Críticas

Jugando a ser inmortal

Eternal

Otros títulos: In/Mortal.

Self/Less. Tarsem Singh. EUA, 2015.

Cartel de EternalDesde tiempos inmemoriales, grandes epidemias han hecho perecer a miles de personas alrededor del Globo, incluso haciendo desaparecer civilizaciones enteras. Poco a poco, el ser humano ha ido logrando superar aquellas enfermedades, mediante el descubrimiento de nuevos medicamentos y tratamientos para combatirlas. En el medio han aparecido nuevas enfermedades, mientras otras continúan siendo un enigma.

La ilusión del hombre inmortal siempre fue representada como un tema tabú e impulsó grandes historias, tanto en la literatura como en la cinematografía, pasando por experiencias como la de Deadpool en el mundo del cómic. La temática Sci-Fi inunda el inicio del filme, presentando a un personaje que, gracias a los avances tecnológicos, logra transferir su mente de un cuerpo moribundo a otro (por supuesto, siempre ese nuevo cuerpo es el de un hombre que además de ser sano es apuesto, generalmente la estrella del momento en Hollywood). Eso traslada al personaje desde una posición de hombre común a la de héroe, convirtiendo automáticamente al film en una aventura de acción. Podemos efectuar, entonces, un paralelismo entre el joven Damian Hale (Ryan Reynolds) y Emilio Estevez en Freejack: Sin Identidad (Freejack, Geoff Murphy, 1992), fugitivos de la corporación que busca vender sus cuerpos al multimillonario de turno.

Ryan Reynolds en el espejo en EternalEn el caso particular de Eternal, se plantea una solución un tanto ortodoxa al cáncer de pulmón terminal, lo que provoca que el multimillonario Damian Hale (Ben Kingsley) esté atravesando los últimos días de su existencia. Creado en un laboratorio ultra secreto con el objetivo de preservar a quien estuviera dispuesto a pagar por sobrevivir.

No se trata de la primera incursión hollywoodense del director indio Tarsem Singh, con experiencias previa en películas como The Fall (2006), Inmortals (2011) y Mirror Mirror (2012). En Eternal, que cuenta con un guion de los hermanos catalanes David y Alex Pastor, Singh gira hacia el género Sci-Fi y suspenso, mezclado con algo de acción, intentando convertir a Ryan Reynolds en el Jason Bourne de la presente década.

Como ya hemos mencionado anteriormente, en materia de cambio de cuerpos, el cine tiene una larga experiencia. No podemos pasar por alto el hecho de que estamos ante un remake de la película Plan diabólico (Seconds, 1966) que vio la luz unos meses antes que la reconocida Grand Prix (1966) del mismo director, John Frankenheimer. También podemos citar filmes que van desde esa vorágine de acción titulada Cara a Cara (Face/Off, John Woo) que enfrentó a John Travolta con Nicolas Cage en 1997, a la multiplicidad de formas –humanas y otras no tanto- que puede adoptar el T-1000, intepretado por Robert Patrick en Terminator 2: El Juicio Final (Terminator 2: Judgment Day, James Cameron, 1992).

Viaje de Ben Kingsley al laboratorioEl manejo de la banda sonora aporta gran suspense a las escenas de escape que protagoniza Ryan Reynolds, especialmente cuando debe luchar por descubrir la verdadera identidad de su cuerpo, revelada por las alucinaciones que sufre, al no tomar la pastilla que, intencionalmente, el laboratorio le ha dado. Todo esto se apoya perfectamente en el tratamiento estético del inicio del filme, con el laboratorio secreto comandado por el oscuro profesor Albright (Matthew Goode), dos características que, combinadas, generan la idea de una omnipotencia suprema al momento de vigilar qué sucede luego de haberse concretado el intercambio de cuerpos.

Transferencia de cuerpos en EternalSi bien protagoniza un papel principal en el desarrollo del filme, Ben Kingsley tiene un paso fugaz durante los primeros minutos del mismo, luego da paso a Ryan Reynolds, por lo que, si bien quien representó a Georges Méliès en Hugo (2011) de Scorsese, pasa a engrosar la lista de celebrities del film y su personaje es el principal, la star de la película es Reynolds. Otro rol principal es interpretado por Natalie Martinez, de participación mayoritaria en series como CSI: NY, Under the Dome y Kingdom. Y por último, la actuación de Victor Garber -quien caracterizó a diversos personajes importantes en films como Titanic (James Cameron, 1997) y más recientemente, en Argo (Ben Affleck, 2012)- está en línea con la gran mayoría de sus interpretaciones: habiendo participado en grandes filmes, siempre ha representado roles secundarios.

Matthew Goode en el laboratorio Es esta película un preludio al papel que llevará a Ryan Reynolds a vestir el traje de Deadpool en 2016? La historia de Eternal está un tanto caracterizada por esa atmósfera cómic que tanto atrae a los fans de Marvel y DC, por lo que ese fugitivo casi caricaturesco que verán en esta cinta puede ser un puente entre la ampliamente rechazada versión de Reynolds de Linterna Verde (Green Lantern, Martin Campbell, 2011) y la que el próximo año lo llevará a ponerse en la piel de Wade Wilson en Deadpool.

Trailer:

Ficha técnica:

Eternal  / In/Mortal (Self/Less),  EUA, 2015.

Dirección: Tarsem Singh
Guión: David y Alex Pastor
Producción: Endgame Entertainment, Ram Bergman Productions
Fotografía: Brendan Galvin
Música: Dudu Aram, Antonio Pinto
Reparto: Ryan Reynolds, Ben Kingsley, Natalie Martinez, Matthew Goode, Victor Garber, Derek Luke

Sebastián Sáez Burgos

Graduado del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios