Críticas

Una inyección de sabiduría

18 regalos

18 regali. Francesco Amato. Italia, 2020.

18 regalos - CartelEsta es una película valiosa, entretenida y bien hecha. Trata de las difíciles relaciones entre padres e hijos, que por bien intencionados, inteligentes y comprometidos que estén, no siempre la tienen fácil. Este será tema para historias, para reflexiones en el cine por siempre, puesto que son infinitas las combinaciones y las posibilidades, influidas por el medio ambiente y por las circunstancias. Uno de los más poderosos ingredientes de este humano coctel de emociones y de experiencias es el amor, sean el maternal, el paternal o el filial, cuyo sentido profundo y cuya capacidad de expresión con frecuencia tienen la clave para desatar el nudo de los sufrimientos y liberar los caminos de la felicidad.

Una de las manifestaciones naturales del amor es el regalo. Esta palabra, la acción y el resultado del verbo regalar, puede venir del latín regalis, lo propio de lo real, del rey, en el sentido de los agasajos que se le daban al soberano. También puede que se derive de la voz francesa galer, divertir, con el prefijo re, de intensidad. En el mismo origen distinguimos dos significados de amplia variación, desde lo real y lo solemne hasta lo divertido. Igual sucede en la práctica, donde la palabra tiene amplios significados y, por ende, amplias interpretaciones que pueden diferir mucho entre lo que piensa, quiere y siente el que da el regalo y los mismos sentimientos y experiencias el que lo recibe, especialmente si estos dos no tienen la oportunidad de comunicarse directamente, de entregar, de recibir y de agradecer el uno al otro. Los regalos implican, en su forma natural y simple, bondad, agasajo y obsequio; halago o cortesía. Pueden ser ofrendas, donaciones de naturaleza, solemnes, o simplemente pequeños detalles que se dan para expresar amistad y cercanía; pueden tener naturaleza mística o trascendental que suponen profundo agradecimiento, como el regalo de la vida o los dones de la naturaleza; pueden experimentarse como una gracia que se recibe por generosidad del oferente o como un derecho o una limosna, que se asocian con cierto nivel de conflicto, de artificialidad y de obligación; pueden interpretarse como dignos de agradecimiento o como incentivos para condicionar las actitudes, como sobornos o dádivas manipuladoras. En su naturaleza básica, se los denomina presentes, quizás por la vitalidad del momento de la entrega, en tiempo presente y real (¿el tiempo del rey?), con ambos protagonistas en acción evidente de dar y recibir.

Fotograma de 18 regalos

Me he detenido en estos divertimentos semánticos porque de eso trata la película, solo que en una forma todavía más rica en significados y sutilezas. Pienso que todo espectador que la vea va haciendo un recorrido desde su niñez hasta su vida de adulto, recorriendo esos momentos en los cuales recibía presentes y regalos de todo tipo, materiales e inmateriales, dando lugar, esas acciones de dar y recibir, a impresiones duraderas y a impactos e influencias sobre los sistemas de creencias y sobre la conciencia personal. Me atrevería a declarar que la capacidad de dar, de ser generosos y de agradecer está en la base de la solución potencial de la mayor parte de los conflictos humanos.

Nos cuenta, la película, la historia (se nos dice que real) de Elisa Girotto, una joven madre, de vida feliz, empleada de una agencia de búsqueda de empleos, que a los 40 años quedó embarazada, al mismo tiempo que recibía el diagnóstico de tener un cáncer terminal. Su esposo es un hombre jovial y divertido, apasionado por el fútbol, deporte en el cual actuaba como estratega y entrenador. La noticia del cáncer es toda una tragedia para Elisa, que se da cuenta de que no podrá ver a su hija crecer. Ante este hecho inevitable, decide inventarse un esquema para estar cercana a su hija, mediante una serie de regalos sorpresa que dejará encomendados a la gestión de su esposo, de modo que su hija sienta su compañía y su amor durante sus 18 primeros cumpleaños.

Imagen de la película 18 regalos

Todo parece hermoso e inocente, una manifestación creativa e inteligente de un inmenso amor maternal que se resiste a morir, que se proyecta más allá de la muerte. Sin embargo, algo muy distinto ocurre en la realidad con los sentimientos de Anna, la hija, que nunca pudo entender el ser huérfana de madre, no obstante todos los esfuerzos, cariño y dedicación de su padre, que nunca se volvió a casar y que se dedicó con pasión a su hija. Para ella, su cumpleaños y los regalos que recibe de parte de su desparecida madre se convierten en torturas y frustraciones, que van adquiriendo carácter traumático. Ahora que llega al número 18, siente que por fin se podrá liberar de una tradición que no comprende y que no acepta. Es en este momento que se desata una trama inesperada e increíble, un viaje de los protagonistas a una tierra donde el pasado y el futuro se convierten en un presente lleno de revelaciones y de sabiduría.

Dieciocho regalos

Es allí donde los regalos también se convierten en presentes, adquiriendo un rico significado atemporal, porque se envuelven en los papeles de la ternura y se atan con los lazos del amor. Ana tiene la fortuna de despertar a una nueva realidad y de atestiguar algo que estaba reservado para ella, como una gracia especial, como un diseño trascendente y misterioso de la vida, que solo se advierte cuando se corre el oscuro velo del egoísmo personal y se dejan de lado las interpretaciones limitantes que las personas aceptan como una realidad que no se puede cambiar, pero que en realidad son inventos propios a los que se puede renunciar.

Si se mira con profundidad y atención este filme, no dejándose atrapar completamente por el melodrama evidente (y atractivo en verdad), sino observando los tejidos de la conciencia y sus funcionamientos, todos podremos recibir una verdadera donación, en tiempo de regalos, en tiempo presente y real, una inyección de sabiduría, una vacuna permanente contra la ingratitud.

 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

18 regalos (18 regali),  Italia, 2020.

Dirección: Francesco Amato
Duración: 115 minutos
Guion: Francesco Amato, Massimo Gaudioso, Davide Lantieri, Alessio Vicenzotto, basado en una historia real
Producción: Tommaso Arrighi, Nicolò Forte, Mattia Guerra, Stefano Massenzi, Andrea Occhipinti, Serena Sostegni
Fotografía: Gherardo Gossi
Música: Andrea Farri
Reparto: Vittoria Puccini, Benedetta Porcaroli, Edoardo Leo, Sara Lazzaro, Marco Messeri, Elisabetta Pedrazzi, Alessandro Giallocosta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.