Cinevirus 

Al mal tiempo, cine de sofá 3.0

FILMIN

Clímax, Gaspar Noé, Francia, 2018

climax

El infierno debe de ser un buen lugar después de ver la corrosiva cinta de Gaspar Noé. No hay salida posible, Climax parece estar hecha para ver hasta dónde puede aguantar tu sistema nervioso. El ejercicio visual y coreográfico es espectacular. No hay tregua para pensar demasiado, tampoco importa, es cine para vivir, para sentirlo en tus propias carnes; una experiencia sensorial impecable.

Después de unos arduos ensayos de baile, veinte jóvenes celebran una fiesta en un internado desalojado y apartado del mundo en medio de la nieve. Hay una gran mesa con comida y bebida, y una fuente de sangría a la espera de ser aniquilada por esos adictos a la danza sedientos de festejar que todo ha salido bien. Pero la verdad es que todo está a punto de ir mal, pues alguien ha puesto LSD en la gran fuente de sangría. Poco a poco, todos los asistentes de la fiesta irán perdiendo el control, enfrentándose a sus miedos, a un ambiente mefistofélico y a la paranoia más lisérgica que puedas haber visto en años.

El director deja lejos el clasicismo narrativo y confía en el procedimiento como instrumento revelador: podemos ver los títulos de crédito al principio, o los créditos de inicio al final del primer acto (si es que lo hay). Los detonantes de la historia tampoco parecen servir de mucha ayuda. Hitchcock se centraría en la siguiente cuestión: ¿Quién ha envenenado la sangría y por qué? Gaspar Noé parece decir: ¿Qué coño importa?

Referencias claras a Zulawski, Pasolini o Fritz Lang se evidencian en una primera escena en el que resulta tan importante el decorado como los diálogos de sueños y aspiraciones de los protagonistas a través de un viejo televisor. Que todo parezca dirigirse hacia la locura más esquizofrénica no significa que no haya cierta relevancia crítica en los comportamientos y comentarios de los jóvenes: heterosexuales que solo parecen ver a la mujer de cintura para abajo, homosexuales celosos, envidias entre compañeros… no queda títere con cabeza. “La vida es una imposibilidad colectiva” y algunos intertítulos más que aparecen en pantalla son claros ejemplos de que hay intencionalidad detrás de toda esa estructura tan pasada de rosca.

No sé si algún director tiene intención de plasmar La Divina Comedia en la gran pantalla, pero Gaspar Noé ha recreado en Clímax al menos tres o cuatro círculos del Infierno en apenas noventa minutos. Exageradamente buena.

https://www.filmin.es/pelicula/climax


En la playa sola de noche , Hong Sang-Soo, Corea del Sur, 2017

cinevirus3.0

Los recuerdos nos acompañan allá donde vayamos, incluso aunque viajes a una distancia tan considerable como de Seúl a Hamburgo, aproximadamente a unos 8255 kilómetros. La protagonista de esta sosegada historia, Younghee, una actriz taciturna pero directa en sus palabras, viaja a la ciudad alemana después de haber tenido una aventura con un hombre casado; un respetado director de cine mayor que ella.

No resulta fácil escribir sobre una película en la que las acciones ya han ocurrido. El director arranca en Hamburgo, en plena resaca amorosa de la protagonista que, aunque muy sutil, y como si la cosa careciera de tal importancia, esas acciones pasadas se van desarrollando casi inocentemente, a modo de conversaciones con una amiga, entre comidas, paseos y cigarros. Las nuevas vistas parecen hacer más llevadero el asunto, aunque no tardamos en saber que ella aún siente algo profundo, fruto de su última aventura, de hecho, tiene secretas esperanzas de que el director vaya a visitarla.

La película está dividida en dos actos: Alemania y Corea. El primero pone en contexto la base de la historia y acontece una poderosa melancolía que lleva a rastras a nuestra protagonista de vuelta a su ciudad natal; el tiempo parece no correr a su favor cuando vemos la personificación del recuerdo que aprieta su corazón cada vez más insistentemente. Una vez allí, se reunirá con amigos, beberán mucho alcohol y se topará accidentalmente de nuevo con sus sentimientos; un chico de un equipo de rodaje le comenta que están buscando localizaciones para una nueva película y que el director está descansando en la habitación del hotel. Pero… ¿ha sido real? O simplemente el desenlace de esta cinta es un deseo oculto en la mente de esta taciturna y a veces temperamental chica que camina sola por la playa, melancólica, abatida, en ocasiones, por el peso de sus pensamientos. En un lenguaje críptico y tenue, asistimos a una hermosa historia de aquello que queda después de la fiesta. El deseo de aquello que amamos y que no nos pertenece. Ella parece utilizar el lenguaje del habla para reafirmar lo que siente, sin embargo, él (a modo autobiográfico) lo ejemplifica en películas y en libros.

El cine coreano de las últimas décadas es increíblemente bueno, y uno de sus máximos representantes, Hong San-Soo, dirige películas que son verdaderamente provechosas para la reflexión y el amor; uno de esos adorables tormentos de la vida.

https://www.filmin.es/pelicula/en-la-playa-sola-de-noche?origin=searcher&origin-type=unique


MOVISTAR +

 

A la vuelta de la esquina , Thomas Stuber, Alemania, 2018

cinevirus3.0

Hoy en día pocas cosas me seducen más que ver escrito en el reparto de alguna película el nombre de Sandra Hüller. Sus gestos, su mirada, así como su forma de actuar son verdaderamente elogiables. Y este es básicamente el pretexto que me hizo elegir la película alemana A la vuelta de la esquina. Y no solo percibo una actuación más que respetable de Hüller, que comparte protagonismo con un desconocido para mi Franz Rogowski realmente bueno, sino también con una película íntima realizada con calidez y sentimiento. Una feliz sorpresa que merece la pena nombrar.

Christian (F. Rogowski) está a punto de ser contratado para formar parte de la plantilla de almacén de un supermercado en el turno de noche. Allí conocerá a dos personas que cambiarán su modo de ver la vida: Bruno, el que será su mejor amigo y compañero, y una simpática joven, Marion (S. Hüller) que trabaja en el departamento de dulces. Poco a poco, Christian empezará a aprender el oficio y el verdadero significado de la amistad, gracias a su inseparable compañero. No mucho después, se enamorará de Marion.

Unos tatuajes en la espalda del protagonista revelan un turbio pasado. Una época que le hizo pasar un tiempo aislado de la sociedad, debido a su mala conducta y a unos violentos colegas que recuerdan a ese legado que Hitler dejó al mundo. De alguna forma, ser aceptado en un trabajo y volver a poner en marcha sus dotes sociales como individuo crean una redención simbólica a su protagonista. En cuanto a Marion, hay química, sí, pero es una mujer casada, aunque no felizmente; eso empujará la historia hacia adelante. Pese a que el turno de noche es tranquilo y permite dar pequeñas treguas para salir a fumar a escondidas, la soledad que sienten las personas que trabajan en su interior es el caparazón que une toda la película. Christian vive solo y confundido con la sociedad, Marion es como un alma en pena que finge no serlo y Bruno, serio e introvertido, dotará al filme de la máxima expresión a la cual puede llegar un hombre en ruinas que se desmorona silenciosamente. La cuestión es que en el trabajo nadie parece demostrar lo que es, en realidad, y eso les da, en parte, un paréntesis de felicidad en sus vidas para no tener que soportar lo que existe fuera de las paredes de ese gran supermercado.

El filme de Thomas Stuber ahonda en lo que podemos denominar la gran pandemia de nuestro siglo: la soledad, y recalca esos pequeños atisbos de felicidad del hombre mundano que busca el placer en las pequeñas cosas. La escena en la que Christian regala a Marion un pastelito de chocolate de la máquina del trabajo por su aniversario, mientras lo dividen en dos a corte de cúter para poder compartirlo, es buen ejemplo de ello. Hermosa y desoladora historia sobre la incomunicación y la necesidad de afecto.

http://ver.movistarplus.es/ficha/a-la-vuelta-de-la-esquina/?id=1674724&mediaType=FOTOV&profile=anonimo&mode=VODRU7D&version=3&nv=2&network=yomvi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.