Especial aniversario 

Imágenes para el recuerdo

Qué difícil puede resultar para alguien tan indeciso como yo, el tener que elegir tan solo cinco fotogramas que representen mi gusto por el cine. Cinco imágenes que se hallen guardadas en mi mente como significativas e importantes, y que más allá de la película de la que son parte, marquen un momento en mi camino cinéfilo. Muchas pasaron por mi cabeza tratando de quedar dentro de la selección; lo más complicado fue decidir cuáles dejar fuera, sin embargo, las elegidas son las que, por alguna razón, a lo largo de los años se han quedado conmigo y me siguen conmoviendo como la primera vez que las vi.


01 La perla

La Perla
La Perla, Emilio ‘El Indio’ Fernández. México, 1947

En primer lugar, está la imagen que indudablemente es mi favorita de entre todas. Se trata de uno de los fotogramas más bellos del cine y pertenece a la película La perla (1945), del Indio Fernández, fotografiada con la usual maestría de Gabriel Figueroa, quien utilizaba el alto contraste, sin por eso perder una rica gama de grises, dando un toque de dramatismo a cada uno de sus encuadres. Esta sola imagen representa toda la espera, la ansiedad y la desesperación de las mujeres de los pescadores, ante la fuerza de un mar que no quiere calmarse para dejar a los hombres salir a pescar. El manejo de la luz, de la escala tonal de grises, la cuidada composición hacen de este un fotograma único e inolvidable.


02 El piano

El_piano_jane_Campion
El Piano, Jane Campion. Nueva Zelanda, 1993

Para el segundo fotograma, elegí una imagen de la película que en su momento me abrió el panorama hacia un cine distinto, más poético, artístico y sublime, que además requería de todos mis sentidos para apreciarlo y que me envolvía por completo hasta hacerme olvidar que estaba en una sala de cine. Me refiero a El piano (1993) de Jane Campion, que a través de la sensualidad de sus imágenes cuenta una historia potente y femenina, cargada de tensión erótica y sensorial. El encuadre de un piano desamparado a la orilla del mar, al cuidado de una mujer vestida de negro, temerosa, pero a la vez, obstinada en protegerlo, y una niña vestida de blanco sentada encima, acompañándola, es una imagen poderosísima, y muy bella, por lo que, sin duda, es una de mis preferidas.


03 Tres colores: Azul

three-colours-blue
Tres colores: Azul (Trois couleurs: Bleu) , Krzysztof Kieslowski. Francia, 1993

El siguiente fotograma pertenece a la cinta Bleu, parte de la trilogía de Tres colores de Krzysztof Kieslowski. Recuerdo que me impactó la capacidad del director de reflejar el sentimiento de tristeza y utilizar el color como forma de expresión y de una forma tan irreal y onírica, mostrando, como pocos lo han logrado, una profunda comprensión del dolor de su protagonista. Kieslowski pasó a la historia como un maestro de lo simbólico, y un experto en el dominio de las imágenes. El fotograma casi hipnótico de las cuentas de cristal azul, con Juliette Binoche en una de sus mejores actuaciones, ocultando su dolor detrás de ellas, me parece tan lírico y poético que se ha sellado en mi memoria.


04 Amanecer

Sunrise
Amanecer (Sunrise), F.W.Murnau. EUA, 1927

Una de las películas que analizamos en el máster de Aula Crítica, me atrapó debido a su innovadora propuesta estética; también por ser adelantada a su tiempo en cuanto a los riesgos que corría su director con intensas imágenes a contraluz, utilizando un alto contraste y manejando una interesante trama de intriga y suspenso. Se trata de Sunrise, de F.W. Murnau, de 1927, un realizador alemán que introdujo el expresionismo en el cine norteamericano, dotándolo de una fotografía que emana arte a través de los juegos de luz y sombras, y las tomas nocturnas tan bien logradas. Por lo que dentro de mis fotogramas predilectos, está el momento en que la pareja se abraza entre las ramas, y los vemos, perfectamente bien encuadrados, a contraluz.


05 Ida

ida
Ida, Pawel Pawlikoswski. Polonia, 2013

Por último, elijo un fotograma de la cinta Ida (2013), de Pawel Pawlikowski, la cual es una verdadera joya del cine. Al verla por primera vez, su impactante manejo de la fotografía me estremeció hasta las lágrimas. En este cuadro por ejemplo, vemos en primer plano un tronco de árbol, al lado está Ida arrodillada ante una tumba, un poco más atrás observamos a su tía recargada en el coche fumando, y al fondo, con gran profundidad de campo un paisaje infinito que se junta en el horizonte, con un cielo blanco sobreexpuesto; todo junto logra una composición atractiva que además nos brinda información sobre los personajes y su historia. La destreza de Pawlikowski y de su fotógrafo Lukasz Zal, para captar desde el blanco puro y brillante de la nieve hasta el negro más oscuro en cada fotograma consigue plasmar imágenes muy bellas, en las que cada plano resulta relevante, como si se tratara una coreografía de elementos que en orden logran componer de manera estética y exquisita todos sus encuadres, a pesar de lo dura que es la realidad que se presenta.

2 opiniones en “Imágenes para el recuerdo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.