Críticas

Al rescate de un Sócrates “made in USA”

Un amigo extraordinario

Otros títulos: Un buen día en el vecindario .

A Beautiful Day in the Neighborhood . Marielle Heller. EUA, 2019.

Un amigo extraordinario aficheUna historia sencilla esmerada en calificar la “buena vida” como un puñado de rasgos basados en la comprensión, la condescendencia, la autoaceptación y la compasión.

Fred Rogers conduce un programa televisivo para niños (El vecindario del Sr. Rogers); mediante una actitud empática desarrolla acciones y enseñanzas de vida en pos de contribuir al desarrollo de las personas.

Lloyd Vogel, periodista de la revista Esquire, tendrá que realizar un perfil del conductor, a partir de allí, se encontrará inmerso en un mundo que afectará su vida personal de manera inesperada.

El guion nos remite a un camino de transformación apuntalado en la toma de contacto con los propios sentimientos.

Es un filme donde despuntan los principios fundamentales de la psicología positiva y la hipnosis ericksoniana puestos en marcha desde oportunidades vinculares. Fred es una herramienta al servicio del cambio, a partir de un posicionamiento empático que siempre deja de lado su historia personal, no llegamos a saber nada específico acerca de su vida;  acontecimientos o sucesos personales brillan por su ausencia. La comunicación se asienta en lo relevante de la forma común de los sucesos; lo que importa siempre va unido a la aceptación del otro como humano. Veta existencial pragmática que integra vida y muerte en una totalidad a ser aceptada desde la puesta en palabra de las emociones.

Asistimos a un compilado de lecciones de vida desde la aceptación; Lloyd es la arcilla a modelar, evidencia viviente que da cuenta del cambio por procesos internos, desde la experiencia adecuadamente vivida.

A Beautiful Day in the Neighborhood

Fred es la filosofía de vida encarnada desde principios pragmáticos de comportamiento humano, que reflejan una moral atravesada por creencias religiosas que ofician de sostén a una buena vida. Es la herramienta facilitadora que hace posible el cambio, que demuestra su posibilidad desde un posicionamiento auténtico, en términos de existencia consciente a partir del contacto con las emociones.

Su método, de socrático no tiene nada, es “made in USA”: interrogaciones muy básicas que deslizan su interés hacia otro, desde una pretensión que conecta con las experiencias de todos los días como forma más que como contenido. La vida es difícil para todos, aunque no por esto debe volverse trágica, simplemente es así, no puede ser de otra manera: la aceptación de las realidades prima, pero bajo un enfoque positivo.

La invitación es a conectarse con lo lúdico, y, desde allí, con lo infantil: fuente de nuestra autenticidad emocional obturada por lo que la sociedad espera de nosotros en la adultez. La resistencia se vence con empatía, de allí se deriva un particular tipo de comprensión, que no pretende cuestionar, sino comprender y aceptar.

Desde el imaginario social, Fred es un héroe, eso nos demuestra el lugar en el que es situado alguien que puede operar desde estos principios, no solo aplicándolos a su vida, sino desde el intento de ayudar a los demás. Las personas son importantes solo por el hecho de serlo.

Oficia de eje en la exploración, desde una postura que indaga sin indagar, que rescata los valores positivos de las personas y comprende su sufrimiento. Una herramienta humana que intenta humanizar el mundo para una vida mejor.

Está presente la dicotomía periodismo de investigación versus perfil; periodismo importante y periodismo frívolo. El filme va a invertir los papeles: la realización de un perfil demuestra sus posibilidades, una vez más, lo importante es la persona y sus vivencias.

A Beautiful Day in the A Beautiful Day in the Neighborhood Critica

Heller juega permanentemente con lo lúdico, lo infantil: maquetas con la construcción de un vecindario, entre primeros planos, planos generales y paneos que permiten observar edificaciones, autos en movimiento, etcétera. Luego se vuelve a lo adulto y sus conflictos, en medio de la ciudad real, una alternancia que explicita conexión: el ser adulto se vincula estrechamente al ser niño, somos una totalidad, no dejamos de ser niños por ser adultos. Por cierto que los dos componentes nos atraviesan, su influencia es recíproca, aunque lo infantil permanece más cerca de la sensibilidad y es lo que termina contribuyendo a la resolución de los problemas. Una aceptación de los propios sentimientos facilita su comprensión, en términos de palabras definidoras, principalmente caracterizadas por la ausencia de juicio. No somos jueces de nadie, solo necesitamos comprender, primer paso contribuyente al cambio.

Un guion claro y prolijo nos lleva de la mano del protagonista, seguimos paso a paso su evolución, y somos introducidos en una intimidad que descubre algunas reivindicaciones de actualidad: el compartir el cuidado de los hijos, el derecho a la realización personal de la mujer mediante una profesión, y la mujer negra equiparada a la posición del hombre, incluso sosteniéndolo emocionalmente.

A Beautiful Day in the A Beautiful Day in the Neighborhood Critica

Tom Hanks fue nominado al Oscar como actor de reparto y me animaría a decir que el filme perfectamente pudo estar entre los candidatos a mejor película, atributos no le faltan.

El personaje de Fred es atípico en su forma de expresarse, destila una inusitada calidez que no condice con el tipo habitual de Tom Hanks; sorprende  verlo en esa postura. Para su participación en este filme tuvo que desplegar la ardua tarea de estudiar los archivos del Fred Roger real, así como también, el documental Won´t You Be my Neighbor. Logró una fuerte compenetración con el personaje, desde la delicadeza y amabilidad del original.

La cámara de Heller logra explotar las virtudes de Hanks. El producto termina siendo una gran reflexión sobre cómo situarse frente a la vida desde una perspectiva mundana, que va al rescate de las relaciones humanas como sentido de vida, en desmedro del individualismo gestor de deseos heroicos de éxito. La aceptación de la naturaleza humana revaloriza las relaciones familiares y todo lo vinculado a lo comunitario. Los  humanos deben ser todos hermanos, la vida los equipara, padecen los mismos tipos de sentimiento. Los problemas vienen por el inadecuado manejo de las emociones a partir del no reconocimiento de estos principios. Aun así, el filme nos demuestra que es posible el cambio por la comprensión propia. Las personas deben hablar de lo que les pasa, con otras personas que deben escucharlas y hacerles sentir que todos somos iguales. Una visión naturalizadora de las vicisitudes de la vida.

 

Ficha técnica:

Un amigo extraordinario  / Un buen día en el vecindario (A Beautiful Day in the Neighborhood ),  EUA, 2019.

Dirección: Marielle Heller
Duración: 108 min. minutos
Guion: Micah Fitzerman-Blue, Noah Harpster (Artículo: Tom Junod)
Producción: Distribuida por TriStar Pictures. Coproducción Estados Unidos-China; Big Beach
Fotografía: Jody Lee Lipes
Música: Nate Heller
Reparto: Matthew Rhys, Tom Hanks, Chris Cooper, Susan Kelechi Watson, Noah Harpster, Tammy Blanchard, Wendy Makkena, Enrico Colantoni, Sakina Jaffrey, Maddie Corman, Crystal Lonneberg, Maryann Plunkett, Michael Masini

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.