Críticas

Encantado de conocerle, señor Gambardella

La gran belleza

La grande bellezza. Paolo Sorrentino. Italia, Francia, 2013.

La-gran-belleza-cartelEl director napolitano Paolo Sorrentino, nacido en 1970, conocido en el ámbito cinematográfico internacional por sus últimos largometrajes de ficción, Las consecuencias del amor (Le conseguenze dell’amore, 2004), Il Divo (2008) y Un lugar donde quedarse (This Must Be the Place, 2011), ha conseguido algo que resulta cada vez más difícil en cine: una obra maestra casi instantánea. Quizá sea una afirmación algo intrépida para una película que continúa en cartel, pero, desde que la vi hace poco más de dos meses (cuando asistí en Alicante al preestreno organizado por el Club Información), el personaje de Jep Gambardella (Toni Servillo hace aquí el papel de su vida) no ha hecho más que crecer.

La-gran-belleza-01Muchos críticos han afirmado que La gran belleza es, en realidad, una puesta al día de otro clásico imprescindible del cine italiano, La dolce vita (Federico Fellini, 1960). Hay en esa afirmación mucho de verdad, porque ambas películas comparten un reparto coral, el marco inmarcesible de la Ciudad Eterna y un personaje que actúa al mismo tiempo de protagonista y guía. Ahora bien, parece que Sorrentino hubiera rescatado al personaje de Marcello Mastroianni y lo hubiera trasladado a la Italia de Berlusconi. Jep Gambardella podría ser un Marcello Rubini envejecido: finalmente escribió su novela (El aparato humano), tuvo un éxito fulgurante y se agotó como escritor, si bien ha mantenido intacto su prestigio literario y ha sobrevivido más que holgadamente con sus colaboraciones en la prensa. Desde el punto de vista visual, sin embargo, La gran belleza está mucho más cerca de Roma (1972) que de La dolce vita.

La-gran-belleza-02Como afirma Eloy Tizón, “Jep Gambardella es la personificación de la Europa desgastada, ojerosa, de chaqueta cruzada elegantísima y hortera a la vez, que pese a todo renuncia a las cenizas de la pasión, al guiñol social y al descontrol de la juerga. Beber, hablar, aturdirse, derrochar energía dando tumbos incesantes toda la noche para apurar los escombros del cielo, a la espera de un milagro. Y el milagro se produce: se cruza con Fanny Ardant, ve desaparecer una jirafa entre las ruinas romanas, descubre el mar en el techo de su dormitorio”. Y es que, no en vano, la creación de Jep Gambardella es uno de los grandes aciertos de La gran belleza, junto a la perfecta evocación de la alta sociedad romana de hace unos años, acomodada y frívola, culta y vacua, rica y banal… Gambardella también es así, pero no intenta dar a nadie lecciones de compromiso ni de moral, de ahí que el personaje resulte tan atractivo, porque no se engaña, porque es honesto consigo mismo (inolvidable es la escena en la que le quita la máscara a una amiga suya que intenta darle lecciones de ideología).

La-gran-belleza-03Aunque primero hay un pequeño prólogo con un grupo de turistas que visitan la Fuente dell’ Acqua Paola, la acción no arranca hasta que nos encontramos en mitad de la celebración de un cumpleaños: Jep Gambardella ha cumplido sesenta y cinco años. A partir de ahí, seguimos a Gambardella en una vida que tiene más que ver con la de un playboy que con la de un intelectual. Él es consciente de que su propio estilo de vida lo ha ido alejando de la posibilidad de creación, pero, al menos, ha mantenido intacto su espíritu crítico y es capaz de darse cuenta de ello. Un amigo suyo, Romano (Carlo Verdone), ha corrido peor suerte, pues sus obras de teatro apenas se estrenan y tiene alquilada una habitación en un piso de estudiantes. Gambardella, en cambio, vive rodeado de lujos y posee un ático junto al Coliseo, en el que reúne a lo más selecto de la intelectualidad romana.

La-gran-belleza-04Hay, a lo largo de La gran belleza, imágenes hermosísimas de los más recónditos tesoros de Roma, pero también situaciones extravagantes e insospechadas, como la cena con la Santa (Giusi Merli) o el encuentro con el cardenal (Aldo Ralli), que, al parecer, antes había sido exorcista. Resulta espeluznante cuando Jep le enseña a Ramona (Sabrina Ferilli) cómo debe comportarse en un entierro de la alta sociedad romana y mágico el momento en que los flamencos se posan en la terraza de Gambardella.

La-gran-belleza-06Cuando terminé de ver La gran belleza no estaba seguro de si acababa de ver una obra maestra o un bluff. Al principio, me hubiera salido del cine a los diez minutos de película; después, tras dos horas y media, fui el último en abandonar la sala de proyección, pues los títulos de crédito no iban pasando sobre un fondo negro, sino sobre un largo plano‑secuencia que iba navegando sobre el Tíber. Si La gran belleza puede resumirse en un tema, ese es el de la inspiración: Gambardella había pasado cuarenta años de su vida buscándola y solo le llegó cuando creía que ya jamás iba a encontrarla. Quizá fuera el momento de que escribiera su segunda novela.

Premios: Nominada al Oscar a Mejor Película de Habla no Inglesa; Globo de Oro a la Mejor Película Extranjera; nominada al BAFTA como Mejor Película de Habla no Inglesa; nominada a la Palma de Oro en el Festival de Cannes; cuatro premios del Cine Europeo: Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor y Mejor Montaje; nominada al Goya a la Mejor Película Europea.

Tráiler:

Ficha técnica:

La gran belleza (La grande bellezza),  Italia, Francia, 2013.

Dirección: Paolo Sorrentino
Guion: Paolo Sorrentino, Umberto Contarello
Producción: Nicola Giuliano, Francesca Cima
Fotografía: Luca Bigazzi
Música: Lele Marchitelli
Reparto: Toni Servillo, Carlo Verdone, Sabrina Ferilli, Serena Grandi, Isabella Ferrari, Giulia Di Quilio, Luca Marinelli, Giorgio Pasotti, Massimo Popolizio

15 opiniones en “La gran belleza”

  1. Anoche vi esto que para mí es una obra maestra. Es el primer filme que tengo oportunidad de ver de Paolo Sorrentino. Cuando comienza el relato lineal de Jep Gambardella, la noche de su cumpleaños precisamente, con esa conjunción apabullante de imagen y sonido; me acomodé mejor en el sillón…había sonado la alarma en mi interior indicándome que el milagro estaba por suceder. Lo que siguió a continuación hasta el final (con títulos incluidos),así lo confirma.
    No puedo hablar mucho aún de la película porque, no pude asimilarla, racionalizarla. Es como que me atraganté con un bocado exquisito, el cual ahora debo paladear pacientemente, plano por plano.
    Hasta pronto!

    1. Muchas gracias por tus palabras. La verdad es que a mí me pasó exactamente lo mismo. Tuve con La gran belleza la sensación de haber visto algo distinto y grande, una película de esas que tienen que quedar para siempre. Jep Gambardella es un personaje magnífico. Un saludo.

  2. Una de las mejores películas que haya visto. Y por supuesto que es una película que tiene que quedar para siempre.
    Tengo una pregunta y no se si a ustedes les paso pero depues de ver una exelente pelicula te quedas con ganas de seguir conociendo a este buen personaje JEP GAMBARDELLA ASI QUE MI PREGUNTA ES ¿¿AHI ALGUNA FORMA DE CONSEGUIR SU NOVELA (el aparato humano) ??QUÉ ES LA QUE MENCIONAS AL INICIO. Según he leído no hay publicaciones.¿¿ Es eso cierto?? Ojalá y me puedas ayudar.

  3. Considero importante resaltar la relación Sorrentino-Servillo. Pienso que a veces lo que hace triunfar una película es la complicidad entre el actor y el director. Ocurre esto en la gran belleza. Hay una unión tan entrañable que nos hace quedar absortos en toda la película. La muerte, el declive social, y una cosa por buscar: la gran belleza. Es algo hermoso, en toda la línea cinematográfica, lo que Servillo y Sorrentino nos dejan ver.

  4. Una inteligente y ácida crítica sobre la estupidez de la carrera del snobismo y la modernidad . Demostración de que los carruseles más cool no nos llevan a ninguna parte . Entre lujosos escenarios y ambientes elegantes Sorrentino y Servillomnos muestran que
    Sólo el desengaño y la frustración, frutos de la experiencia y la madurez, son capaces de despertar nuestra melancolía quien puede devolvernos a las raíces, a lo que quizás no debimos abandonar, al camino, sino de la verdad , si al menos al más auténtico .

  5. Ayer vi La gran belleza y coincido en que es una obra maestra. La estética, a veces, me recordó a las películas de Almodóvar (las escenas de monjas, la directora enana, la combinación de colores, la disposición de los planos…)pero por otro lado deja entrever tantas cosas y tan eternas como Roma. La nostalgia, la decadencia de la Europa del siglo XXI, (la recurrente manía de engañarnos a nosotros mismos, e intentar buscar la anhelada felicidad de fiesta en fiesta en compañía de alcohol, drogas, sexo… La evasión que tendemos a pensar que necesitamos por culpa o por causa de otros…amigos, familia, cuando en realidad queremos inconscientemente, evadirnos de nosotros mismos. De eso solo se da cuenta el protagonista) Una gran película para volver a ver siempre, para recapacitar sobre la vida y la muerte, para deleitarnos con la belleza de sus planos, iluminación, fotografía y sobre todo para volver a contemplar la belleza de Roma y ese ático frente al Coliseo, antítesis del pasado y presente y que ya siempre se nos quedará en la memoria.

  6. Es una película que destaca temores y pasiones en medio de un ambiente naturalmente hedonista. Es muy sincera y pasional y destaca perspectivas emocionales de una sociedad que vive de consumir felicidad, sea real o ficticia. Excelente película.

  7. Maravillosa,desde el principio,aunque a veces inquietante y sorprendente y nunca sabes que va a pasar en la escena siguiente,no la puedes dejar de ver.En definitiva impactante,la tengo que ver más veces,muchas mas para poder disfrutar de los diálogos,paisajes y sobretodo interpretación.

  8. A mi me llamó mucho la atención el concepto de muerte que ronda durante toda la película, demostrando en varios casos como pasan los años, como nos volvemos viejos, y como la muerte siempre esta allí. A veces olvidamos que ahí esta, y eso está muy bien, ya que nos mueve a combatir la pereza y buscar lo que queremos hoy, no en el futuro. El mismo caso de Romano, la obra en que lo aplaudieron fue la que escribió con sinceridad, se plasmó, y habló sobre la nostalgia que sufren aquellos que vieron pasar su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *