Investigamos 

Ian Fleming, un novelista al servicio secreto de Su Majestad

Un empedernido fumador

Desde que tengo uso de razón me gusta el cine, y desde que me gusta el cine uno de los personajes que recuerdo con más admiración es el de James Bond, ese agente al servicio secreto de Su Majestad que viajaba mucho, amaba a mujeres hermosas (a varias en cada entrega), conducía coches caros, bebía exóticos cócteles y, sobre todo, tenía licencia para matar (eso a mí entonces me parecía el colmo de la sofisticación). La primera película de Bond que vi en el cine fue Panorama para matar (A View to a Kill, John Glen, 1985), y, aunque luego he comprobado que es una de las cintas peor valoradas de la saga, lo cierto es que siempre estará entre mis favoritas por diversos motivos, posiblemente los mismos que hoy la hayan situado entre las peores: la aparición de la Torre Eiffel, la presentación del Renault 11 (un taxi que Roger Moore dejaba partido por la mitad), una malvadísima pero muy atractiva Grace Jones, un Christopher Walken pasado de rosca… Fui con mis padres a ver esa película al cine Navas, en el centro de Alicante, quizás el único de los cines históricos de esa ciudad que no ha apagado todavía su proyector.

Todos los libros de la serieAhora bien, no es ese el único recuerdo infantil que conservo de Bond. Cuando el mercado del vídeo doméstico estaba en mantillas y empezaron a proliferar los videoclubes en España (recuerden el sistema VHS, el más extendido, pero también sus competidores, el Betamax y el 2000), había muy pocos títulos que se podían comprar, pero la saga Bond había optado por ese mercado y esas fueron, junto a algunos títulos de Disney, las primeras películas originales que entraron en casa, primero en Beta, y luego, inevitablemente, en VHS. Poco a poco, fui viendo todas las películas de la serie, más o menos en orden. Roger Moore era, sin duda, mi 007 preferido, pero poco a poco me dejé conquistar también por Sean Connery.

Casino Royale, de Ian FlemingLa saga de James Bond debe ser la que más largometrajes ha proporcionado al cine. En total, podemos hablar de veintitrés películas “oficiales”, a las que habría que sumar un episodio de la serie Climax! (1954-1958), concretamente el primero de la tercera temporada, titulado Casino Royale (William H. Brown Jr., 1954), la primera adaptación de una obra literaria de Ian Fleming; la parodia multiestelar Casino Royale (Val Guest, Ken Hughes, John Huston, Joseph McGrath, Robert Parrish, Richard Talmadge, 1967); y la última película de Sean Connery como el agente 007, Nunca digas nunca jamás (Never Say Never Again, Irvin Kershner, 1983), basada en la novela Operación Trueno (1961). Lo más curioso es que, tras el personaje de Bond, había un material literario previo, si bien hemos de reconocer que las novelas de Ian Fleming, aunque gozaron de gran éxito, no hubieran logrado convertir a James Bond en el icono que es hoy en día sin su paso por el séptimo arte. Fleming creó a Bond, pero ha sido el cine el que lo ha hecho grande.

La mansión de Ian Fleming en JamaicaEn realidad, todo empezó en el Caribe, uno de los escenarios habituales de la saga. En su casa de Jamaica, llamada Goldeneye, como una de las operaciones secretas en las que tuvo que participar durante la Segunda Guerra Mundial, Ian Fleming (1908-1964) escribió, entre febrero y marzo de 1952, la primera novela de Bond, Casino Royale, que se publicó en Gran Bretaña en 1953. Repitió ese mismo ritual durante más de una década: entre enero y marzo, Ian Fleming se sentaba en Goldeneye para escribir sus historias sobre Bond, que luego corregiría durante el resto del año. Fleming, que había estudiado en Eton, trabajó como reportero para la Agencia Reuters y se dedicó durante un tiempo a la Bolsa. Ahora bien, fue su trabajo para el Departamento de Inteligencia Naval durante la Segunda Guerra Mundial lo que le proporcionó el material suficiente para las novelas de Bond. En el otoño de 1944, en el transcurso de una de sus misiones, Fleming fue enviado a la isla de Jamaica. Se enamoró del lugar y buscó una finca de seis hectáreas en la que poder instalarse tras la guerra. Fleming abandonó el servicio activo a finales de 1945 con el rango de comandante. Ya había adquirido la experiencia necesaria para alumbrar a James Bond, pero el agente 007 tuvo que esperar todavía algunos años, ya que Fleming empezó a trabajar para el grupo editorial Kemsley Newspaper. El personaje de Bond nació como un pasatiempo estival, y tomó prestado el nombre de un ornitólogo cuya guía de pájaros leía Fleming en Jamaica.

Moonraker, de Ian FlemingPoco después de que apareciera Casino Royale, Fleming se casó con Lady Anne Rothermere. Aunque Casino Royale tuvo un éxito muy discreto, su segunda novela, Vive y deja morir (1954), supuso un gran éxito de crítica y público. A ese título le siguieron Moonraker (1955), en la que nos enteramos de algunos datos de la vida del personaje, Diamantes para la eternidad (1956), Desde Rusia con amor (1957), Dr. No (1958) y Goldfinger (1959). Fleming publicó una antología de cinco relatos cortos, titulada Solo para sus ojos, a partir de los materiales que había elaborado para una serie de la CBS que nunca se llegó a realizar. Esos relatos eran “Solo para sus ojos”, “From a View to a Kill”, “A Quantum of Solace”, “Risico” y “The Hildebrand Rarity”. Algo parecido ocurrió con Operación Trueno (1961), que, en realidad, era una novelización del guion que Fleming había preparado con Kevin McClory y Jack Whittingham.

En marzo de 1961 ocurrió lo inesperado, la revista Life publicó la lista de las novelas preferidas del presidente John F. Kennedy y Desde Rusia con amor ocupaba el noveno lugar. Las ventas de las novelas de Fleming se dispararon, especialmente las de Operación Trueno, que acababa de salir. No ocurrió lo mismo con La espía que me amó (1962), una novela atípica dentro de la saga, ya que predomina el tema amoroso y erótico sobre la aventura, y Bond no sale hasta el último tercio de la novela, por lo que fue recibida de forma muy tibia. Todo cambió con el estreno cinematográfico de Agente 007 contra el Dr. No (Dr. No, Terence Young, 1962), que convirtió inmediatamente a Bond en un mito internacional.

La vida de Ian FlemingEn 1963 Fleming publicó la que quizá sea su mejor novela, Al servicio secreto de Su Majestad. El último título publicado en vida del autor fue Solo se vive dos veces (1964). Fleming dejó inacabada El hombre de la pistola de oro, que se publicó por entregas en la revista Playboy. Todavía saldría en 1966 una colección de relatos póstumos, titulada Octopussy and The Living Daylights, que incluía los relatos que dan título al libro y “The Property of a Lady” y “007 in New York”. De toda la producción de Fleming sobre 007, únicamente quedan cuatro relatos por adaptar al cine, “The Property of a Lady”, “007 in New York”, “The Hildebrand Rarity” y “Risico”, todos los demás ya han sido llevados a la gran pantalla: Agente 007 contra el Dr. No, Desde Rusia con amor (From Russia with Love, Terence Young, 1963), James Bond contra Goldfinger (Goldfinger, Guy Hamilton, 1964), Operación Trueno (Thunderball, Terence Young, 1965), Solo se vive dos veces (You Only Live Twice, Lewis Gilbert, 1967), Al servicio secreto de Su Majestad (On Her Majesty’s Secret Service, Peter R. Hunt, 1969), Diamantes para la eternidad (Diamonds Are Forever, Guy Hamilton, 1971), Vive y deja morir (Live and Let Die, Guy Hamilton, 1973), El hombre de la pistola de oro (The Man with the Golden Gun, Guy Hamilton, 1974), La espía que me amó (The Spy Who Loved Me, Lewis Gilbert, 1977), Moonraker (Lewis Gilbert, 1979), Solo para sus ojos (For Your Eyes Only, John Glen, 1981) Octopussy (John Glen, 1983), Panorama para matar, 007: Alta tensión (The Living Daylights, John Glen, 1987), Casino Royale (Martin Campbell, 2006) y Quantum of Solace (Marc Forster, 2006).

Todas las cubiertasLa muerte de Fleming no acabó, sin embargo, con el personaje, ni mucho menos, ya que diferentes autores han publicado nuevas entregas de Bond: en 1968 Kingsley Amis publicó Colonel Sun, y en 1981 los herederos de Fleming le confiaron el personaje a John Gardner, que publicó License Renewed (1981), For Special Services (1982), Operación Rompehielos (1983), Misión de honor (1984), Nadie vive eternamente (1986), No Deals, Mr. Bond (1987), Scorpio (1988), Win, Lose or Die (1989), Brokenclaw (1990), The Man from Barbarossa (1991), Death is Forever (1992), Never Send Flowers (1993), SeaFire (1994) y COLD (1996). Tomó el testigo de Bond Raymond Benson, con títulos como Zero Minus Ten (1997), The Facts of Death (1998), High Time to Kill (1999), DoubleShot (2000), Never Dream of Dying (2001) o The Man with the Red Tattoo (2002).

Además de escribir novelas sobre Bond, Fleming publicó algunas obras de corte periodístico, como The Diamond Smugglers (1957), sobre el contrabando de diamantes, o Thrilling Cities (1963), un libro de viajes. De todas maneras, su libro de mayor éxito fuera de la saga Bond es una historia infantil, Chitty Chitty Bang Bang, dedicada a su hijo Caspar, que fue llevada al cine en 1968 por Ken Hughes.

Live and Let DieDr. No está considerada una de las mejores novelas de toda la serie, de ahí que se adaptara en primer lugar al cine. El 5 de octubre de 1962 tuvo lugar en Londres la premiere de Agente 007 contra el Dr. No, la primera película que tomaba como protagonista al personaje creado por Ian Fleming. El Bond que hemos visto en las pantallas debe tanto a Ian Fleming como al primer guionista de la serie, Richard Maibaum, que estilizó al personaje y lo dotó de una elegancia que se ha convertido en seña imprescindible de la saga. Maibaum participó, de una u otra forma, en casi todas las películas entre Agente 007 contra el Dr. No y Licencia para matar (Licence to Kill, John Glen, 1989). Desde entonces, Neal Purvis y Robert Wade han asumido ese papel. En cualquier caso, hemos de reconocer que James Bond se encuentra en plena forma a pesar de haber celebrado ya sus bodas de oro con el séptimo arte. ¡Dios salve a Bond!

Bibliografía:

TEJERO, Juan, Su nombre es Bond, James Bond. Parte I. Los archivos del Agente 007, Madrid, Bookland Press, 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.