Críticas

Puro instinto de supervivencia

600 millas

Otros títulos: 600 Miles.

Gabriel Ripstein. México, 2015.

600_millas-CartelGabriel Ripstein procede de una importante familia de cineastas. Tras estudiar ciencias económicas y ser consultor de negocios durante una etapa en su vida, decide volver al cine de una manera gradual, tal y como nos cuenta en la entrevista que le hemos realizado. De esta forma con el fin de generar sinergias con respecto a la formación que posee, siempre ha estado ligado al ámbito de la producción en empresas como Altavista y Sony, por ejemplo. 600 millas, que se estrenó en la pasada edición de la Berlinale, es su ópera prima.

Arnulfo Rubio (Kristyan Ferrer) es un joven que está empezando a traficar con armas de Estados Unidos a México. Hank Harris (Tim Roth) es un agente de la ATF que le vigila desde el otro lado de la frontera. Tras un incidente que les lleva a un sitio peligroso, los dos se verán obligados a encontrar la mejor forma de entenderse.

El tráfico de armas es el tema que utiliza Gabriel Ripstein como excusa inicial para adentrarse en lo que más le interesa, la relación entre los dos protagonistas, Arnulfo y Harris. De este modo, la película explorará ese vínculo surgido a raíz de un error del más joven y que ambos deberán mantener de una manera forzosa. Esta relación se encuentra condicionada por la posición que cada uno de ellos ocupa y por el modo en que se construyen los dos personajes. Así, el film se convertirá en una road movie que llevará a los personajes desde Estados Unidos hasta México, mostrando la necesidad de que ambos permanezcan juntos, sin traicionarse, si pretenden sobrevivir.

600-miles1Arnulfo y Harris se encuentran en las antípodas, el uno del otro, pero esto hace que se complementen como personalidades contrapuestas en la película y, a la vez, deja a un lado los estereotipos a los que estamos acostumbrados en el cine. Arnulfo es un joven e inexperto operador que está empezando a traficar con armas en la frontera entre Estados Unidos y México, y que atesora cierta ingenuidad y torpeza. No se encuentra cómodo en el entorno que se mueve y en el desempeño de sus funciones se aprecia que el puesto le queda grande, como si llevase un traje dos tallas más grande que la suya. Harris, por el contrario, representa el saber estar, la veteranía y la experiencia. Es un perfecto conocedor del mundo en que se mueve, lo que descubrimos rápido, al ver el modo en que Harris resuelve la situación, en la escena que ocurre de noche, cuando los dos van camino a México y les paran.

600 millas está realizada con un tono hiperrealista, que Gabriel impregna desde el plano formal, a través de dos vías. Una, la relativa al uso de planos largos, algunos de gran complejidad, en los que se articulan grandes coreografías de los actores y a través de los cuales Ripstein también acumula una gran tensión. Por otro lado, mediante una fotografía nada intervencionista. En este caso, contó con Alain Marcoen, director de fotografía habitual de los hermanos Dardenne, convirtiéndose así en una pieza esencial para conseguir el tono que Gabriel Ripstein quería para su película.

En este sentido, ese plano secuencia en que se mantiene la cámara estática, cuando Harris es esposado a la pared, mientras que Arnulfo y su tío hablan al otro lado del muro que divide el plano en dos partes, es ejemplo de una de las planificaciones y ejecuciones más precisas que pueden verse en la película. Además, con la decisión que toma Arnulfo, lo que supone un punto de no retorno, el plano contrasta precisamente con la primera parte de la película, en la que hay un desfile de armas y en la que existía la sensación de que cualquier personaje con objetos de ese tipo entre sus manos podría hacer una locura en cualquier momento.

600-Millas_1600 millas es el más que solvente debut en la dirección de cine de Gabriel Ripstein, con el que ha demostrado las tablas que tiene para la narrativa y puesta en escena cinematográficas. El film que se inicia acercándose al tráfico de armas en la frontera entre México y Estados Unidos, se termina alejando de este tema para convertirse, en realidad, tanto en una reflexión sobre el tejido que conforman las relaciones humanas, como en el modo en que las personas, ante situaciones límite, actúan para solucionar los problemas, haciendo uso de su instinto más básico, el de la supervivencia.

 

Ficha técnica:

600 millas  / 600 Miles ,  México, 2015.

Dirección: Gabriel Ripstein
Guión: Gabriel Ripstein, Issa López
Producción: Lucia Films
Fotografía: Alain Marcoen
Reparto: Tim Roth, Kristyan Ferrer, Harrison Thomas, Noé Hernández, Armando Hernández, Mónica del Carmen

Raúl Liébana

 

2 comentarios para “600 millas”


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios