Cortometrajes

Leidi, la virtud de la sencillez

Leidi

Simón Mesa Soto. Colombia / Reino Unido, 2014.

Cártel-LEIDIAbbas Kiarostami fue el presidente del Jurado que otorgó la Palma de Oro al mejor cortometraje para Leidi en el Festival de Cannes del año pasado. Esta circunstancia, lejos de ser una anécdota, se revela como algo fundamental, no solo para entender el criterio que hubo en la concesión del premio, sino también la propia historia que encierra este bellísimo cortometraje.

Leidi se inscribe en un tipo de cine que se limita a registrar con la cámara una serie de hechos, dando cuenta de los mismos, pero sin que medie ningún tipo de sentimiento, ni de manipulación entre la cámara y los personajes. Así, Leidi bebe tanto del neorrealismo, como del cine de Abbas Kiarostami.

Del neorrealismo existen rasgos característicos bien reconocibles. De esta corriente, Simón Mesa Soto adopta los actores no profesionales, cuya naturalidad y sencillez en sus interpretaciones remiten a dicho movimiento. Fueron escogidos del mismo pueblo en el que se rodó el cortometraje. Las localizaciones y la propia historia, basada en hechos cotidianos nada extraordinarios, son también una clara influencia.

Leidi_6De Abbas Kiarostami, se identifica su estilo contemplativo, en el que nada interfiere en la narración. Se trata de un estilo invisible, definido por aspectos que abarcan desde la ubicación de la cámara hasta los diálogos de los personajes. Además, las zonas áridas de El sabor de las cerezas están   también presentes en esta película, a través de los paisajes que aparecen retratados.

De ese modo, Mesa Soto se hace propio un tono impersonal, aséptico, y nos lleva de la mano en un viaje tan extraordinario como apasionante, hacia los recovecos de una relación, en una historia en la que, aparentemente, no sucede nada y, sin embargo, todo está sucediendo ante nuestros ojos.

Leidi sale a comprar dos plátanos y le han dicho que su novio ha pasado la noche con una chica. Un rumor da paso a la incesante búsqueda, para terminar con el encuentro del ser amado. Leidi es una historia de amor, contada desde la rutina y el quehacer diario .

A partir de aquí, el cortometraje narrará la historia de una madre en busca del padre de su hijo. Esta representación supondrá un esfuerzo de contención para la actriz principal, que deja constancia de su desesperación y angustia por no ver a su novio, después del comentario que ha escuchado sobre él.

Leidi_sEl personaje de Leidi (Alejandra Montoya Villa) está lleno de empuje y valentía, aunque exista en ella algo de inocencia, cuando la sombra de la infidelidad planea sobre su relación y sea inevitable ver también la representación del horror de la desconfianza, debido a las habladurías hechas con mala intención. Nunca sabremos qué pasó realmente, pero lo que sí queda patente es la postura de Leidi, la de una mujer enamorada.

Dos son los planos que hacen de Leidi una pieza única y hermosa. El primero es el que abre la película. En él aparece la protagonista de espaldas a cámara. Mientras, de fondo, se aprecia el cielo y un poste con cables. En este momento, parece como si delante de ella se hubiese abierto todo un abismo. Entonces, se oye el llanto de un bebé y la cámara se mueve mediante una panorámica hacia la derecha y descubrimos que la protagonista está en su habitación. Coge un bebé que hay sobre la cama y lo abraza. El rodaje de este plano, tal y como cuenta el director de fotografía, Juan Sarmiento, en la entrevista que le hemos realizado, generó una magia inmediata.

Leidi_4El segundo plano, similar al anterior, en cuanto a su composición, muestra a la pareja sentada en un banco. Por el modo en que está compuesto el encuadre, da la impresión de que se encontrasen suspendidos en el aire. Ante ellos, el pueblo en el que viven, que ahora viene a ser el abismo que se abre ante ellos y al que tienen que hacer frente. El instante en que Leidi se apoya sobre el hombre de su novio supone un gesto que llena de magia esta historia y a través del cual Simón Mesa Soto arma de enorme poder a su cortometraje.

Se trata, por tanto, de un cine hecho a base de vida, tiempo y paciencia, de pequeños y minuciosos momentos, construido desde esa épica que rodea el sencillo y rutinario día a día de la pareja, sin que la mano de su director medie de ningún modo, todo ello expuesto mediante un estilo invisible, pero rebosante, a la vez, de una arrebatadora personalidad en su puesta en escena.

Ficha técnica:

Leidi ,  Colombia / Reino Unido, 2014.

Dirección: Simón Mesa Soto
Guión: Simón Mesa Soto
Producción: Coproducción Colombia-Reino Unido; IDARTES / The London Film School
Fotografía: Juan Sarmiento G.
Reparto: Alejandra Montoya Villa, Hector Orrego

Raúl Liébana

 

Un comentario para “Leidi”


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios