Críticas

El inicio de un ocaso

El incendio

Juan Schnitman. Argentina, 2015.

Poster de El IncendioA veces las situaciones que atravesamos las afrontamos con tal extremismo, que un simple llamado puede llegar a arruinar hasta una relación. Utilizando un marco temporal de 24 horas, El incendio retrata la desintegración de una joven pareja a partir de un inesperado y, al parecer, insignificante suceso que funciona como desencadenante de todo lo que acontecerá después.

Marcelo y Lucía van camino a concretar el sueño de muchos: comprar su primera vivienda. Con todo lo que ello implica, se percibe un clima de nerviosismo, a pesar del momento feliz. De más está decir que gran parte de la situación de estrés se la lleva el hecho de llevar consigo 100 mil dólares en efectivo (un gran riesgo en un país como la Argentina, donde la clase media, luego de muchos descalabros financieros, ha perdido la confianza en el sistema bancario). Un llamado que recibe Lucía es el punto de inflexión: el vendedor no llegará a la reunión, por lo que la compra deberá ser pospuesta para el siguiente día. Desde entonces, todo irá cuesta abajo, ya que esa expectativa frustrada se convierte en la primera pelea de la pareja y la impulsora principal de la historia.

El Incendio escapa a ese formato tan característico al que nos tiene acostumbrado el cine argentino de distribución masiva, casi una extensión de las novelas del prime time nocturno de los canales de aire locales. ¿Por qué decimos esto? Porque va por fuera del formato de unitario típico de ese segmento, que penetró profundamente en el cine local. Existe un excelente trabajo de balance entre las escenas, algo que hace que los momentos de tensión estén muy bien logrados. La pareja de Marcelo y Lucía tienPareja Actoral de El Incendioe aquello que complementa al uno con el otro, una química especial. Pero el llamado que reciben a bordo del auto constituye un punto de inflexión. Si bien parecen complementarse, el llamado los alterará a ambos, sacando lo peor de ellos, convirtiendo la relación en un infierno. Esta será la temática principal del largometraje.

Ambos protagonistas atraviesan situaciones de violencia en sus trabajos. Por una parte, Lucía vive situaciones de estrés en el restaurante donde trabaja, donde es infravalorada por su supervisor y sus compañeros. Por otra parte, Marcelo recibe graves acusaciones de parte de padres de uno de sus alumnos, de quienes recibe una reprimenda por haber golpeado presuntamente a su hijo.

Schnitman ha seleccionado las locaciones de filmación con gran criterio, creando esa sensación de encierro y agobio que nos envuelve. En especial, está lograda en la escena nocturna, donde Marcelo y Lucía chocan al final de un día terrible. Con muy poca luz y un Juan Barberini alterado, al punto de querer enfrentar a un vecino con un arma, la escena es uno de los momentos más logrados, instalando una tensión que no decaerá durante casi la totalidad del film (por supuesto, con los balances que comenté anteriormente).

Protagonistas de El IncendioEl marco de las 24 horas en las que se desarrolla la película es vital para hacer funcionar la tensión que reina en El incendio. Todo debe resolverse antes de la próxima mañana, pero en vez de intentar buscar una salida pacífica, Marcelo y Lucía agregan a cada minuto una nueva pelea que nos hace dudar si la concreción de la compra se efectuará al día siguiente.

La utilización de planos secuencias, generalmente de larga duración, regula los momentos de tensión. Otro factor vital para la construcción de intranquilidad es la utilización de sonido natural, algo que funciona perfectamente a la hora de sumar nerviosismo a la narración. Encontraremos un ejemplo de ello al comienzo, cuando ambos se encuentran yendo a firmar la compra. Luego del llamado que recibe Lucía, hay silencios y entonaciones que marcan el terreno de cómo se desarrollará el resto del film.

Pasan de ser una pareja feliz que se dirige a la compra de su primera casa, al regreso a su feo y desordenado departamento, que se convierte en el escenario de explosión de la violencia por la que atraviesan los personajes. Esto se acentúa aún más cuando llega la noche. Después de toda la tensión vivida durante el transcurso del día, los dos eclosionan, no pudiendo controlar sus emociones.

Aunque no se trata de la ópera prima de Juan Schnitman, sí estamos ante un éxito, una película que se puede hacer lugar a fuerza de las críticas que reciba en los festivales, como por ejemplo, su reciente participación en el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires (Bafici). Esto se da gracias el difícil contexto que presenta el cine argentino, a través de sus cadenas de distribución, que otorgan un espacio prioritario al cine de Hollywood, inundando sus salas de ese tipo de cine, impidiendo que películas como El incendio se instalen en las carteleras comerciales.

Juan Barberini y Pilar Gamboa en El IncendioEl Incendio no es un simple drama, sino que posee ese componente psicológico de los personajes que hace imposible predecir sus acciones. Marcelo Barcos (Juan Barberini) es un profesor de secundaria, quien utiliza la violencia para exteriorizar su estrés personal, tanto en la escuela en la que dicta clases como en la relación con su novia. Lucía (Pilar Gamboa) trabaja como chef en un restaurant. Recibe el acoso de sus compañeros de trabajo y el asedio laboral de su jefe, quien la menosprecia. Todo esto constituye un coctel explosivo para ella, que estalla al momento de pelear con su novio. Los dos personajes principales son puestos a prueba ante una situación límite que demuestra que no solo existen problemas en la vida personal de cada uno de ellos (trabajo, familia), sino que hay un latente “pase de facturas” entre ambos, cosas inconclusas que todavía no han resuelto.

Como acertadamente invita el título, no se trata de una simple compra fallida de una nueva casa, sino de aquellas pequeñas cosas que van destruyendo de a poco una relación. Y de todos los ingredientes en la vida que van deteriorando las relaciones interpersonales sin que nos percatemos de ello.

Trailer:

Ficha técnica:

El incendio ,  Argentina, 2015.

Dirección: Juan Schnitman
Guión: Agustina Liendo, sobre una historia de Juan Schnitman
Fotografía: Soledad Rodriguez
Música: Sonora
Reparto: Pilar Gamboa, Juan Barberini

Sebastián Sáez Burgos

Graduado del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Un comentario para “El incendio”


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios