Críticas

Orígenes: Azar, amor, ciencia y fe.

Orígenes

I Origins. Mike Cahill. Estados Unidos, 2014.

I Origins_CartelCuenta el teórico norteamericano Andrew Sarris en su libro Confessions of a cultist: On the cinema, 1955-1969, que llegó un momento en que dejó de bajar la cabeza ante el epíteto de cinéfilo, por la connotación casi religiosa del término, ya que terminó viéndolo justificado por el amor que profesaba a este arte más allá de cualquier razonamiento. De la misma forma, otro teórico cinéfilo, André Bazin, había comparado los festivales de cine con los renacimientos religiosos y  llegó a convencer a Sarris de que una película requería tanta fe como cualquier otra disciplina cultural.

Algo de estas ideas parece sobrevolar la nueva película de Mike Cahill, en la que Ian (Michael Pitt) es un científico, estudiante de doctorado en la especialidad de biología molecular. Estudia la evolución del ojo humano, y lo hace junto a Karen (Brit Marling). Es introvertido y una noche, al salir de fiesta, se encuentra a Sofi (Astrid Bergés-Frisbey), de la que se enamora e inicia una intensa relación.

Orígenes se encuentra fracturada en dos partes bien diferenciadas. La primera es una intensa historia de amor. La segunda es la búsqueda de lo desconocido. Mike Cahill intenta adentrarse en un tema poco abordado en la historia del cine. El de la reencarnación. Para ello utiliza como pretexto el ojo. Los ojos como puerta de entrada al alma humana. Como único elemento diferenciador de todos y cada uno de nosotros. ¿Es posible que a través del iris podamos saber si nuestra alma ha ocupado antes otro cuerpo al ser lo único que permanecería invariable? Es más, de hecho, según el planteamiento del film habría que terminar preguntándose, incluso, si realmente pudiese llegar a existir un número finito de almas.

Mike Cahill sorprendió en 2011 con su primer largometraje de ficción proyectado en Sundance , Otra Tierra (Another Earth), donde se descubría un planeta, llamado Tierra 2, en el que todos estábamos replicados, de forma que en allí habría otra persona igual que nosotros, aunque se desconocía si tendría idéntico pasado.                                                                                             I Origins_fotograma

Si en Otra Tierra Mike Cahill se cuestionaba si estamos preparados para conocer nuevos mundos, otros planetas, cuando apenas sabemos de nosotros mismos, y ni siquiera nos conocemos lo suficiente, así como si realmente estaríamos preparados para perdonar a aquellos que cambiaron el rumbo de nuestra vida, por hechos que pudieran haber acontecido en el pasado. En Orígenes, da una vuelta de tuerca un poco mayor y se plantea un debate todavía más profundo y, quizás algo más complejo, la ciencia frente a la religión, la ciencia frente a la fe, frente a nuestras creencias.

I Origins_Brit MarlingIan está obsesionado por sus creencias científicas y en él no se filtra ningún atisbo de fe. Todo pasa por la ciencia. Sin embargo, los hechos lo llevarán a pensar que hay aspectos dentro de su ámbito de estudio que se escapan a la razón. Los personajes de Mike Cahill siempre quedan atrapados de alguna forma por su pasado. Siempre les sucede algo que les paraliza, les atormenta y les termina persiguiendo. Y es a partir de ese momento, cuando el personaje empieza una especie de búsqueda introspectiva, cuando necesita conocerse mejor y descubrir quién es realmente.

Partiendo de estas premisas originales, Mike Cahill es capaz de proponer profundas reflexiones acerca de la condición humana. En Otra tierra, era un hombre el que se echaba lejía en los ojos y en los oídos, cansado de verse a sí mismo reflejado en todas las personas que le rodean. Es innegable el gran poder de sugerencia de sus imágenes, así como en Orígenes,donde toma partido en el tema planteado, lo que le resta cierta esperanza a la historia, ya que no hay alternativas a los problemas que se plantean.

Orígenes tiene una propuesta audaz y original, cuyo planteamiento parte de una historia de amor; quizás sea aquí donde se disperse un tanto la profundidad del tema central que se pretende abordar, la reencarnación.

I Origins_Cafetería

Pero más allá de todas esas preguntas sin respuesta que nos pueda plantear a lo largo del metraje, y de las que seguramente se pueden obtener tantas respuestas diferentes como personas haya, es en la búsqueda de ese impacto emocional del final de la película, cuando deja abierta esa puerta que da pie a pensar si la ciencia, siendo necesaria, como lo es, podrá llegar a explicar todo algún día. Y parece que para Mike Cahill no será así. Si la religión es esa herramienta a la que nos aferramos para explicar aquello que no podemos hacer de otra forma, el cine bien podría terminar siendo, por tanto, una nueva religión, de la misma forma que para André Bazin los festivales de cine eran comparables a los renacimientos religiosos.

 

Ficha técnica:

Orígenes (I Origins),  Estados Unidos, 2014.

Dirección: Mike Cahill
Guión: Mike Cahill
Producción: Verisimilitude / WeWork Studio / Bersin Pictures
Fotografía: Markus Förderer
Música: Will Bates, Phil Mossman
Reparto: Michael Pitt, Brit Marling, Astrid Bergès-Frisbey, Steven Yeun, Archie Panjabi, Kashish, Cara Seymour, William Mapother, Venida Evans, Ako, Dorien Makhloghi.

Raúl Liébana

 

Un comentario para “Orígenes”


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios