Críticas

Swiss Army Man

Daniels (Dan Kwan, Daniel Scheinert). EUA, 2016.

Festival de Cine Fantástico de Sitges 2016 – Sección Oficial

Premio a la mejor película

Swiss Army Man, cartelLa primera película en común de este dúo de directores que se hacen llamar los Daniels (Dan Kwan y Daniel Scheinert) es como una obra arquitectónica calculada al milímetro, con los planos más precisos posibles, pero construida con materiales tan dispares, como el acero más robusto o la goma de mascar. Swiss Army Man resiste contra viento y marea, a pesar de ser una de las apuestas más arriesgadas que se han podido ver en esta edición del Festival de Sitges, y es tal su hazaña, que ha logrado salir victoriosa con el principal premio del certamen.

En los cinco primeros minutos, asistimos a la clave fundamental sobre la que el filme se sustenta y enarbola sus arriesgados y extravagantes malabarismos. Hank (Paul Dano), subido de puntillas a una nevera portátil, ajusta una soga alrededor de su cuello. Se dispone a acabar con su vida, tras una larga estancia en una isla desierta. Instantes antes de saltar al vacío, divisa, en la orilla de la playa, el cuerpo inmóvil de un joven. Es Manny (magnífica y sorprendente interpretación de Daniel Radcliffe), un cuerpo sin vida, ahogado a la deriva, en proceso de descomposición. Ambos se harán inseparables. La relación que se establece entre Hank y Manny puede llegar a recordarnos a películas como Náufrago (Robert Zemeckis, 2000) o Este muerto está muy vivo (Ted Kotcheff, 1989), pero son solo similitudes superficiales. A partir del cuerpo putrefacto de Manny, la cinta despliega el uso de una escatología profusa, que logra un tono hilarante y surrealista para romper todo esquema mental acerca del misterio y del tabú más importante de la humanidad: la muerte. Hank ha sorteado la muerte y se da cuenta de que ningún flashback con los mejores y más maravillosos momentos de su vida han pasado por delante de sus ojos.

Fotograma de Swiss Army ManLa cinta desmitifica la muerte de todas las maneras posibles, y lo hace mirándola bien de cerca. No hay una contraposición más bella que la que ocurre cuando alguien salva su vida por una milagrosa llamada desde la muerte. Un momento épico y celestial, enfatizado por música creada por voces angelicales a capela (brillante banda sonora de Andy Hull y Robert McDowell). Tras este reclamo, Manny comienza un proceso de reaprendizaje sobre el sentido de la vida, desde lo más terrenal –como las complejas relaciones interpersonales o el sexo- a cuestiones del plano más emocional y espiritual, como el verdadero sentido de nuestro lugar en este mundo y cómo nos mostramos ante los demás. Este camino transcurre en sentido inverso al desarrollo que sufre Hank. Mientras instruye a Manny sobre la vida, él desaprende sobre esta, al desmantelar sus pensamientos, culpables de su infelicidad, a la vez que empieza a comprender la naturaleza de la muerte.

Swiss Army Man es un reencuentro, un punto de intersección entre la vida y la muerte, un estado en el que los límites entre ambos dejan de existir. La unión entre Manny y Hank es tan auténtica y estrecha, que han logrado trascender la existencia y su finitud, unidos más allá de la eternidad.

 

Tráiler:

Ficha técnica:

Swiss Army Man ,  EUA, 2016.

Dirección: Daniels (Dan Kwan, Daniel Scheinert)
Guión: Dan Kwan, Daniel Scheinert
Producción: Cold Iron Pictures / Tadmor / Astrakhan Film SB / Blackbird Films
Fotografía: Larkin Seiple
Música: Andy Hull, Robert McDowell
Reparto: : Reparto: Paul Dano, Daniel Radcliffe, Mary Elizabeth Winstead, Timothy Eulich, Richard Gross, Marika Casteel, Aaron Marshall, Antonia Ribero, Shane Carruth

África Sandonís

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios