Críticas

Regreso a La Habana

Yuli

Icíar Bolláin. España/Cuba/Reino Unido/Alemania, 2018.

La directora madrileña Icíar Bollaín, la inolvidable Estrella de El sur (Víctor Erice, 1983), es uno de los grandes nombres de la dirección en España. Aunque nunca ha abandonado del todo la interpretación, se ha ganado un lugar en la cinematografía española como guionista y, sobre todo, como directora. Deslumbró con su primer largometraje, Hola, ¿estás sola? (1995), al que siguieron Flores de otro mundo (1999) y Te doy mis ojos (2003), película que obtuvo siete premios Goya, incluidos los de dirección y guion original, que recayeron en la propia Bollaín.

Su cine siempre ha tenido un carácter social, y eso se puede comprobar en sus siguientes largometrajes de ficción, como Mataharis (2007), También la lluvia (2010), Katmandú, un espejo en el cielo (2011) y El olivo (2016), en los que también encontramos una clara voluntad de documentar y denunciar determinadas realidades. De hecho, la relación entre realidad y ficción es una de las claves para entender su cine, que, en ocasiones, ha optado por el género documental, como ocurre con En tierra extraña (2014), que refleja la vida de unos jóvenes españoles que se marcharon a Edimburgo a causa de la crisis y el desempleo.

Yuli, su más reciente largometraje, explora los límites entre la realidad y la ficción, ya que parte de una historia real y trata de reconstruir la infancia y primera juventud del protagonista, el bailarín cubano Carlos Acosta, que se interpreta a sí mismo en algunas partes de la película, las que se centran en el tiempo presente. Yuli tiene una interesante propuesta narrativa, ya que traza un paralelismo entre la historia reciente de Cuba y la vida del propio bailarín.

El guion, escrito por Paul Laverty, parte de la autobiografía de Acosta, No mires atrás (No Way Home) (2007), y presenta fundamentalmente tres tiempos narrativos: desde la actualidad, a partir del montaje que el propio Acosta está realizando de un ballet basado en su propia vida, titulado precisamente Yuli, que es la forma en que se refería a él su padre, se reconstruye la infancia y la adolescencia en La Habana y su carrera como bailarín en diversos lugares del mundo.

La premisa de la que parte todo es que Acosta, cuando era niño, y a pesar de sus dotes naturales para el baile, no quería dedicarse al ballet, sino ser un niño normal. Su padre (un inmenso Santiago Alfonso), en cambio, cree que el baile va a ser la única salida para su hijo, lo que le abrirá las puertas del mundo. Aunque el padre quiere lo mejor para su hijo, muchas veces lo lleva al límite, lo que termina quebrando su relación. Sin duda, una de las mejores escenas de la película es cuando, mediante el montaje paralelo, el propio Acosta asume el papel de su padre en una coreografía que recrea una de las palizas que le propinó. Acosta, que debe su apellido a que sus antepasados eran esclavos en la plantación del mismo nombre, llegó a ser la primera figura del Royal Ballet de Londres y el primer bailarín de color que interpretó Romeo y Julieta.

En realidad, toda la película es una auténtica declaración de amor a Cuba y, especialmente, a La Habana. Cuando todo el mundo quiere abandonar Cuba, lo único que pretende Acosta es regresar a la ciudad y fundar allí su propia compañía, como finalmente hizo. Yuli, la película, realiza un interesante juego de espejos con Yuli, el espectáculo de baile, lo que le permite a Bollaín alternar y dosificar los números musicales con la recreación de la vida de Carlos Acosta.

 

Tráiler:

Premios: Mejor Guion en el Festival de San Sebastián y 5 nominaciones a los Premios Goya: Mejor Guion Adaptado, Mejor Música Original, Mejor Fotografía, Mejor Actor Revelación (Carlos Acosta) y Mejor Sonido.

Ficha técnica:

Yuli ,  España/Cuba/Reino Unido/Alemania, 2018.

Dirección: Icíar Bolláin
Duración: 115 minutos
Guion: Paul Laverty
Producción: Andrea Calderwood y Juan Gordon
Fotografía: Alex Catalán
Música: Alberto Iglesias
Reparto: Carlos Acosta, Santiago Alfonso, Keyvin Martínez, Edlison Manuel Olbera Núñez, Laura De la Uz, Yerlín Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.