Críticas

Mentiras… ¿piadosas?

Alibi.com, agencia de engaños

Otros títulos: Cómplices.com.

Alibi.com. Philippe Lacheau. Francia, 2017.

Cartel de la pelíucula Alibi.comNo hay duda alguna de que en ciertos momentos lo políticamente incorrecto logra suscitar brotes de humor y desahogos profundos que, de pronto, se vuelven tan necesarios para romper la cotidianidad y la monotonía, en medio de tanta seriedad que hay en un mundo, a veces, tan complicado.

El escape viene en esta ocasión en forma de una comedia ligera, dirigida y protagonizada por Philippe Lacheau, que se percibe insolente y por demás irreverente, que no se cuida de quedar bien con nadie. Sus gags y bromas son, por momentos, machistas, e incluso racistas, sin embargo, se trata precisamente de eso, de intentar provocar la burla de nosotros mismos y de las etiquetas que acostumbramos a imponer a todo el que nos rodea, de llevar a los estereotipos a su máximo nivel para obviarlos en situaciones ridículas y, de tal manera, generar esa catarsis en forma de risa, liberando al espectador de acumuladas tensiones. Alibi.com, a pesar de sus fallas, que probablemente sean muchas en cuanto al manejo del guión, la continuidad en el argumento o la dirección actoral, es sin duda un ejercicio de crítica al papel de las nuevas modas sociales, al apego a la tecnología, a las nuevas tendencias y empresas antes inexistentes, pero que ahora, de pronto, son indispensables…, estos sitios que surgen día a día y cuya función es conectarnos o hacernos la vida ligera, resolviendo toda clase de pormenores; aunque el sitio web que presentan en el filme, Alibi.com quizá vaya un poco más lejos: se trata de una compañía fundada por jóvenes emprendedores –muy al estilo de Mark Zuckerberg–, que se encargan de idear las coartadas necesarias para que aquellos que deseen escapar de alguna situación comprometedora o perpetrar un engaño, se salgan con la suya.

Alibi imagen de la película

La cuestión de la ética es resguardada tras la idea de que lo que hacen es realmente un servicio social e inocente, que busca ayudar a gente con necesidades genuinas y que “una pequeña mentira hace menos daño que la verdad”, tal como pregona el lema de la compañía, aclarando que no aprueban el adulterio en sí mismo, pero que su deseo es evitar que las víctimas sufran.

La empresa Alibi.com funciona de manera eficiente y efectiva hasta que su fundador, Gregory Van Huffel (Philippe Lacheau), se involucra sentimentalmente con la hija de uno de sus clientes, lo que desata una serie de complicaciones que, cuando más se enredan, más situaciones extremas y cargadas de humor se generan, hasta que, como es de esperar, todo se sale de control.

Alibi película

En este punto es donde la película cae en bromas un tanto forzadas y, de pronto, en algunos lugares comunes, en detalles cómicos ya vistos en varias ocasiones, pero que para quien goza de este género encontrará sumamente graciosos.

Lacheau (Babysitting 2, 2015), toma el proyecto en sus manos, y lo convierte en algo completamente personal, al involucrarse en el guion, en la dirección y asumiendo el rol del protagonista, que lleva a cabo adecuadamente. Por otro lado, el resto de las actuaciones sin llegar a ser grandiosas, cumplen su cometido de causar gracia, de ocasionar diversión y entretenimiento. Flo, la chica rubia y bonita de la historia, es interpretada por Elodie Fontan (Dios mío, ¿qué hemos hecho?, 2014) en un papel que no requiere muchos matices ni gran capacidad histriónica, pero cumple con la función de mostrarse atractiva e interesante, la chica por la que el protagonista cuestiona su propio estilo de vida.

Por su parte, para el personaje de la señora Martin, la madre de Flo, se cuenta con Nathalie Baye (Laurence Anyways, 2013; La Fleur Du Mal, 2003), quien tiene una larga y fructífera trayectoria como actriz, dirigida por grandes directores de la talla de Claude Chabrol y Francois Truffaut, y para quien, tal vez, este papel parezca demasiado simple y no represente un gran reto en su carrera, y a quien, quizá por su edad, han ido ya encasillando en este tipo de papeles. No obstante, hace un buen trabajo, no tomándose tan en serio y riéndose de sí misma.

Alibi crítica de la película

En otros aspectos, en cuanto a la edición y los movimientos de cámara, vemos la congruencia con el género de que se trata, por lo que resulta acertado el aceleramiento en los cortes y movimientos, cuando, por ejemplo, planean una misión, y al estilo de Guy Ritchie (sin llegar a su perfección técnica ni a su hábil manejo de edición), podemos ver en imágenes sucedidas velozmente, lo que el narrador está proyectando.

Así que podemos concluir que, en su conjunto, Alibi.com se apega al género que pertenece y no muestra mayor pretensión que la de hacer reír de manera simple y ligera, sin ser demasiado ambiciosa o tratar de ser más de lo que es, sin tomarse tan en serio ni cuidar, especialmente, a nadie ni a nada, mofándose en cierta medida de los convencionalismos, de la banalidad y la superficialidad que se contagia en los jóvenes, de las modas y tendencias sociales, pero sin llegar a ser muy profunda en su criticidad. Y finalmente, aunque será un filme que pronto quedará en el olvido, logra la risa, que es, por el momento, el resultado buscado en el público, ridiculizando a todos sus personajes y, a través de ellos, a cada uno de los estereotipos que representan.

Así que no esperen o exijan más de lo que Alibi.com tiene para dar. El espectador que guste de la comedia pasará un rato entretenido, pero quien no es muy afín a ellas, pues que vea mejor otra cosa.

 

 

Ficha técnica:

Alibi.com, agencia de engaños  / Cómplices.com (Alibi.com),  Francia, 2017.

Dirección: Philippe Lacheau
Duración: 90 minutos
Guion: Philippe Lacheau, Julien Arruti, Pierre Dudan
Producción: Alexandra Fechner
Fotografía: Dominique Colin
Música: Maxime Desprez, Michael Tordjman
Reparto: Philippe Lacheau, Elodie Fontan, Julien Arruti, Tarek Boudali, Nathalie Baye, Didier Bourdon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *