartelCurtis Hanson (1945-2016) tiene un lugar asegurado en la Historia del Cine gracias a un clásico del neonoir como L.A. Confidential (1997), adaptación de la novela de James Ellroy que llevaron a cabo el propio Hanson y Brian Helgeland, y con la que obtuvieron el Oscar al mejor guion adaptado. Aunque L.A. Confidential me parece una auténtica joya y un magnífico homenaje al cine negro de los años 40, confieso que siento especial debilidad por su siguiente película, Jóvenes prodigiosos, basada en una novela de Michael Chabon, que se centra en la figura de un escritor en decadencia, reconvertido en profesor de escritura creativa en Pittsburgh (Pennsylvania), ciudad que se convierte en un personaje más de la historia.

Jóvenes prodigiosos es una comedia negra divertidísima, con muy mala leche y políticamente incorrecta, que sigue de cerca, durante un fin de semana, los prodigios y azares del decadente y errático Profesor Grady Tripp (Michael Douglas, en uno de los mejores papeles de su carrera), un novelista que obtuvo un gran éxito con su opera prima, Hija de pirómano, publicada siete años atrás, pero que lleva ya mucho tiempo en dique seco, bloqueado con una novela fallida y monumental que va camino de convertirse en una obra enciclopédica. Es, desde luego, un personaje muy agradecido, al que le caen todas las desgracias encima durante ese fin de semana, lo que, en cierto modo, le obliga a tomar decisiones. Grady Tripp, al igual que Hank Moody (David Duchovny), el protagonista de la serie Californication (2007-2014), es un tipo que intenta hacer lo correcto en mitad de un mundo en pleno desmoronamiento, y hay ahí una grandeza patética que salva y redime al personaje, a pesar de todos sus defectos y todas sus miserias.

Durante el fin de semana mencionado, la Universidad Carnegie Mellon organiza en Pittsburgh el Festival de las Palabras, en el que participan el alumnado, el profesorado y un buen número de figuras literarias, entre las que destaca el exitoso y millonario Quentin Morewood, más conocido como Q (Rip Torn). Grady no está pasando un buen momento creativo, y a eso se le suma el hecho de que su esposa acaba de abandonarlo, de que acaba de llegar a la ciudad su agente literario, Terry Crabtree (Robert Downey Jr.), en busca de la novela y de que su relación con la rectora Sara Gaskell (Frances McDormand) se complica. Afortunadamente para Grady, su relación con el impredecible James Leer (Tobey Maguire) y la disciplinada Hannah Green (Katie Holmes), dos de sus mejores alumnos, supone un auténtico soplo de aire fresco.

Si bien Michael Douglas compone un personaje magnífico, lo cierto es que la galería de secundarios que lo rodean resulta espectacular. Todos tienen su historia, e incluso algunos objetos, como una chaqueta que perteneció a Marilyn Monroe, un Ford Galaxy granate oscuro de 1966 entregado en pago a una deuda y el batín de franela que Grady se pone para escribir, se convierten en auténticos motores de la trama. Todo puede pasar en Pittsburgh durante el Festival de las Palabras, sobre todo porque hay un buen número de aspirantes en busca de una buena historia.

Todo esto, además, con algunas canciones de Bob Dylan como telón de fondo, que se animó a componer el tema principal de la película, “Things Have Changed”, canción con la que ganó el Oscar y el Globo de Oro, nada menos. Y, aunque la voz en off resulta, en ocasiones, un tanto machacona, toda la película destila amor por la literatura y por el cine clásico, ya que James Leer, además de un niño prodigio de la narrativa, que está constantemente inventando historias sobre su supuesta vida, está obsesionado con los suicidios de Hollywood (Marilyn Monroe y George Sanders son motivos recurrentes en Jóvenes prodigiosos) y lleva en la mochila la biografía de Errol Flynn y una copia en VHS de Escrito en el viento (Written on the Wind, Douglas Sirk, 1956). El propio Grady, casi al final, presenta una reflexión magnífica sobre su oficio: “Nadie le enseña nada a un escritor, le dices lo que tú sabes, le dices que encuentre su voz y no la pierda”.

En definitiva, detrás de todos los sucesos, avatares y peripecias que se dan a lo largo del fin de semana, lo que encontramos es una pequeña historia de amor entre dos personas maduras, y eso nos habla de las segundas oportunidades. Si van a Pittsburgh un fin de semana de febrero, procuren coincidir con el Festival de las Palabras, puede que vean por allí a Grady Tripp presentando su segunda novela, quién sabe.

Premios: Ganadora del Oscar a la Mejor Canción y nominada en las categorías de Mejor Guion Adaptado y Mejor Montaje; ganadora del Globo de Oro a la Mejor Canción y nominada a la Mejor Película-Drama, Mejor Actor-Drama (Michael Douglas) y Mejor Guion.

Tráiler:

Ficha técnica:

Jóvenes prodigiosos (Wonder Boys),  EUA, 2000.

Dirección: Curtis Hanson
Duración: 112 minutos
Guion: Steve Kloves
Producción: Curtis Hanson y Scott Rudin
Fotografía: Dante Spinotti
Música: Christopher Young
Reparto: Michael Douglas, Tobey Maguire, Frances McDormand, Katie Holmes, Robert Downey Jr., Rip Torn, Philip Bosco, Richard Thomas, Michael Cavadias, Jane Adams, Kelly Bishop

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.