Festivales 

69 SSIFF: La alfombra roja brilla de nuevo

Festival Internacional de San Sebastián, edición 69

Y de nuevo otro festival arranca con fuerza. El trabajo previo, la organización de tiempos, salas y películas acrecientan las ganas e ilusión por disfrutar nuevamente de este evento anual. Maletas, transporte y hospedaje nos ubican en destino.

El aforo, limitado por las restricciones, requería un sistema de entradas organizado, asegurando a los asistentes su localidad en sala. Si bien no podías disfrutar del film acompañado, también era una experiencia para vivirlo exclusivamente de modo personal. Los asientos, organizados al tresbolillo, ofrecían más espacio para acomodarte holgadamente en la butaca y efectuar, en las sesiones más largas, los cambios de posición necesarios sin perturbar al espectador contiguo.

El ambiente que se respira es de normalidad. Siguiendo la normativa, señalética e instrucciones del staff organizativo, todo transcurre sin menores dificultades.

Tras un preámbulo para ponernos en situación, me dispongo a plantear una selección personal de películas vistas estos días. Ordenadas por secciones, comentaré brevemente los aspectos más interesantes y que a mi juicio son la razón de ser de cada uno de los metrajes. 

Pónganse cómodos.

Sección Perlas

Otros festivales han premiado de alguna forma las propuestas de esta sección. El cine francés ocupa un espacio relevante en ella y nombres como Sciamma, Lafose, Ozon o Garrel nos invitan a reflexionar.

Titane2

Titane (Julia Ducournau, 2021) Francia

Propuesta mitológica de terror moderno, donde la fragilidad y delicadeza del ser humano se fusiona con la solidez del titanio. La polémica está servida.

Un plano secuencia inicial presenta un mundo diferente. Desde un primer momento intuimos la espectacularidad y exclusividad de la original propuesta.

Fusionados como nunca antes Leo Carax, Pedro Almodóvar y Quentin Tarantino se intuyen en muchos momentos. Los giros argumentales, a ritmo de motor y golpes, mantienen permanentemente la atención de un curioso espectador que, totalmente intrigado, cuestiona el discurrir de los acontecimientos.

Historia violenta de redención familiar, complejo de Electra, vigorexia, ambigüedad en la identidad sexual, insatisfacción y venganza son algunos de los temas tratados en esta particular película que no dejará a nadie indiferente.

 

Petite Maman (Céline Sciamma, 2021) Francia

Una bella propuesta se esconde bajo la sencillez. Fábula que emociona, cala profundamente desde lo honesto y lo cotidiano. Un reencuentro familiar es el eje principal que vertebra esta película. Transitar por caminos del pasado nunca fue tarea fácil.

La directora nos propone un viaje, exponiendo sin artificios, la relación materno-filial como nunca antes; la niña y su madre infantil comparten tiempo y espacio. Relato mágico e inusual, en el que se percibe una sinceridad espontánea cuajada de recuerdos. Los sentimientos que evoca no se hacen esperar y la conexión con las jóvenes protagonistas es inmediata.

Bellas escenas, como el momento de la cabaña o la elaboración de los crepes en la cocina, dejan agradables momentos de complicidad vivida. Destacar el trabajo de fotografía que enmarca esta experiencia. Una película que, sin duda, invita a repetir.

The Power of the Dog (Jane Campion, 2021) Nueva Zelanda-Australia

Hondo drama que cuece a fuego lento. La ebullición final deja satisfecho al espectador capaz de unir, por fin, las piezas del puzzle. La construcción de este rompecabezas se lleva a cabo con tal maestría que nos permite transitar amablemente por su trazado. A lomos de corcel admiramos los bellos paisajes que se nos brindan.

Cuando la duda del carbunco entra en escena, todo es posible. Recovecos y matices trenzados como la cinta de cuero dejan poso denso y profundo, convirtiendo esta película en una obra fuera de lo común.

Los hermanos Burbank recuerdan por momentos a los hermanos Sisters (Jaques Audiard, 2018) y representan protagónicamente a dos seres tan dispares, que bien pudieran ser las dos caras de una misma moneda. Destaca la interpretación de Benedict Cumberbatch por su elegancia e importancia crucial en las escenas finales donde se resuelve la trama.

Western de sutileza perturbadora.

Drive my Car (Ryusuke Hamaguchi, 2021) Japón

De la mano de Haruki Murakami aprendemos a perdonar. La película es una adaptación del relato del conocido escritor. El cine presentacional japonés es sutil, delicado y poético. Un proceso complejo e interesante requiere tiempo y paciencia; el primero lo propone la duración del metraje y el segundo lo debe implementar el espectador. Un acuerdo tácito de tres horas de duración.

Salvando esta primordial circunstancia todo en ella es maravillosamente disfrutable. Las largas conversaciones en el coche, los momentos teatrales o, incluso, aquellas escenas en las que aparentemente nada sucede, respiran un tono intimista y personal que, de modo elegante, sobrevuela nuestros corazones. Emociones y anhelos quedan al descubierto.

Los planos largos, primeros planos con profusión de detalles y el trabajo de fotografía acrecientan aún más el interés que supone la pieza visual, resultante de un elegante y trabajado guion.

Benedetta (Paul Verhoeven, 2021) Francia-Países Bajos

Verhoeven es desde siempre un director transgresor. Este trabajo, ambientado en la Italia del siglo XVII, crea polémica. Atrevido, incorrecto e irreverente cuestiona temas morales que indudablemente levantan ampollas entre los más tradicionales.

Benedetta Carlini llega muy joven a un convento de la Toscana. Su capacidad de ver visiones le otorga ciertos privilegios, pero sus locuras y experiencias la apartan del sendero impuesto por la congregación de hermanas que conviven con ella.

Temas como la homosexualidad, la peste, las mentiras o el suicidio son representados en esta cinta que, convencional en un principio, se torna a lo largo del metraje exclusiva y singular.

La respuesta está más allá de los muros.

les intranquilles

Les Intranquilles (Joachim Lafosse, 2021) Bélgica-Francia

Un film familiar y emocional que nos recuerda la fragilidad de los seres humanos. La implicación y relación entre los actores principales supone un plus.

La lucha de estos personajes por mantener a la familia unida es encomiable. La bipolaridad de él dificulta la convivencia, y ella, con paciencia infinita, intenta salvar la situación en todo momento.

La cámara, también inquieta, muestra, más allá de los diálogos, un grado de percepción poco frecuente y, como en el título, nos mantiene permanentemente en vilo. Un constante desequilibrio se instala en nosotros y de forma cruda e incómoda nos permite compartir la mirada veraz y auténtica de unos personajes que se quieren por encima de todo.

Como en la canción Volver, se trata simplemente de un amor apasionado que anda todo alborotado y, aunque vaya torturándose camino a la locura, por encima de todo, lo que quiere es querer.

Drama familiar en el que el amor verdadero lo puede todo.

La Croisade (Lluís Garrel, 2021) Francia

Misión: Salvar el planeta. Este es el punto de partida de una historia donde preadolescentes de todo el globo terráqueo venden las pertenencias de sus progenitores. Dando otro sentido a cosas guardadas en un cajón; joyas, cuadros, relojes o vestidos se convierten en moneda de cambio para financiar un proyecto en países del tercer mundo.

Visión juvenil de como recuperar nuestro planeta de una futura devastación. Una curiosa mirada de como reciclar las pertenencias que acumulamos sin sentido alguno. Mensaje social que nos increpa. Los gestos y reacciones de los protagonistas cuentan mucho más de lo que dicen.

Este mediometraje remueve conciencias. Vivimos con más de lo que necesitamos y es que, desafortunadamente, el mundo está mal repartido.

Tout s´est bien passé (Françoise Ozon, 2021) Francia

Tras sufrir un derrame cerebral, André solo desea que sus hijas le ayuden a morir en paz. Esta premisa es punto de partida y justificación de todo lo que vendrá a continuación.

Sus vidas cambian por completo. El reloj marca los tiempos de otra forma y los acontecimientos dejan de ser inaplazables para tornarse en prescindibles. La escala de valores da un giro inesperado.

Un trabajo emocional donde las relaciones entre los personajes se tornan intensas y vibrantes. Replantearse la vida se convierte en necesidad en este viaje sin retorno. Cuando se acerca el final, todos deseamos una muerte digna.

Sección Horizontes Latinos

América Latina alza su voz para denunciar y presentar una realidad escondida que, gracias a estos trabajos, no lo es tanto. Una pena que solo se difundan de forma minoritaria, puesto que son proyectos que tienen mucho que decir. Trabajos sólidos que se construyen con poco presupuesto, pero en los que la dificultad del proceso aguza el ingenio de unas direcciones inquietas que buscan, en todo momento, la mejor solución para presentar sus ideas contra viento y marea.

 

Noche de fuego (Tatiana Huezo, 2021) México-Alemania-Brasil-Qatar Premio Horizontes Latinos

En territorio hostil, la supervivencia se torna prioridad. Un pueblo enclavado en la montaña con cultivos de amapola es el entorno donde tres amigas pasan su infancia y adolescencia, intentando ser felices en la medida de lo posible.

El narcotráfico, las desapariciones o los hombres armados que patrullan por las calles no les impiden acudir al colegio y aprender a fingir una supuesta normalidad que les ayuda a disipar miedos y recelos.

Tatiana Huezo nos brinda este trabajo de denuncia social. Convierte a estas niñas en personajes valientes, complejos y rebeldes que luchan a su manera.

La importancia del entorno y el espacio ayuda a globalizar el argumento y brinda al espectador, de forma más fiel posible, la experiencia en toda su magnitud.

El mejor reconocimiento a su labor, obtener el premio de esta sección.

Piedra noche (Iván Fund, 2021) Argentina-Chile-España

El cine fantástico se cuela por los recovecos de una historia triste y sentimentalmente muy profunda llevando de la mano a personajes y espectadores en todo momento.

Las referencias a los videojuegos, el flotador del halcón milenario, la acampada en la playa o la criatura fantástica actúan como verdaderos soportes de un argumento sólido e intenso. Acompañando estos profundos momentos, en los que los sentimientos se tambalean, podemos intuir atisbos de esperanza frente a la desolación devastadora que supone la pérdida de un ser querido.

Estructurada desde la mirada del niño, los acontecimientos reales pierden importancia frente a los recuerdos e ilusiones que van adquiriendo más presencia a lo largo del metraje.

Y en lo más profundo de nuestras almas, siempre permanecerá esta reflexión: deberemos creer para aceptar y aprender, de nuevo, a querer.

Sección Nuevos directores

Los inicios nunca son fáciles. Los nuevos talentos encuentran escollos y barreras a su paso, pero gracias a su tesón son capaces de innovar y encontrar sitio en esta industria. En esta edición es Europa del Este quien nos depara interesantes trabajos.

Nich´ya (Lena Lanskih, 2021) Rusia Premio nuevos directores

Una vida compleja en la Rusia actual nos muestra las dificultades y vicisitudes de una adolescente que busca una salida sin encontrar soluciones adecuadas al destino que se le brinda.

Realidad transparente de estética oscura es lo que percibe una cámara intrépida que busca en todo momento seguir a la protagonista, brindando de primera mano al espectador sus movimientos y reacciones. Cercanía que consigue aunar sentimientos y acciones en el transitar de una niña que, como las bayas que venden en el mercado, debe madurar a marchas forzadas.

La maternidad, con las dudas y angustias que supone, desemboca en profunda desesperación. La precariedad en la que vive y los escasos recursos de los que dispone confluyen en un desenlace que invita, cuanto menos, al debate. Ganadora del premio de esta sección plantea nuevos e inexplorados caminos a los que prestar atención.

Inventory

Inventura (Darko Sinko, 2021) Eslovenia

La cámara nos presenta un entorno y siembra la duda en unos personajes cotidianos. Recibir un disparo siempre deja atónito a cualquiera. Empieza la búsqueda de culpables.

Cuestionar el entorno no es tarea fácil. Cuando no existen problemas ni enemigos, la ecuación se complica. Buscar entre los tuyos se convierte en un campo inexplorado que cuesta juzgar. La compasión se torna el sentimiento principal hacia un protagonista que va dando palos de ciego ante una situación que le supera completamente.

Adaptando una novela de Karel Capek, se construye esta historia. El protagonista lee el libro y nunca deja de salir completamente de el. Ficción y realidad se entremezclan.

Mikado

Mikado (Emanuel Parvú, 2021) República Checa- Rumania

Un acontecimiento totalmente usual transforma y cuestiona la vida cotidiana de unos personajes convencionales. Los sentimientos afloran y los recelos también. La duda está servida.

Con tintes autobiográficos admiramos este planteamiento. Regalar un simple collar se convierte en una odisea de dudas, tras las que afloran los sentimientos humanos más ocultos. Llegando hasta sus últimas consecuencias, tambalean la cotidianidad de unos protagonistas frágiles e inseguros que no tienen mucho más que perder.

Caos irreversible que invita a la reflexión. La culpa y la desconfianza golpearán con firmeza, rompiendo en pedazos relaciones, sueños e ilusiones. Tras este incidente, nunca serán los mismos.

Mass

Mass (Fran Kranz, 2021) EUA

Película que bien pudiera parecer una obra teatral. Cuatro actores sentados en torno a una mesa siempre suponen una apuesta arriesgada; un excelente guion nos lleva de la mano, junto a los protagonistas, planteándonos el argumento paso a paso.

Un duro y apasionante recorrido dramático, donde la sublime interpretación de cada uno de ellos queda fuera de toda duda, consigue erizar el vello a cualquiera que este dispuesto a conectarse a ellos.

El encuentro en una iglesia de cuatro padres que buscan perdonarse es el punto de partida. Una localización que invita a la metáfora de forma presente y modo sutil.

La cámara acompaña a los actores, adaptándose a sus reacciones. La desconfianza e incomodidad inicial dan paso al rencor, posteriormente, a la incertidumbre y, por fin, rozan instantes de paz, sosiego y compasión.

Un intrincado proceso requiere una compleja labor previa, cuyo resultado se muestra sobradamente en pantalla.

Una respuesta a «69 SSIFF: La alfombra roja brilla de nuevo»

  1. Críticas muy bién escritas y que nos dan ideas de por donde van los tiros en las diferentes películas descritas, todos estos largometrajes son muy recomendables y la crítica los define muy bien. Resumen muy bien hecho y escrito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.