Críticas

El agotamiento de un género

Extinction

Extinction. Miguel Ángel Vivas. España, 2015.

Extinction-PosterParece que la fiebre zombi/infectados/criatura apocalíptica no tiene fin, y los cines se llenan de cuando en cuando con algún tipo de producto relacionado con este fenómeno. No sólo los cines; las historias de la humanidad en el último estertor de la civilización llenan páginas de cómics (la célebre The Walking Dead tiene su origen en las viñetas de una publicación que ha superado con holgura los 150 números), novelas o minutos de máxima audiencia en cadenas de televisión de todo el mundo, por no hablar de videojuegos y derivados. Parece que tenemos invasión para rato.

A pesar de esta omnipresencia, la fórmula ya hace tiempo que da muestras de claro agotamiento, y es que tanta explotación en tan corto espacio de tiempo agota la cantidad de vueltas de tuerca de la que son capaces creativos y guionistas. En esta tesitura, llega Extinction al cine. Toca comprobar si añade algo al género.

Como arranque, lo cierto es que la película tiene un punto de valentía, puesto que pretende jugar en la liga de Hollywood, estrellas internacionales incluidas. La ficción española apuesta fuerte. Aunque se trata de una coproducción con otros países, lo cierto es que la aventura tiene su partida en el libro del escritor español Juan de Dios Garduño, Y pese a todo, publicado ya hace años en pleno apogeo de la literatura Z. De hecho, Garduño es la punta de lanza del género en España, y culpable de que decenas de nuevos autores encuentren su espacio en las librerías, gracias al éxito de esta clase de historias. Igual que en el plano literario, su ficción se transforma en pionera dentro del género en España, cuya historia cinematográfica en el fantástico/terror tiene tantas obras maestras como espantos innombrables.

En el reparto, el televisivo Matthew Fox, que para variar, se encarga de su enésima revisión del héroe torturado en busca de redención. Acompañan un Jeffrey Donovan con demasiados minutos en pantalla para lo que puede ofrecer y Clara Lago, convertida en estrella tras el éxito de Ocho apellidos vascos. Al igual que Fox, Lago repite personaje, de chica con mucho muro emocional, pero que esconde algo más tras su rudeza. El problema es que, como ocurre con casi todo en esta película, esa evolución queda en promesa, en camino inacabado o espejismo dentro de una trama que, de simple, ahoga el pretendido empaque humano de la situación de vida o muerte a la que se ven sometidos los personajes.

Extinction-Clara-LagoLa historia nos cuenta la vida de Patrick y Jack, supervivientes de una hecatombe que ha llevado a la raza humana al filo de la extinción. Sobreviven nueve años después del desastre, rodeados del invierno perpetuo, arrastrando un odio entre ambos, nacido de aquellos primeros momentos en los que el mundo se sumergía en el abismo. A pesar de esta tensión, los dos personajes comparten algo en común: Lu, una niña de 9 años que tiene la clave del pasado de estos dos hombres. Cuando las criaturas que ellos creían extintas aparecen de nuevo, tendrán que superar el rencor por la pura supervivencia.

Miguel Ángel Vivas, director de la película, tiene algo más que oficio. Construye un entorno creíble y maneja sus recursos visuales con intuición para que el aspecto visual de Extinction sea lo más reconocible de la apuesta. Desde la inmensidad helada a la intimidad de los hogares de los dos protagonistas, Vivas hace por su película lo que no consigue el escaso desarrollo del conflicto humano que propone su desequilibrado guion. El contraste entre la vida hogareña y ordenada del personaje de Donovan contrasta con la pesadilla alcohólica en la que se ha sumido el rol de Fox, carcomido por la culpa. Pero este enfrentamiento y sus motivos quedan en eso, en los esfuerzos del director por mostrarnos sus vidas desde adentro. Por lo demás, todo es ambiguo y mal explicado, y lo que debería ser un poderoso drama humano queda en anécdota por la falta de habilidad del desequilibrado libreto en el que se sustenta Extinction. A base de flashbacks, se pretende que el espectador rellene los huecos, pero en lugar de insinuación elegante, se pide el trabajo sucio que no han sido capaces de hacer los escritores de esta mutilada historia. Lo confuso de este camino a ninguna parte es la cantidad de tiempo que la película se toma para, sin conseguirlo, establecer unos lazos consistentes entre las relaciones de los personajes. Acaba por dinamitarse con la aparición de la mujer interpretada por Lago, una excusa bastante floja que desencadena el inevitable y previsible final. Toda esa inversión se desvanece en los compases finales de película, que cambia por completo el ritmo para transformarse en el enésimo espectáculo de tiroteo con ínfulas de western monstruoso. En lugar de mirar hacia los clásicos, tiene más de efectismo de videojuego. Por suerte, en este despliegue final, Vivas no pierde el pulso y consigue que el tono de la película no quede desdibujado por las exigencias del momento. Pero, otra vez, el talento visual del realizador no salva el efecto desconcertante de los cambios de velocidad, y se diluye el pretendido drama humano entre el olor a pólvora.

Extinction-ImagenExtinction no es un desastre total, y si se reducen al mínimo las expectativas, es una película que en un momento de defensas bajas se llega, incluso, a disfrutar. Pero cae en clichés lamentables, no aporta nada al género y todos los puntos fuertes de drama personal quedan en la nada por la falta de implicación de un guion complaciente. Vivas salva su obra de ser un subproducto de serie Z, e incluso es mejor que absurdeces colosales de género apocalíptico como Guerra Mundial Z. Pero se queda a medias en todas sus intenciones, también en la novedad de sus criaturas, que recuerdan de manera evidente a los seres subterráneos del fantástico pack que suponen ambas partes de la injustamente olvidada The Descent (2005 y 2009)

Es bueno que el cine de género español lo intente, e incluso que se empiece a tomar en serio, y quizá Extinction sea un paso. Pero también es la certificación de que queda mucho camino por delante.

 

Ficha técnica:

Extinction (Extinction),  España, 2015.

Dirección: Miguel Ángel Vivas
Guión: Alberto Marini, Miguel Ángel Vivas (Novela: Juan de Dios Garduño)
Producción: Coproducción España-USA-Francia-Hungría; Vaca Films / La Ferme! Productions / Ombra Films / Telefonica Studios / Laokoon Filmgroup
Fotografía: Josu Inchaustegui
Música: Sergio Moure
Reparto: Matthew Fox, Jeffrey Donovan, Ahna O’Reilly, Quinn McColgan, Clara Lago, Valeria Vereau, Matt Devere, Alex Hafner, Jeremy Wheeler

Santiago Negro

Graduado del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios