Críticas

No te preocupes... por verla

No te preocupes, querida

Otros títulos: No te preocupes, cariño.

Don't Worry Darling. Olivia Wilde. 2022, EUA.

No te preocupes querida - CartelHay muchas historias que en el papel son maravillosas. No sé si No te preocupes querida (Don’t Worry Darling, Olivia Wilde, 2022) es una de esas, pero podría apostar que sí. El concepto de la historia, escrita por Katie Silberman –la misma de Super empollonas (Booksmart, Olivia Wilde, 2019)– y basada en una historia de Carey y Shane Van Dyke (los nietos del legendario actor Dick Van Dyke y productores de esta cinta), empieza muy por el estilo de Las esposas de Stepford (The Stepford Wives, Bryan Forbes, 1975) sin terminar de acomodarse, para dar un brusco giro hacia Matrix (The Matrix, Lana & Lily Wachowski, 1999) sin tener nunca claro para dónde va. Quiere ser un drama psicológico, pero le falta. Tampoco es una película de ciencia ficción “dura y pura”. Y la falta de emoción de Harry Styles no le ayuda a la segunda película de la actriz y directora Olivia Wilde. El mejor drama de este film está detrás de cámaras, con todo el enredo que comenzó con el divorcio de la directora. Lo que está en la pantalla es una historia artificial, obvia y aburrida.

La cinta nos muestra una urbanización llamada Victory en medio del desierto de California en, lo que parece, los años 50. Todos los hombres del lugar trabajan en la misma empresa, mientras las mujeres se dedican a ser amas de casa. La pareja de Alice (Florence Pugh, lo único rescatable) y Jack (Styles) parecen ser los más felices del lugar, todavía muy enamorados, sin hijos y en una “eterna luna de miel”. Pero no todo es alegría: la crisis de una de las mujeres y su desaparición llevan a Alice a hacerse preguntas y a tratar de salir de este “paraíso”, algo que ellas tienen prohibido, destapando en el proceso todos los secretos, mentiras y manipulaciones que esconden los hombres que manejan Victory.

No te preocupes querida - Fotograma

Las referencias a tantas cintas que han contado historias parecidas son bastante evidentes, por lo que el espectador puede intuir que ya ha visto lo mismo en la pantalla grande. La escenografía y los vestuarios son muy acertados, que a través del ojo del director de fotografía Matthew Libatique se ven espectaculares, logran recrear la época a cabalidad y transportar al espectador a esa época, pero todo se cae con Frank (Chris Pine), el extraño líder de la organización que llega a ser ridículo y poco creíble, junto a unas actuaciones acartonadas y frías del resto del elenco, incluyendo a la misma directora, que parece no variar su tono al interpretar un personaje –por momentos sentí que estaba viendo la serie de televisión House (2004-2012), donde interpretó a Trece–.

Así que todo recae en la protagonista, quien logra hacer soportable la cinta. Florence Pugh transmite todas las emociones de su personaje y es totalmente verosímil, su rango y capacidades actorales refuerzan a reputación que ha ganado como una de las mejores actrices jóvenes de Hollywood de hoy. En Pugh recae el mensaje sobre la feminidad, el rol de la mujer, el control sobre su propio cuerpo y hasta el mítico concepto de “la vida perfecta”, pero el guion no le ayuda a sostenerse por completo. La historia quiere abarcar demasiado, sin profundizar en nada y dejando un mal sabor de boca, porque la propuesta es interesante y Pugh brilla, pero sus compañeros de escena se vuelven, algunas veces, parte de la escenografía (así se vean espectaculares).

No te preocupes querida - Fotograma

Un solo actor, o actriz, no es capaz de sacar a flote una película con fallas de guion, que quiere transmitir suspenso, pero no lo logra, y que tiene un drama siempre a medias, donde lo que sobresale es el hombre opresor ante la mujer, que es lo único claro y poderoso del mensaje. Pero no es lo suficientemente claro como para diferenciarla de Mad Men (2007-2015) y Mujeres Desesperadas (Desperate Housewives, 2004-2012), series de televisión a las que uno se puede remitir por la temática y la época, que hicieron mucho mejor trabajo que la cinta de Wilde.

Por supuesto, ellos tuvieron años y temporadas para lograrlo y la película apenas sobrepasa las dos horas… Un capítulo de una hora de cualquiera de esas series estaba mejor estructurado y tenía mejores giros, se los aseguro. Pero no todo es tan malo, creo. Tampoco es una cinta imposible de ver, le da al espectador un rato entretenido y un deleite visual ante lo que los equipos “técnicos” (arte, vestuario, maquillaje, música y demás) han construido, este universo es sólido y un deleite, parece un desfile de modas y un derroche del talento de todos esos departamentos detrás de cámaras y sus héroes anónimos. Ya que están advertidos, podrán disfrutar las fortalezas de esta cinta y tratar de no aburrirse con lo predecible de la historia.

No te preocupes querida - Fotograma

El resultado final de la cinta no tiene nada que ver todo el escándalo que ha llevado a esta cinta a aparecer en la prensa del mundo entero, y no precisamente hablando del contenido de la historia. Este drama comenzó durante el rodaje, cuando Shia LaBeouf fue reemplazado por Harry Styles, lo que realmente no hubiera hecho mucha diferencia. El divorcio de Olivia Wilde, el distanciamiento de Florence Pugh con el equipo y la directora, o que Chris Pine le “escupiera” a Styles al llegar al estreno en Venecia, entre otros eventos, se sienten como una simple artimaña publicitaria para vender más entradas, esperando encontrar un drama del mismo calibre en la pantalla.

Creo que toda esta telenovela detrás de cámaras es más poderosa e interesante que todo lo que No te preocupes querida nos quiere contar. Un documental sobre lo que realmente sucedió allá sería más llamativo, algo que nos revele la verdad acerca de este decepcionante largometraje que se queda en buenas intenciones.

Trailer:

Comparte este artículo:

Ficha técnica:

No te preocupes, querida  / No te preocupes, cariño (Don't Worry Darling),  2022, EUA.

Dirección: Olivia Wilde
Duración: 123 minutos
Guion: Katie Silberman
Producción: Olivia Wilde, Richard Brener, Catherine Hardwicke, Celia Khong, Roy Lee, Alex G. Scott, Katie Silberman, Carey Van Dyke, Shane Van Dyke, Miri Yoon
Fotografía: Matthew Libatique
Música: John Powell

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.