Críticas

Antiporno

Anti-Porn. Sion Sono. Japón, 2016.

Festival de Cine Fantástico de Sitges – Sección Noves Visions One

Cartel de la película AntipornoHace seis años, Nikkatsu, la productora más antigua de Japón, comenzó un proceso de revitalización de sus series de Roman Porno, con el lanzamiento de dos remakes de sus más conocidos filmes. A comienzos de la década de los setenta y durante más de diecisiete años, Nikkatsu produjo películas eróticas de bajo presupuesto, con rodajes a gran velocidad, que debían incluir, al menos, una escena sexual cada diez minutos. Esta nueva industria le sirvió para salir de la grave crisis económica por la que atravesaba. El Roman Porno se hizo tan famoso y logró tal cantidad de seguidores, que su diversificación se hizo patente con la aparición de subgéneros de lo más insospechados. Una productora que, por otro lado, ha sido nicho de grandes autores, como Kiyoshi Kurosawa, Takashi Miike o Sion Sono, tres de los directores más respetados y admirados en el Festival de Sitges. Para esta nueva ola del género han sido elegidos cinco reconocidos directores para realizar un filme, cada uno con un tema concreto. Cintas que se han introducido en los festivales de cine internacionales, como la acogida de Wet Woman in the Wind, de Akihito Shiota, por parte del Festival de Locarno, o el film Aroused by Gymnopedies, de Isao Yukisada, de momento, en festivales asiáticos.

Antiporno, fotogramaEste año, en Sitges se ha presentado Antiporno, de Sion Sono, dentro de la sección de Noves Visons One. El tema del arte es del que ha partido el director japonés, aunque este solo le sirve para presentar a su protagonista, Kyoko, una afamada artista que vive una relación sexual sádica con su asistente. Una relación en bucle, que revive una y mil veces, porque todo está incluido dentro de la trama de una ficción, para una película que se está rodando. Dentro de un colorido set de rodaje fetichista, la realidad se desdobla y la linealidad se pierde por completo. La división entre ficción y realidad es imposible de discernir. Todo este artificio de metacine le sirve a Sion Sono para tratar la sexualidad femenina y los preceptos a los que está anclada, abriendo en canal algo tan extendido y promovido como es la cosificación.

Kyoko vuelve una y otra vez a la escena de su primer encuentro sexual como un intento por conocer más de cerca su propia sexualidad y lo que la sociedad espera de ella. Por otro lado, en la exploración de las raíces de sus propios prejuicios sexuales, nos encontramos con una Kyoko adolescente, que se sienta a la mesa con sus padres para hablar de sexo y romper en pedazos todos los tabúes, hasta llegar a la perversión. S. Sono realiza la cinta más feminista de toda su filmografía, en una búsqueda del verdadero significado de la libertad sexual femenina en la actualidad, llena de contradicciones y falacias. Sion deja a un lado lo políticamente correcto y habla de sexualidad sin ninguna reserva ni fingimiento.

Ficha técnica:

Antiporno (Anti-Porn),  Japón, 2016.

Dirección: Sion Sono
Guión: Sion Sono
Fotografía: Maki Ito
Reparto: Ami Tomite, Mariko Tsutsui

África Sandonís

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios