Cinerama

Entrevistas: 

Entrevista a Julio Hernández Cordón director de la película Te prometo anarquía

Julio Hernández Cordón

Te prometo anarquía es el quinto largometraje de Julio Hernández Cordón. Una mirada lúcida y desprovista de prejuicios del director guatemalteco hacia un país como México, en el que se encuentra afincado desde hace un año, aproximadamente. La homosexualidad o la bisexualidad se abordan desde un ejercicio de contención de los personajes con respecto a su entorno, ya que se reprimen. También está presente el tráfico de sangre en esta película cuyo estreno mundial tuvo lugar en Locarno y durante estos días se ha proyectado en el Festival de Toronto y de San Sebastián, consiguiendo en este último una mención especial en la sección que competía, Horizontes Latinos. EL ESPECTADOR IMAGINARIO habló con Julio acerca de su película, tras su paso por el pasado Festival de Cine de Locarno.

Raúl Liébana (RL): Enhorabuena por la película, que ha sido muy bien recibida en Locarno ¿Qué impresión le queda a usted?

Julio Hernández Cordón (JHC): El recibimiento fue amigable. Me dio la impresión que tanto a la prensa como al público le agrado el trabajo realizado. Estar en Locarno es algo importante, ya que es un festival que se caracteriza por seleccionar títulos de vanguardia, tienen una apuesta muy centrada en las propuestas estéticas, así que formar parte de eso, es un honor.

RL: ¿Por qué el título de Te prometo anarquía?

JHC: El nombre de la película lo encontré en un blog de poesía que se llama “Te prometo anarquía”.  

RL: Este proyecto se empezó a gestar desde, al menos, el año 2013, cuando consiguió apoyo de la Berlinale y después con fondos mexicanos, ¿Qué papel ha jugado el hecho de haber obtenido este tipo de financiación?

JHC: Sin esos apoyos la película no existiría, así de simple.

RL: La película es una mirada hacia México y hacia parte de su juventud, limpia y desprovista de cualquier tipo de prejuicio Sin juzgar, se adentra en el mundo de los personajes protagonistas, pero ¿cuál era la idea que más le interesaba?

JHC: Hacer una historia de amor masculina con dosis de cine noir. Para mí es importante no juzgar a  mis personajes, prefiero que eso lo haga el espectador. Me centro más en retratarlos, y que ellos sean quienes se expliquen, o no. También me interesa hablar del lugar donde vivo.

RL: Por otra parte, estamos ante una película en la que hay skateboard, compra y venta de sangre, negocio que posibilita a los personajes seguir adelante, ¿en qué se encuentra inspirada esta historia? ¿Cómo surge?

JHC: Mi idea fue apropiarme del género del cine noir. Mi cine es muy naturalista, de cierta manera.

RL: La película, en realidad, utiliza como excusa esos temas -el skateboard, la venta de la sangre- para centrarse realmente en un único aspecto. La relación entre los dos protagonistas ¿Cómo la quiso plantear?

JHC: Como una película de amistad. Un amor correspondido a medias. También quise hacer una historia de personas que se traicionan sin darse cuenta.

Te prometo anarquíaRL: Esa es la impresión. No es exactamente una relación de amor-odio, pero sí se percibe llena de fatalismo, aunque tampoco termine de estar abocada al fracaso. Es curioso cómo los personajes se hacen daño mutuamente, aunque realmente se quieren. Es una relación llena de aristas y muy compleja. ¿Cuál es el modo en que la concibió? ¿Partió de algún referente como base?

JHC: Me basé en personajes reales. Es una historia de amor de personas muy jóvenes que no saben expresarse emocionalmente. Quise hablar de cómo los hombres aman y cómo se relacionan, sin decirse todo lo que quisieran. También cómo la gente querida sigue presente sin estarlo físicamente.

RL: Al hilo de lo que indica, los personajes no quieren mostrar explícitamente la relación que mantienen de cara a los demás, la ocultan. De esta forma también se está hablando de la imagen que este tipo de relaciones supone en la sociedad, ¿Qué supone todo esto en su país o es otra la idea que quiso mostrar?

JHC: La ciudad de México es muy tolerante con la diversidad sexual. Más quise hablar de personas que no asumen del todo su sexualidad y que les da miedo expresar con acciones sus emociones. Siento que el ambiente del skate antes era machista… pero ahora lo es cada vez menos. Entonces, más bien me enfoqué en el mundo skate.

RL: Ya lo hemos comentado, ya que es otro aspecto importante de la película, los personajes pasan prácticamente todo su tiempo haciendo skateboard. Y es una actividad que los actores dominan. ¿Cómo realizó el casting? y ¿cómo afectó el hecho de que la película estuviese tan centrada en el skate?

JHC: No hubo casting. A los chicos los busqué en el Facebook. Un amigo me pasó los perfiles de posibles actores. Busqué no actores. Revisé sus perfiles y así di con ellos. El efecto que quería era que se sintiera que mis personajes son reales. Es gente que convive con la calle de manera orgánica. Y eso me gusta.

RL: Y de Locarno al Festival de Cine San Sebastián, en septiembre, a competir en la sección de Horizontes Latinos en la que hay títulos, como el suyo, de una gran calidad. La película está teniendo un buen recorrido en festivales, ¿cómo ve la trayectoria pasada y futura de la película?

JHC: La película apenas está iniciando su recorrido. Es muy temprano para mi dar un vaticinio. En unos días viajo al Festival de Toronto. Creo que es una película que va a generar empatía, a pesar de hablar de relaciones homosexuales y narcotráfico. Creo que su poder es que aborda esos temas sin demagogia y se centra en la amistad de un grupo de personas que creen que ellos pueden salirse con la suya.

Raúl Liébana

 

Un comentario para “Entrevista a Julio Hernández Cordón director de la película Te prometo anarquía


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios