Festivales

Festival Internacional de San Sebastián 2016

FestivalSanSebastian2016foto1

 

Mediocridad en la Sección Oficial y apabullantes propuestas en otras secciones

La 64º edición del Festival de Cine de San Sebastián ha llegado a su final, con la gala de entrega de los premios concedidos en las diferentes secciones. En la Oficial, y consecuente con la impresión general del anodino nivel medio de las participantes, los principales galardones entregados, prácticamente han dejado un sabor de cierta indiferencia a la mayoría. Ha sido el cine oriental el gran triunfador, en primer lugar por la Concha de Oro obtenida por la película china Wo bu shi pan jinlian / I Am Not Madame Bovary, del realizador Xiaogang Feng, además de acaparar la de Plata a la Mejor Actriz su protagonista, Fan Binbing. Nos encontramos ante un recorrido, por el aparato burocrático chino, de una mujer que no se conforma con la validez legal de un divorcio concertado ficticiamente para la obtención de ciertas ventajas económicas. En segundo lugar, el cine coreano ha obtenido, con su realizador Hong Sang-soo, la Concha de Plata al Mejor Director, con el filme Dangsinjasingwa dangsinui geot/Yourself and Yours, a vueltas con las relaciones de pareja, infidelidades y embustes.

La cuota del cine español la consiguió el magnífico Eduard Fernández en su papel, como actor, de Francisco Paesa en El hombre de las mil caras, de Alberto Rodríguez, y los guionistas Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen, en Que Dios nos perdone, de Rodrigo Sorogoyen, un solvente thriller que se desarrolla en Madrid, en el verano de 2011, en plena crisis económica, movimiento 15-M y con miles de peregrinos en un encuentro católico con la asistencia papal.
FestivalSanSebastian2016foto2

 

La modesta pero interesantísima película del realizador argentino Emiliano Torres, El invierno, coproducida por Argentina y Francia, ha conseguido el galardón de Mejor Fotografía, a cargo de Ramiro Civita, en su representación del ambiente gélido y hostil en una estancia patagónica, además del Premio Especial del Jurado, por su historia de un enfrentamiento entre dos hombres en la lucha por la supervivencia, aún a costa de la explotación y falta de consideración y aprecio externo. Este último galardón lo ha tenido que compartir ex aequo con el ñoño y afectado filme sueco Jätten/The Giant, de Johannes Nyholm, motivos por los que quizá parece que encantó al público, que no paraba de reír con esta narración con intento de mezcolanza de elementos documentales y de animación digital. Una desatinada visión del desfavorecido del destino, en una mezcla de hombre elefante y gigantón, en la disputa de unos pobres miserables por un trozo de tarta congelada, rodeado todo ello por el mundo de la petanca, una afición que parece despertar grandes pasiones.

A propósito de monstruos, ha llamado la atención en la Sección Oficial su protagonismo en bastantes películas, desde la que acabamos de citar, hasta la canadiense del español Nacho Vigalondo, Colossal, una insustancial obra, en donde unos enormes engendros causan el terror en una parte del planeta, alejada del país donde viven los protagonistas humanos, que parece pretender puro divertimiento sin ninguna trascendencia, y que se olvida en menos tiempo del que se observa. El tercer caso que queremos destacar sobre seres sobrenaturales es la última película de Juan Antonio Bayona, A Monster Calls (Un monstruo viene a verme), otra superproducción del director español de El orfanato (2008) y Lo imposible (2012). Nos encontramos ante un drama que ha enfrentado a la crítica en su valoración, pero a nosotros nos ha parecido una forma enormemente sensible de narrar una historia angustiosa, entrecruzando sueños y realidades, y enfrentándose con valentía a esos pensamientos a los que el dolor extremo arrastra. Bayona consigue emocionar con su historia sin caer en la sensiblería, y ello ya son palabras mayores.
Entrega premios San Sebastián

Otro asunto que no ha pasado inadvertido en la Sección Oficial de San Sebastián, es el tema de la violencia gratuita, y para ello se nos han ofrecido dos significativas muestras, a ejemplo de la mejor escuela del austríaco Michael Haneke. El primero, y el que mayor polémica provocó, fue el largometraje polaco Plac Zabaw/ Playground, de Bartosz M. Kowalski, a cuenta de un relato, basado, por cierto, en hechos reales, sobre la violencia infantil gratuita. Parece que nos importa bien poco que diariamente se ahoguen niños en el Mediterráneo, a la búsqueda de un espacio en donde sean acogidos para huir del terror y la violencia, pero no soportamos que un realizador de cine se preocupe en mostrarnos con su cámara, de una manera prácticamente documental y sin ensañarse en la muestra directa y brutal de lo inconcebible. En fin, es lo que hay, mentes y moralidades hipócritas que solo quieren que les enseñen lo que quieren ver. El segundo ejemplo sobre violencia gratuita ha venido de la mano del director chileno Fernando Guzzoni con Jesús, una coproducción de Francia, Chile, Alemania y Grecia, que también ahonda en la crueldad arbitraria, en este caso entre jóvenes desocupados y drogadictos en la ciudad de Santiago de Chile, en búsqueda de paraísos artificiales o emociones diferentes a costa de cualquier precio. El filme acierta en mostrar la suciedad de fondo mediante su forma, una fotografía granulada y borrosa, de colores oscuros y lugares inhóspitos.

Afortunadamente, la propuesta cinematográfica del Festival de San Sebastián se ofrece inabarcable, con secciones tan diversas e interesantes como la de Perlas, Nuevos Directores, Horizontes Latinos, o, en esta ocasión, un ciclo dedicado a Jacques Becker. Precisamente, en el primero de ellos, tuvimos la ocasión y la suerte de estremecernos con la última película de Ken Loach, I, Daniel Blake (Yo, Daniel Blake), ganadora del último Festival de Cannes, por cierto merecedora del Premio del Público en San Sebastián, o de espantarnos del también último largometraje de Emir Kusturica, Na mliječnom putu/ On The Milky Road, un desatino y disparate inacabable.

Pilar Roldán Usó

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

Un comentario para “Festival Internacional de San Sebastián 2016”


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios