Críticas

La ley de la selva

El año más violento

A Most Violent Year. J.C. Chandor. EUA, 2014.

El año más violento, cartelEstamos ante una inteligente, intrigante y poderosa historia, que nos sumerge en los recovecos urbanos de Nueva York, en 1981, año que figura en las estadísticas como uno de los más violentos de dicha ciudad, secuestrado por el crimen y la delincuencia.  En tal escenario, se desarrolla esta interesante y atrayente combinación de thriller con drama urbano.

El año más violento, tercer largometraje de J.C. Chandor, nos presenta la desesperada situación que viven sus protagonistas, Abel Morales (Oscar Isaac), y su mujer, Anna (Jessica Chastain), cuando peligra la estabilidad de su empresa de combustible, debido a los constantes atracos de los que es objeto su flota de camiones. Además, en el plano familiar han recibido amenazas e intentos de asaltos. Y por si fuera poco, el fiscal Lawrence (David Oyelowo) está al acecho, decidido a investigar los números y procedimientos de la empresa, en busca de faltas o manejos ilícitos.

En medio de todo este embrollo, Morales mantiene bien definidos los límites éticos que no está dispuesto a traspasar. Se trata de un personaje con temple de acero, quien, a pesar del sistema, la adversidad de las circunstancias y la corriente de corrupción y violencia, lucha por sostener a flote sus valores de rectitud y honestidad. Desea que su negocio crezca legalmente, sin embargo, es provocado por la competencia, por las familias que por mucho tiempo han controlado el monopolio del combustible, que ante el acelerado crecimiento de su compañía, se muestran celosas y molestas. Y es que es frecuente que los que están arriba no permitan a los demás crecer.

Pero como el mismo Abel lo dice en uno de sus didácticos comentarios, “cuando tienes miedo de saltar, es exactamente cuando debes de hacerlo, porque de lo contrario te quedarás siempre en el mismo lugar”. Así que no está dispuesto a quedarse de brazos cruzados. Es un hombre que resuelve, que actúa, pero no sacrifica sus convicciones, a pesar incluso de los consejos de su incondicional abogado, Andrew Walsh (Albert Brooks), y la ansiedad de su esposa, personaje trascendental para el film, que demuestra la enorme influencia de una mujer fuerte, guerrera y dispuesta a todo por proteger a su familia, y que por cierto, Jessica Chastain consigue interpretar bastante bien, logrando transmitir una tremenda frialdad y absoluto apoyo, a la vez.

Fotograma de El año más violentoA primera vista pareciera, incluso el título lo sugiere, que estamos ante un film de acción, en el que los balazos no dejarán de detonar, sin embargo, la trama va mostrando una mayor profundidad. El ritmo es pausado, con largos lapsos de silencio, con intensos momentos sin diálogo ni música, que van marcando la línea de tensión que se mantiene en casi la totalidad del film, que logran transmitir, de manera certera, la desesperación en la que la pareja se encuentra.

Lo interesante de la construcción que hace Chandor de los hechos, es que no abusa de la brutalidad explícita, sino que la mayor violencia de la que somos testigos es la psicológica, la presión a la que sujeta a los personajes al enfrentarse, arrinconados, en un callejón sin salida.

Asimismo, Chandor hace gala de un estilo urbano muy atractivo, que recuerda de cierta forma al cine del director Sidney Lumet, con su tendencia citadina, con su preferencia por Nueva York, y su construcción de historias alrededor del crimen, en películas como Prince of the City (1981), Family Bussiness (1989) o Night Falls on Manhattan (1997), entre muchas otras, casi la mayoría de su filmografía. De forma similar, El año más violento nos sitúa en la calle como principal locación para el desarrollo de la trama. Nos traslada desde los altos suburbios, hasta las profundidades de un metro atestado de grafitis, para sumirnos después en la hondura de las nevadas sobre los caminos. Igualmente entramos en una típica peluquería neoyorkina, escenario digno de una tradicional película de gángsters, para más tarde, en el mismo tenor, sentarnos a una mesa en la que se encuentran las cabezas de las más influyentes familias de la industria, a las que Morales hace frente, pidiendo que paren los robos.

La adaptación de la década de los ochentas está bien lograda, el distintivo vestuario se ajusta a la perfección. Anna se viste con buena ropa, pero con un estilo que por momentos delata que es hija de un gángster, con ropa ajustada y escotada, con tacones altos. Por su parte, Abel luce elegante, siempre de traje y corbata, y un abrigo color miel que lo acompaña en todo momento.

Imagen de la película el año más violentoLa fotografía da cuenta de un buen trabajo de Bradford Young que, a base de una buena composición y una iluminación que utiliza el contraluz, presentando claroscuros, por ejemplo, en los momentos importantes de negociación o de presión entre los personajes, resulta muy sugestiva, develando sólo fragmentos de lo que sucede, dejando a oscuras parte de la información. Así también la música, con una banda sonora realizada especialmente para el film, a cargo de Albert Ebert, quien anteriormente ya había colaborado con Chandor, funciona como catalizador de momentos de intriga y tensión, ideando un score con notorias influencias de la música de la época representada, creada principalmente a base de sintetizadores para construir la atmósfera adecuada.

El tiempo transcurre de manera lineal, los días avanzan uno a uno, mostrando el desarrollo de los eventos tal cual van sucediendo. Quizá me hubiera gustado la visión de algún flashback del pasado de los protagonistas, averiguar cómo se conocieron, cómo eran antes de la comodidad de su actual posición, qué hicieron para abrirse camino en el difícil mundo de inmigrantes en la competitiva ciudad de la “gran manzana”. Aunque la información se sugiere, y como espectadores la intuimos, esos rompimientos de ritmo podrían funcionar, y probablemente enriquecerían el relato.

Sin embargo, en conjunto, El año más violento resulta una propuesta interesante, un drama atractivo, en el que se devela la psicología de los personajes, nos invita a analizarlos, a conocer sus motivaciones y sus distintos métodos para afrontar los problemas, a apoyar su causa y a esperar con ansia el desenlace.

Tráiler:

Ficha técnica:

El año más violento (A Most Violent Year),  EUA, 2014.

Dirección: J.C. Chandor
Guión: J.C. Chandor
Fotografía: Bradford Young
Música: Alex Ebert
Reparto: Oscar Isaac, Jessica Chastain, Albert Brooks, David Oyelowo, Elyes Gabel, Catalina Sandino, Christopher Abbott

Celia Sutton

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios