Críticas

Luego de la dominación

Nación Cautiva

Otros títulos: La Rebelión.

Captive State. Rupert Wyatt. EUA, 2019.

La invasión extraterrestre quizás sea una de las temáticas preferidas de los creadores de historias de ciencia ficción, y el cine ha logrado capitalizar esto casi desde sus inicios. Numerosas películas del género han quedado en la memoria de los más cinéfilos, especialmente luego del supuesto hallazgo de una nave extraterrestre en Roswell, en el año 1947, algo que evidentemente estimuló la imaginación durante la década siguiente para filmes como La Guerra de los Mundos (War of the Worlds, Byron Haskin, 1953) y La Invasión de los Ladrones de Cuerpos (Invasion of the Body Snatchers, Don Siegel, 1956), que posteriormente tuvieron varios remakes inspirados en ellas. La novedad sería quizás combinar este género con otros y agregarle suspenso relacionado con conspiraciones y juego político y es por eso que todo este preámbulo busca presentar Nación Cautiva, la última obra de Rupert Wyatt.

Partiendo de un guion escrito por el propio Wyatt, en colaboración con su esposa Erica Beeney, el director británico fue designado por Amblin (la productora de Spielberg, cuándo no, trabajando en historias sobre extraterrestres) y Participant Media para dirigir Nación Cautiva. Wyatt viene de iniciar la última gran trilogía de El planeta de los simios, habiendo dirigido El origen del planeta de los simios (Raise of the Planet of the Apes, 2011), convirtiéndolo en una muy buena opción al momento de elegir a alguien que lleve a cabo una obra de gran envergadura como lo que propuso a través de la historia que ha concebido. Quizás nos sorprenda al leer su sinopsis y también durante los primeros minutos de cinta, pero lo cierto es que se pierde mucho, el desarrollo de la historia de la pelea entre rebeldes y policías conspiradores está bastante desprovista de acción y puntos de inflexión interesantes. También los extraterrestres quedan en un segundo plano, dándole más importancia a la rebelión contra el gobierno, pero también logrando algo de suspenso al «esconder» al enemigo real, reforzando una constante del film: una de cal y una de arena.

El tono de Nación Cautiva se acerca más a lo que imaginaríamos de una invasión extraterrestre: los visitantes no vendrían a la tierra en son de paz, sino a someter a la raza humana, como ocurre, por ejemplo, en Día de la Independencia (Independence Day, Roland Emmerich,1996). Quizás lo más «novedoso» sea que la historia no gira alrededor de una invasión violenta, sino que transcurre años posteriores, cuando los humanos ya son dominados por los invasores y aquellos que gozan de poder conspiran para entregar a su propia especie. Cuando entrecomillo «novedoso», lo hago intencionalmente, ya que este tópico no es algo que no haya explorado la célebre Expediente X (The X-Files, Chris Carter, 1993). El lema de la serie era «La verdad está allí afuera«, haciendo referencia a la búsqueda de Mulder, su personaje principal, quien procuraba aclarar los detalles de la abducción de su hermana cuando era pequeño, desnudando la supuesta conspiración que se mostraba entre el FBI y el gobierno de los Estados Unidos. En este filme se aborda de otra manera, con un estado totalitario gobernado por seres humanos manejados por los extraterrestres. Esto provoca una rebelión que busca deshacerse del yugo alien, más al estilo de lo que conocemos como terrorismo.

Aquí veremos a un John Goodman mucho más alejado de su versión Coen, por ejemplo, de El Gran Lebowski (The Big Lebowski, Hermanos Coen, 1998) y más cercano a un personaje oscuro, como el que interpretó en Calle Cloverfield 10 (10 Cloverfield Lane, Dan Trachtenberg, 2016). Su trabajo junto a Ashton Sanders es muy bueno, jugando al gato y al ratón entre policías y rebeldes. La interacción entre ambos es, sin dudas, lo mejor del filme. Sanders fue uno de los protagonistas de Moonlight: Una historia de vida (Moonlight, Barry Jenkins, 2016), que fue galardonada con el Oscar a mejor película aquel año. En su reparto también destaca Vera Farmiga, pero su participación es bastante escueta, lo que no le impide demostrar su altura.

Nación Cautiva puede atraparnos por su temática de invasión extraterrestre, por su rosca política, si nos atraen las historias sobre sociedades oprimidas… pero quizás ese sea uno de sus principales defectos: intentar condensar muchos géneros en un solo filme. Independientemente de ello, considero que la propuesta es bastante seductora y le daría una oportunidad, más aún cuando se trate de aquellos amantes del género.

 

Tráiler:

Ficha técnica:

Nación Cautiva  / La Rebelión (Captive State),  EUA, 2019.

Dirección: Rupert Wyatt
Duración: 109 minutos
Guion: Erica Beeney, Rupert Wyatt
Producción: Amblin Partners, Participant Media
Fotografía: Alex Disenhof
Música: Rob Simonsen
Reparto: John Goodman, Ashton Sanders, Jonathan Majors, Machine Gun Kelly, Vera Farmiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.