Críticas

La ley del dinero fácil

La sombra de la ley

La sombra de la ley. Dani de la Torre. España, 2018.

cartel de la película La sombra de la ley

Un viejo debate de la crítica es aquel que discute sobre si se debe valorar una película en función de su adecuación a una serie de apriorismos que sus autores asumen, es decir, en lenguaje llano, si consigue lo que pretende. Es este un debate extraordinariamente falaz, en primer lugar porque es imposible saber qué pretenden los autores de un filme. En segundo lugar, porque esa pretensión también podría y debería ser sometida a crítica.

Viene esto al caso de La sombra de la ley, el nuevo artificio pirotécnico del aparato espectacular de la máquina de fagocitar subvenciones públicas, las televisiones españolas haciendo cine. En esta película, Dani de la Torre despliega todo su potencial de imitación de los prestigiosos blockbusters histórico-políticos de Hollywood, y en ese sentido, como imitación, no imita mal del todo. En efecto, los mismos planos enfáticos en rostros de actores muy concentrados en actuar, la misma parafernalia de producción excesiva fagocitando los planos, similares movimientos mareantes de cámara puramente gratuitos, una música ahogando cada segundo de vacío que pudiera quedar entre tanto hartazgo…, lo de siempre, solvencia tecnológica al servicio del vacío estético.

Por supuesto, no es un problema de género, y mucho menos de la cansina oposición de cine de género contra cine de autor. Uno puede aproximarse a espectáculos genéricos, incluso cargados con la misma intención sistémica y los mismos problemas ideológicos contenidos en La sombra de la ley, y encontrar un profundo sentido de lo estético dentro de su intento de funcionar como espectáculo. Pero la distancia entre cualquier ejemplo de James Gray, digamos We Own the Night (La noche es nuestra, 2007), y lo que nos ofrece Dani de la Torre es demasiada.

¿Qué hace, entonces, Dani de la Torre? Pues algo muy simple. Se trata de tomar unos hechos históricos genéricos, expurgar de ellos cualquier tipo de contenido incómodo, adaptarlos a temas de moda de la época y, sobre esa base, desarrollar una historia de amor a golpe de thriller político. Dirá el lector: ¿Otra vez? Pues sí, otra vez, Dani de la Torre vuelve a intentar la misma historia de siempre para regocijo de los mismos de siempre, mientras le pega un tiro al recuerdo del anarcosindicalismo catalán, seguramente, el movimiento más digno y avanzado de la historia social de la época contemporánea.

fotograma de la sombra de la ley

Reducidos los hechos a la anécdota perfectamente manejable, en los términos de cualquier serial de sobremesa, de la Torre procede a extender durante más de dos horas una historia que no da para más. Comparar esto con la magnífica contención narrativa y la capacidad de evocación de las elipsis de ese otro filme que se puede ver en estos momentos en las mismas salas, Cold War (2018), es ver con claridad la distancia entre el cine profundo y el espectáculo más banal y superficial.

Pero al menos, visualmente, será un filme impresionante y técnicamente estará muy bien resuelto, puede intentar pensar como última opción el lector más optimista. Pero el problema es que no. Dani de la Torre pone en marcha toda la serie de movimientos de cámara que aprendió en la escuela de cine, pero olvidó justificar su uso y vincularlos con algo más que sus ganas de mover la cámara. Por supuesto, tira también de toda la capacidad de hacer grandes enfoques en profundidad y no olvida los trucos de posproducción, pero elabora imágenes vacías de sentido y de contenido, intercambiables, sin función narrativa ni expresiva.

imagen de la sombra de la lay

El gran problema es que La sombra de la ley no cumple ni como entretenimiento ni como espectáculo. Es más, ya puestos, este crítico no entiende por qué, como espectáculo y como entretenimiento, no es infinitamente más destacable cualquier partido del Liverpool con su grandiosa máquina de divertirnos a todos: Salah, Mané, Firmino. Y Shaqiri, claro, Shaqiri.

Tráiler:

Ficha técnica:

La sombra de la ley (La sombra de la ley),  España, 2018.

Dirección: Dani de la Torre
Duración: 126 minutos
Guion: Patxi Amezkua
Producción: Vaca Films
Fotografía: Josu Inchaustegui
Música: Manuel Riveiro, Xavier Font
Reparto: Luis Tosar, Michelle Jenner, Vicente Romero, Ernesto Alterio, Paco Tous

3 respuestas a «La sombra de la ley»

  1. Estimado Sr. crítico cinematográfico

    Sólo decirle que es una película que me entretuvo, que me hizo comprender cosas que ignoraba y que, en resumidas cuentas, se me hizo corta.
    Tiene acidez? tiene algún problema? o es que piensa que su estatus le permite criticar, sensurar y sacrificar a una producción, de la pocas que se hacen en este país? Hace mención a los fagocitos que tanto devoran de nuestra maltrecha Hacienda. ¿Usted ha pensado que puede ser uno de ellos?
    Los comentaristas de cine o musicales me aburren y….no me molesto ni le molesto más
    ME GUSTÓ LA PELI.

  2. Estimado Crítico: ayer por la noche la vi por Netflix. De haber leído antes su opinión, no hubiera perdido dos horas frente a la pantalla. Coincido totalmente con la crítica, a mi modo de ver, el tema que trata tiene mucha miga y se pierde en un film que trata de imitar lo peor de las películas de acción de Hollywood. Tiroteos, persecuciones y demás (por cierto, muy poco creíbles). Creo que se perdió la oportunidad de hacer una buena película sobre una época muy rica de la historia de Barcelona.
    Saludos

  3. Estoy viendo la película en Netflix y me parece muy buena. Un desastre la comparación con el Liverpool,me parece que usted ya está para cambiar de trabajo porque este lo hastió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.