Críticas

La poesía del devenir

A propósito de Llewyn Davis

Inside Llewyn Davis. Joel Coen, Ethan Coen. EUA, 2013.

Cartel de A propósito de Llewyn DavisUna chaqueta de pana vieja, raída y cansada, que intenta patéticamente soportar uno de los inviernos más perversos del cine, y una guitarra extenuada, que ya no puede ni con sus acordes, son el pilar de carga del hombre con los ojos más tristes del mundo y con las ojeras más lóbregas y compungidas de Greenwich Village.

La desesperación del ser humano por encontrar el ansiado camino del éxito es un tributo demasiado caro para la mayoría de las personas. Es tan increíblemente prohibitivo, que aquellos que lo intentan y, que desgraciadamente no han sido bendecidos por las musas, quedan irremediablemente estancados en un bucle de congoja y melancolía, donde los días y las noches dejan de tener sentido. Una terrible verdad es que el triunfo y la popularidad son endiabladamente selectos con determinados sueños, a pesar de que estos tengan la imperiosa necesidad de subsistir frente cualquier inclemencia climática.

Sueños, anhelos, ilusiones y fantasías pueden llegar a ser el calor que todo ser humano necesita para poder soportar temperaturas bajo cero. Da igual si los zapatos que nos ayudan a caminar están ahogándose, no importa si cada día hay que dormir en sofás ajenos, y desde luego, carece de importancia ser la persona más solitaria de la tierra, si aquello que más se ama aporta la energía suficiente para seguir luchando.

Vivir no es lo mismo que subsistir, y los hermanos Coen, cineastas del país conocido por los bolos, los ranchos, las hamburguesas y el espionaje, han dado buena cuenta de ello. A lo largo de toda su filmografía han dejado patente que tienen una marca de identidad, un sello inimitable, que hace de todas sus películas unas legítimas obras de arte, capaces de conectar con el público, a través de personajes que se afanan por conseguir sus objetivos, aunque en el transcurso de “la pelea” estos terminen magullados, maltrechos e incluso insultados u ofendidos.

Inside Llewyn DavisFargo (1996), Oh Brother! (O Brother, Where Art Thou?, 2000), No es país para viejos (No Country for Old Men, 2007) o Valor de ley (True Grit, 2010) son algunas de las películas de los Coen. La magia de estos films reside tanto en el envoltorio con el que son presentadas como por el tacto impreso a la hora de plantear cada problema. Aunque siempre muestren los mismos y repetitivos temas como el dinero, la infelicidad, la soledad, los sueños y la violencia, el regusto final es que sus largometrajes no resultan nada anodinos o monotemáticos, sino que son una auténtica explosión de sabores. Con A propósito de Llewyn Davis muestran una vez más el fracaso a la hora de dar vida a un sueño, el abandono de un hombre ante una sociedad ciega y la sofocante soledad que deriva de una existencia sin sentido. Una historia que en realidad es muy simple pero que está desbordante de sentimientos. Con un ritmo calmado y pausado, tan necesario para poder despertar cada uno de los sentidos y así poder comprender todo el carismático entramado que se esconde entre tanta simplicidad.

El auténtico encanto de este film reside en la manera en que es contado. Nada, absolutamente nada, hace presagiar que lo que estamos viendo dará un giro de 360 grados, que dejará al espectador atónito con miles de preguntas que jamás tendrán respuesta. El montaje es lo que le da esa especie de aura inquietante de estar esperando en todo momento que el protagonista llegue al ansiado clímax para poder alcanzar el tan ansiado final feliz, pero en realidad, lo que se nos está presentando, es un asombroso círculo donde uno no sabe muy bien dónde está el principio ni dónde se encuentra el final. Lo poético de este relato es que este “círculo” cumple la función de flashback, ya que lo que estamos viendo no está ocurriendo en tiempo real, sino que es el pasado más reciente del personaje principal. Los acontecimientos y los distintos sofás en los que pernocta, las visitas y los viajes son las inevitables consecuencias que llevarán al personaje principal a recibir una paliza devastadora en uno de los callejones más sucios de un barrio de La Gran Manzana.

Fotograma de la película A propósito de Llewyn DavisLos hermanos Coen han querido desnudar a su personaje ayudándose de la música y la fotografía. Llewyn Davis, que es interpretado maravillosamente por Oscar Isaac, es el absoluto eje principal de la película. Todo gira a su alrededor con la única misión de desvelar la verdadera personalidad del cantante. Incluso los demás personajes, la mayoría de ellos secuenciales, son un mero instrumento para entender cada una de las decisiones del protagonista, que lo enfrentan a distintos dilemas. Al ser un personaje tan hermético, que apenas expresa sus sentimientos y que habla en contadas ocasiones, los hermanos Coen deciden exteriorizar a su protagonista a través de la música y la fotografía, que pretende ser el auténtico reflejo de Davis. Es por eso que en determinadas ocasiones estos dos elementos pueden llegar a resultar inquietantemente sombríos y tristes, y con un regusto marchito, porque así está el alma del protagonista.

A propósito de Llewyn Davis es una película underground, henchida de una fina ironía, en la que se une el drama más angustioso con situaciones peculiares, que de algún modo pueden llegar a resultar cómicas, gracias a unos diálogos mordaces que irradian un humor seco y tajante. Una mezcla de Cowboy de medianoche (Midnight Cowboy, John Schlesinger, 1969) con pinceladas de Desayuno con diamantes (Breakfast at Tiffany’s, Blake Edwards, 1961), con gato incluido, para contar el viaje de una persona en busca de su verdadero hogar, una exquisita alegoría de La Odisea, donde Davis reemplaza a Ulises en el sueño de poder desembarcar en su Ítaca.

Los Coen, con su último protagonista y su constante e interminable viaje, se agencian una verdad indiscutible, resumida en un maravilloso verso recitado desde una torre: “¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”.

Trailer:

Ficha técnica:

A propósito de Llewyn Davis (Inside Llewyn Davis),  EUA, 2013.

Dirección: Joel Coen, Ethan Coen
Guion: Joel Coen, Ethan Coen
Fotografía: Bruno Delbonnel
Música: Varios
Reparto: Oscar Isaac, Carey Mulligan, John Goodman, Ethan Phillips, Garrett Hedlund, Justin Timberlake, Max Casella, F. Murray Abraham, Jeanine Serralles, Stark Sands, Jerry Grayson, Robin Bartlett, Adam Driver

Una respuesta a “A propósito de Llewyn Davis”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *