Críticas

Los mundos de Anderson

Moonrise Kingdom

Wes Anderson. EUA, 2012.

Cartel de la película Moonrise KingdomMoonrise Kingdom fue el film de apertura del Festival de Cannes 2012. Para muchos fue una grata sorpresa que un film tan refrescante abriera el festival, y para Anderson fue una novedad participar en Cannes tomando este rol.

Quizás la frescura de la película se da porque la vemos a través de los ojos de dos chicos de doce años, Sam y Suzy. Su historia tiene aventuras, amor y muchos obstáculos que superar para lograr estar juntos. También hay personajes adultos muy simples e inocentes (incluso más que los niños), como el líder scout, Ward, interpretado por Edward Norton. O simplemente el film es así porque Wes Anderson es también un niño en su interior, con sus cuarenta y tres años y su rostro joven que irradia simpatía y honestidad en cada entrevista que le realizan.

El mundo que creó Anderson para este film es consistente en cada detalle y agradable a los ojos de todos. Comparable al placer que da ver una casa de muñecas con sus detalles y accesorios, es la sensación al comienzo de la película, al ver cada uno de los cuartos de la casa de los Bishop (los padres de Suzy). No es claro si los personajes realmente existen o si es un mundo que se desprende de las ideas de alguien, pero poco a poco se vislumbra que es un mundo real aunque un poco peculiar: una isla perdida con una población muy pequeña, que cuenta con un solo auto que pertenece al policía del lugar.

Anderson creó también un mundo completo en Fantástico Sr. Fox  (Fantastic Mr. Fox, 2009), con la cual nos trasladamos al universo de una familia de zorros, con sus vicisitudes y problemas más íntimos. Aquí contó con las ventajas de la animación digital para cada detalle, pero en Moonrise Kingdom sus herramientas fueron otras para crear su universo con personas y objetos reales (no animados). El vestuario es colorido, acompañando el contraste de colores presente en la estética general del film, también es muy cuidado para no desentonar con el vestuario americano de los años sesenta (por ejemplo, los vestidos de Suzy). Hay personajes que visten acorde a su entorno, por ejemplo Bill Murray y su hogar de casa de muñecas. Ward y el Capitán Sharp visten siempre igual, sus impecables uniformes de boy scout y de policía, respectivamente, para mostrar cuán incorporados están sus roles en sus vidas. También hay objetos que tienen diseños que cumplen con una estética general, por ejemplo las portadas de los libros que lee Suzy.

Moonrise Kingdom, de Wes AndersonLa música tiene un papel muy importante, incrementando este placer visual. Acompaña el recorrido que van haciendo los personajes y modifica el tempo según los obstáculos naturales que tienen que sortear. Un toque original: en el comienzo, una obra de Benjamin Britten (compositor inglés del siglo XX) con la explicación de un niño indicando cada uno de los instrumentos que se van incorporando a la melodía. Con los créditos finales, la melodía principal del film (compuesta por Alexandre Desplat) es presentada por el niño y analizada de la misma forma. Este cierre circular del film logra hacernos pensar, disfrutar e inmovilizarnos de la butaca hasta el fin de los títulos. Alexandre Desplat fue el autor de la música de esta película, así como también de El árbol de la vida (The Tree of Life, Terrence Malick, 2011), El discurso del rey (The King’s Speech, Tom Hooper, 2010) y Fantástico Sr. Fox, entre muchas otras.

Una vez más Anderson contó con la participación de Bill Murray, quien estuvo presente en todos los largometrajes que realizó al momento (excepto el primero, Ladrón que roba a otro ladrón/Bottle Rocket, 1996). Logró convocar a actores de alto nivel que trabajaron con él por primera vez, como Tilda Swinton, Edward Norton y Frances McDormand. Se repite aquí la fórmula de Los Tenenbaums. Una familia de genios (The Royal Tenembaums, 2001): varios actores buenos y sobre todo muy conocidos, para que los personajes dejen una marca en nuestra memoria, pero también para que ninguno tome demasiado protagonismo. De todas formas, en este film, la revelación y el protagonismo se los llevan los niños: Kara Hayward, como Suzy, y Jared Gilman, como Sam. Surgieron de un casting que tomó varios meses, pero ambos captaron enseguida el ojo de Anderson en sus audiciones: Jared por su personalidad cómica y Kara por su espontaneidad (1).

Bruce Willis en Moonrise KingdomGran parte de la película está filmada en exteriores no muy amigables, como por ejemplo, un bosque tupido, algo nuevo en la filmografía de Anderson. Él confiesa que para las escenas de la naturaleza y para generar la sensación de estar inmerso en el bosque se inspiró en Black Jack (Ken Loach, 1979), una historia de amor de dos niños del siglo XVIII que también se dan a la fuga (2).

De la misma forma que con los Tenenbaum, Anderson nos cuenta problemas familiares de los Bishop. Existen relaciones conflictivas entre padres e hijos, responsabilidades no asumidas e infidelidades. En este caso, además, las reacciones se adaptan a la sociedad americana de los años sesenta, observándose una tendencia a reprimir los problemas. Pero el tema primordial es el despertar sexual y el primer amor. Está claro que la escena principal del film es la de Suzy y Sam bailando en la playa Temps de l’amour, de Françoise Hardy. “C’est le temps de l’amour, le temps des copains et de l’aventure…”, una certera definición del momento…

El amor de los niños es un amor que perdura y triunfa, porque la base es el respeto y el entendimiento: Sam es la única persona que comprende a Suzy y por eso logra acercarse a ella. Esta niña brillante y hermosa, pero muy introvertida y triste, nos recuerda al personaje de Margot Tenenbaum, interpretado por Gwyneth Paltrow. También nos hace pensar que todos necesitamos ser amados, hasta los policías duros, como el que interpreta Bruce Willis.

Fotograma de Moonrise KingdomEl guion fue escrito por Wes Anderson y Roman Coppola (hijo de Francis y hermano de Sofia). Según Anderson, su idea original sólo pudo tomar forma gracias a Coppola. Esta dupla funcionó exitosamente en el guion de otro film de Anderson, Viaje a Darjeeling (The Darjeeling Limited, 2007).

Como sello característico de sus películas, Anderson tiene una escena principal en cámara lenta, que acompañada de una música con el ritmo justo, logra que no la olvidemos nunca. En este caso es una escena de triunfo para los protagonistas, y permite a los espectadores seguirlos en este logro.

Personajes originales y excéntricos tampoco faltan, como por ejemplo el que interpreta Bob Balaban. No tiene nombre, se llama “narrador”. Es un documentalista experto en cartografía y meteorología, que en sus apariciones, al lucir como un duende de Papá Noel, nos hace dudar nuevamente de si el relato es fantástico, o no.

Sin duda, Anderson es uno de los directores que disponen de una estética y un estilo completamente particular y propio. A medida que su obra va creciendo, cada vez más actores quieren trabajar con él, aunque sea en papeles menores (algo similar a lo que provoca Woody Allen). Se vislumbran muy buenas perspectivas para el futuro de este director joven, con un estilo original, maduro y atractivo.

(1) Moonrise Kingdom Full Press Conference – Festival de Cannes 2012

(2) Réorganisation de la vie – Entretien avec Wes Anderson – Cahiers du Cinema – Mayo 2012

Tráiler:

Ficha técnica:

Moonrise Kingdom ,  EUA, 2012.

Dirección: Wes Anderson
Guion: Wes Anderson, Roman Coppola
Producción: Wes Anderson, Eli Bush, Molly Cooper
Fotografía: Robert D. Yeoman
Música: Alexandre Desplat
Reparto: Kara Hayward, Jared Gilman, Bill Murray, Frances McDormand, Bruce Willis, Edward Norton, Tilda Swinton, Jason Schwartzman, Bob Balaban

3 opiniones en “Moonrise Kingdom”

  1. en principio me gustaba la critica…
    pero llegado al punto en que hablas de Fantastic Mr Fox “Aquí contó con las ventajas de la animación digital para cada detalle”, te has lucido….
    Hay que enterarse de que es cada cosa. Fantastic Mr Fox es una pelicula de spot-motion donde todo es real, no es animacion digital. Y es super complicado coordinar todo, en especial los millones de detalles y objetos reales.
    Para ser critica cinematografica hay que estudiar mas las peliculas….
    es un poco de verguenza

    1. Creo que no era necesario un comentario tan irónico y agresivo, pero de todas formas te agradezco mucho la corrección. Disculpas por el error.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *