Críticas

Más allá del bien y el mal...

Post Tenebras Lux

Carlos Reygadas. México-Francia-Países Bajos-Alemania, 2012.

Cartel de la película Post Tenebras Lux de Carlos ReygadasCasi desde el principio de la creación del cine, una vez que terminó su período inminentemente documental, y justo mientras se exploraba el slapstick y el ilusionismo, una corriente artística -el surrealismo- veía en la innovadora herramienta la posibilidad de plasmar –como en ningún otro medio- las complejidades humanas; el cine se convertía en una forma de mostrar los sueños, como no lo hacía la pintura, la escultura o la literatura.

De ese momento histórico, el cine continuó evolucionando, hasta ser mayoritariamente acaparado por la industria, que ha desarrollado profundo gusto por la narrativa clásica, las fórmulas y, sobre todo, por los relatos que en sí mismos se explican para el espectador. Claro que han existido muchas otras corrientes y propuestas, pero al alcance de todo el mundo, sólo han quedado aquellas opciones innegablemente comprensibles.

Carlos Reygadas, casi cien años después de que los surrealistas pensaran en el cúmulo de posibilidades artísticas y etéreas del séptimo arte, ha creado su última película, titulada Post Tenebras Lux. Tras su aclamada Luz silenciosa, la llegada de su nuevo largometraje era esperada. Fue recibida en el Festival de Cannes 2012, con altas expectativas, sin embargo, la crítica no tuvo más que terminar en una complicada situación de opiniones encontradas, aún a pesar de haber entregado a Reygadas la Palma de Oro a la mejor dirección.

El director mexicano –desde sus inicios- se ha caracterizado por su honestidad y desafiante carácter cinematográfico, poniendo en duda los tradicionales modelos fílmicos: trabaja con actores no-profesionales, prefiere algunos principios de naturalidad, como la iluminación realista, trabaja con  crew poco numeroso, hace su guion apenas suficiente para trabajar y se permite realizar caprichos visuales que se amoldan a sus gustos y expectativas personales.

Post-Tenebras-Lux-01Así que tratar de explicar la historia de Post Tenebras Lux resulta complicado, pero resumible en un relato sencillo: Juan y su familia viven en el campo y, día a día, tienen experiencias nuevas, rodeados de la gente de la comunidad. Sin embargo, no es la historia el móvil ni el sentido de la película, Reygadas va mucho más allá y se introduce en la mente del espectador por el lenguaje cinematográfico.

Con brincos narrativos, apariciones demoniacas sin sentido, saltos temporales, discrepancias del relato y el uso de un lente que distorsiona la imagen, la narración explora la vida humana y la forma en la que las personas perciben su existencia. El presente, el pasado, el futuro y los sueños, expectativas, temores, fracasos e ilusiones conviven en la misma cinta. Es una forma de capturar la manera de operar de la mente humana.

Entre más metódica y dogmáticamente se trata de ver la película, más incomprensible e irracional se vuelve. Post Tenebras Lux genera emociones y produce sensaciones. Baste con eso para disfrutarla, porque, de otro modo, cualquiera que la visione tendrá una amplia lista de frustraciones inevitables.

Nathalia Acevedo en Post Tenebras Lux

Las fantasías no tienen razón lógica, lo que se percibe en la imaginación durante los momentos de sueño es inexplicablemente posible, pero racionalmente inaudito. Tan acostumbrado está el espectador a recibir respuestas durante el fenómeno fílmico, que ver esta película no hace más que –en muchos de los casos- sorprender ante el quebranto de las expectativas.

Reygadas, a ratos, parece dejar su fachada de cineasta para convertirse en un artista capaz de crear –a capricho- una obra que puede ser interpretada y reinterpretada por cada espectador de la forma que mejor le apetezca. Ha hecho una pieza que aturde y regodea al mismo tiempo, y que depende enteramente de la forma en la que el que la mira se comunica con ella.

Cierto es que el director parece que ha realizado una mezcla entre sus películas previas. Hay reminiscencias de Este es mi reino (Revolución, 2010), Batalla en el cielo (2005) y Japón (2002), todas ellas llenas de imágenes que por su poder son difíciles de olvidar. Post Tenebras Lux carece de una explicación temática, pero en su lugar regala tinieblas durante el día y en la historia, pero luz en las emociones y en la pantalla.

Willebaldo Torres en Post Tenebras Lux

El ser humano vive, día a día, sus propias preocupaciones y trata de definir su realidad, basándose en sus raíces, su pasado y sus pensamientos. Va delineando sus pasos de acuerdo a la percepción de sí mismo, sus expectativas y sus ilusiones. Mientras tanto, es modelado y atacado por los recuerdos, la sociedad, el entorno, su contexto y su posición en el mundo. Así, Juan y Natalia viven su cotidianidad, inmersos en sus circunstancias, que los llenan de expectativas, aún a pesar de que viven en una cabaña en medio de la nada.

Carlos Reygadas no tiene miedo de utilizar una cámara en mano, de trabajar con no-actores, que ya no son ni naturales ni acartonados, sino que sólo son como se van desarrollando en la cinta; no teme a la falta de pulcritud en su realización; y sin embargo, detalla sus encuadres, elige un lente que cambia la percepción de la imagen y sigue mostrando una forma de contar, utilizando los planos de manera que pocos directores exploran, procurando hacer una película que apela a la emoción y que no puede ser cuestionada.

Post Tenebras Lux deja un extraño sabor de boca, que no es posible describir con apelativos ni piropos, es el reflejo de la mente de un ser humano, que tiene la posibilidad de producir y reinterpretar su percepción del mundo, y mostrarla.

Tráiler:

Ficha técnica:

Post Tenebras Lux ,  México-Francia-Países Bajos-Alemania, 2012.

Dirección: Carlos Reygadas
Guion: Carlos Reygadas
Producción: Carlos Reygadas, Jaime Romandia
Fotografía: Alexis Zabé
Reparto: Adolfo Jiménez Castro, Nathalia Acevedo, Willebaldo Torres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.