Críticas

Carta fílmica a Marco Denevi

El hemisferio nocturno de la Tierra

Diego Arandojo. Argentina, 2022.

Cartel de El hemisferio nocturno de la Tierra“No era un hombre de letras ni provenía del ambiente literario. Se fue haciendo como escritor. Lo abrumaba la prensa y no era del ambiente. Tenía un espíritu neorromántico, amaba la vida nocturna, el tango, la ópera y el piano”. Así lo describe Juan José Delaney, biógrafo del escritor argentino Marco Denevi (1920-1998), en El hemisferio nocturno de la Tierra, el nuevo documental del guionista, escritor y realizador Diego Arandojo (30 años de silencio, 2013; Opium, la Argentina beatnik; 2014; Alcatena, 2015; y Garaycochea, 2017).

Autor de grandes novelas argentinas que se han convertido en clásicos de la literatura, como Rosaura a la Diez (1955); Ceremonia Secreta (1960) y Falsifcaciones (1966), entre muchas otras, que han sido traducidas a varios idiomas y llevadas al cine, Denevi incursionó en otros géneros, como el teatro, el cuento y el periodismo.

La diversidad de su escritura y la articulación discursiva que lo caracterizaron permiteron que sus libros formaran parte de la bibliografía impartida en los colegios; una experiencia que marcó la infancia y adolescencia del realizador, atento a la singularidad de una narrativa cautivante.

La vigencia de sus textos, en el marco del centenario de su nacimiento, contrasta con el injusto desplazamiento de su obra dentro del campo literario y la agenda editorial, razones suficientes para hacer una película que rinde homenaje a su memoria y da cuenta del aporte cultural que dejó en la literatura argentina, al fusionar el realismo con la fantasía, desde un mirada contemplativa y cercana a los más incomprendidos.

“Son muchos y muchas los autores y autoras de la Argentina que, lamentablemente, han quedado olvidados. Vale la pena invertir cuatro años, como en este proyecto, para recuperar una joya de las letras”, expresa el realizador en la entrevista que le realizamos en este mismo número de EL ESPECTADOR IMAGINARIO. “Lo hemos hecho con mucho respeto, como una suerte de carta de amor. Denevi era una persona muy epistolar, le gustaba muchísimo la conversación a distancia a través de las cartas. Esta película es una suerte de carta dirigida a él”.

En sintonía con el ambiente nocturno y porteño que moldeó la narrativa y los personajes denevianos, el documental combina la animación digital con una estilizada fotografía en blanco y negro, muy acorde a la atmósfera noir de su literatura y de sus hábitos. “Las cosas más importantes pasan a la noche, allí vemos más que durante el día”, expresó Denevi en un reportaje.

El hemisferio nocturno de la Tierra

Dividida en tres capítulos: vida, muerte y resurrección, la película ofrece un recorrido dinámico y ccronológico por los orígenes, la formación y la trayectoria del escritor nacido en la localidad de Saenz Peña (Provincia de Buenos Aires), quien, sin provenir del campo de las letras, inició su carrera como escritor al ganar el premio por su novela Rosaura a la diez, en el concurso organizado por la editorial Kraft, en 1955.

El hemisferio nocturno de la Tierra, título que responde a una frase escrita en una de sus cartas, también hace alusión a dos películas basadas en sus libros más exitosos. La primera fue la transposición de Rosaura a las diez (1958), dirigida por el consagrado director Mario Soffici (1900-1977) e interpretada por Juan Verdager y Susana Campos; y la segunda, Ceremonia secreta (1969), realizada bajo el mismo título por el norteamericano Joseph Losey (1909-1984), que contó con las actuaciones de Elizabeth Taylor, Mia Farrow, y Robert Mitchum.

Asimismo, la formación de Arandojo en el comic, las letras y la realización, lo llevó a plantear un diálogo entre la animación y los distintos recursos que comúnmente adopta y caracteriza al documental clásico. En este caso, intercaló un pasaje lúdico de ficción con un interesante material de archivo, tanto sonoro como fílmico, junto a fotografías e imágenes de una Buenos Aires transitada por los pasos de Denevi, sobre quien aportan su testimonio Juan José Delaney, Horacio Callegari, Cristina Piña y Patricia Breccia, entre otros. Cada uno fue compartiendo distintos detalles de un hombre muy particular y reservado.

A pesar del éxito y el reconocimiento por su innovación y estilo literario, la extensa carrera de Denevi también padeció el olvido de sus lectores y de los cambios que se fueron produciendo en la cultura y en el ámbito literario. Al respecto, la expresión de uno de sus amigos, el poeta Juan Jacobo Bajarlía sintetiza ese padecimiento: “Lo mataron con balas de silencio”, en relación a cómo los medios pueden invisibilizarte.

Frente a la injusta desvalorización de un autor, las preguntan que subyacen a lo largo del documental intentan dilucidar cuáles son los factores socioculturales que llevan a desplazar a un autor y detener su obra, cómo opera el circuito editorial, por qué sus libros se asocian solo a las lecturas escolares y cuánto insidió su ideología durante los años sesenta y setenta.

Sin duda, el logro de El hemisferio nocturno de la Tierra es el de incentivar el amor por lectura, invitando al espectador a redescubrir el talento y creatividad de una obra que no debe pasar inadvertida. En esta carta fílmica, el realizador nos lleva a reflexionar sobre el poder y la manipulaciòn que ejerce la industria cultural en virtud de guiar la mirada sobre lo que debemos o no debemos leer.

 

Tráiler:

Comparte este artículo:

Ficha técnica:

El hemisferio nocturno de la Tierra ,  Argentina, 2022.

Dirección: Diego Arandojo
Duración: 98 minutos
Guion: Diego Arandojo
Producción: INCAA
Fotografía: Animación, Fabio Bastías
Música: Darío Martínez, Franchi Picone
Reparto: Animación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.