Críticas

Una comedia de asuntos serios

The King’s Man: La primera misión

Otros títulos: King's Man: El origen.

The King's Man. Matthew Vaughn. EUA, Reino Unido, 2021.

Cartel de King's Man: el origenUna de las interesantes misiones del cine es aportar miradas diversas y variadas a la realidad. Con frecuencia la realidad es más fantasiosa y fantástica que la ficción, pero precisamente ello arroja nubes de incertidumbre y de confusión a la interpretación de tanta complejidad como la que se va desarrollando a través de la historia, y deja espacios para que el cine construya dramas, comedias y narrativas. Tiene la ventaja de que se pueden decir muchas cosas, sugerir novedosas interpretaciones, todo en un ambiente matizado por la actuación, los escenarios y los paisajes, los diálogos, la música y las pausas, con la colaboración de los cada vez más espectaculares efectos especiales y técnicas de filmación.

Este es el caso de esta película, que, siguiendo una saga de narraciones tomadas de los comics, se atreve a tejer acontecimientos históricos como la guerra de los Boers en Sudáfrica y la Primera Guerra Mundial; el surgimiento de la Cruz Roja y el ambiente político que dio origen a la Liga de las Naciones, a la Revolución de Octubre en Rusia y eventualmente a la Segunda Guerra Mundial. Sin timidez alguna coloca al personaje principal, el inglés duque de Oxford, a protagonizar todos estos eventos, de manera que actúa directamente con los monarcas europeos, el presidente Wilson de Estados Unidos, con el célebre monje ruso Rasputín y la mítica espía Mata Hari. Es difícil concebir un cóctel de personajes más variopintos con los cuales interactuar, y hay que señalar que se trata de escenas de lucha mano a mano, de combate, de argucias y traiciones extremas, habilidosamente combinadas con diálogos diplomáticos, tramas de espionaje y suspenso, escenificado todo ello en ambientes atractivos de sitios históricos.

El resultado es bastante entretenido, manteniendo la atención de principio a fin, a base de una riqueza de tramas, ya que se ha tenido el cuidado de pintar varios personajes con generosidad narrativa, si bien siempre relacionados con el famoso duque de Oxford, que nunca pierde protagonismo.

The King's Man

Quiero señalar un aspecto que siempre inquieta al examinar los acontecimientos internacionales: ¿Es todo lo que sucede el resultado de una alianza de poderes oscuros que lucha contra otra de poderes civilizados y de intenciones nobles? ¿Son los líderes de los países unas marionetas en todo este andamiaje o protagonistas conocedores de lo que está sucediendo? Si bien se trata de una visión claramente relacionada con la comedia, la película detalla estos tres círculos de poder de manera extensa, dejando entrever que siempre hay fuerzas malignas alineadas y estructuradas tejiendo guerras y conflictos, basadas en motivaciones de poder y de venganza; que hay gente buena y civilizada, rica y pobre, que cae en cuenta de estas cosas y que trata de armar, a su vez, su propias alianzas dispuestas a sabotear a los malignos , mientras que los gobernantes son, en general, personajes débiles y manipulables, aunque poderosos, y por ello, susceptibles a las influencias que los rodean. El mayor riesgo que se insinúa es que haya gobernantes directamente asociados con el complot del mal, algo que pareciera que va a ser el pretexto para la próxima secuela de esta película.

Al examinar la consistencia interna de estas interpretaciones de los flujos del poder, ha de faltar la fuerza económica y la suficiente capacidad logística y de comunicaciones para asegurar que tantas cosas estén sincronizadas. Como se trata de un filme de aventuras pintado con continuas escenas, todo es posible, sin que sean necesarias las explicaciones y los razonamientos, sin que sea necesario aplicar límites. De forma maravillosa sucede lo que debe suceder y se frustra lo que debe ser frustrado, siempre en medio del suspenso narrativo que nos mantiene a la expectativa.

The King's Man: la primera aventura

Quiero destacar dos momentos cumbres. Uno de ellos ocurre en la Primera Guerra Mundial, en uno de esos horribles campos de la muerte, tierra de nadie atrapada entre trincheras, sembrada de muertes, de bombas, de alambres, de suelos grises llenos de pantano, de cielos oscuros alumbrados por luces de bengala y explosiones. Allí los héroes mueren como moscas, desempeñando tareas insignificantes o quizás notables, que pueden cambiar el curso de la historia. En una escena extremadamente bien lograda atestiguamos la lucha entre el amor y la nobleza, el odio y la maldición y la ignorancia, fanática o liviana, que condiciona a las personas y que las atrapa en situaciones imposibles, donde el ganador muere y el perdedor también.

El otro momento es la lucha entre el protagonista y el monje Rasputín. Es este personaje todo un carácter, ducho en el milagro y la maldad extrema, dominado por sus demonios internos, pero capaz de influenciar a los demás y de resistir los ataques, hasta el punto de creerse inmune a la muerte. Es espectacular la lucha que se genera, que trae a colación todos los famosos atributos del monje: su resistencia a venenos y climas extremos; su poder hipnótico y su inteligencia; su habilidad para danzar y encantar y su cuerpo grande y poderoso, de fuerza extrema y habilidad gimnástica. Solo cae vencido por una coalición de fuerzas y medios de lucha; ningún individuo solo puede contra él.

King'sMan

Quiero recomendar la cinta, esta comedia de suspenso y aventuras, armada con asuntos serios, como son los de la guerra y la paz. Tiene sabores para satisfacer todos los gustos, en la medida en que nos dejemos llevar por la trama y nos dejemos atraer por los desafíos narrativos que plantea y por la variedad de sitios y de circunstancias.

 

Trailer:

Ficha técnica:

The King’s Man: La primera misión  / King's Man: El origen (The King's Man),  EUA, Reino Unido, 2021.

Dirección: Matthew Vaughn
Duración: 131 minutos
Guion: Karl Gajdusek, Matthew Vaughn, Jane Goldman. Basada en The Secret Service de Mark Millar
Producción: Matthew Vaughn, David Reid, Adam Bohling
Fotografía: Ben Davis
Música: Matthew Margeson, Dominic Lewis
Reparto: Ralph Fiennes, Gemma Arterton, Rhys Ifans, Matthew Goode, Tom Hollander, Harris Dickinson, Daniel Brühl, Djimon Hounsou, Charles Dance

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.